Informe Mali: Las zonas oscuras de la intervención francesa

Asociación Survie

[La asociación francesa Survie, coincidiendo con la intervención francesa en Mali, publicó un informe que lleva el título de “Les zones d’ombre de l’intervention française au Mali” /1. Survie es un colectivo que trabaja por la consolidación de la democracia en el continente africano desde una perspectiva contraria al neocolonialismo y con la idea de reinventar la solidaridad internacionalista.

Desde Viento Sur hemos creído interesante dar a conocer algunas de las ideas recogidas en el citado informe. Para ellos hemos traducido los capítulos que nos han parecido más interesantes y los hemos agrupado en tres bloques. En el primero aparecen los apartados 3,4 y 6 del informe, donde se explican cuáles son los intereses que mueven a Francia a lanzar la denominada Operación Serval, que se presenta como una intervención avalada por las Naciones Unidas y la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados de África Occidental).

En el segundo bloque hemos agrupado los apartados 9 y 10 del informe que hacen referencia a los objetivos de la lucha contra el terrorismo en la región desde la perspectiva de los estados occidentales y el papel que entre ellos pretende jugar Francia como potencia gendarme.

Por último, el tercer bloque coincide con el apartado 11 del informe y está dedicado a los riesgos que genera la intervención francesa en Malí, tanto para la propia población civil como por el hecho de que puede abrir una dinámica que contribuya a agravar la situación inestable de la región del Sahel, complicando la ya precaria situación económica y humanitaria.

Hemos respetado las notas de pie de página del informe en su numeración original, incorporándolas al final de cada uno de los bloques.]

1/ http://survie.org/IMG/pdf/Dossier_d_information_-_Les_zones_d_ombres_de_l_intervention_francaise_au_Mali_-_Survie_-_24_janvier_2013.pdf

-----------------------------------------------------


I.- Los intereses de Francia


Cuando François Hollande afirmó, el 16 de enero, que no existía ningún interés económico en la intervención ocultó de forma deliberada las claves que permiten comprender la intervención francesa en Malí.

Desde el período colonial, el Sahara constituye un objetivo para el imperio francés, en particular tras el descubrimiento de riquezas en el subsuelo. Es por ello que Francia ha tratado de conservar el control sobre este territorio con un valor económico y estratégico elevado.

Es en esta perspectiva que en 1957 Francia puso en marcha una entidad territorial específica, la OCRS (Organización Común de las Regiones del Sahara), que desapareció con la independencia y que se extendía del Sur de Argelia al Chad, pasando por Níger y el Sudan francés (Malí).

Con la proclamación de las independencias, Francia continúo preservando el control sobre las riquezas en el área a través de los acuerdos firmados en 1961 con Níger (entre otras antiguas colonias) en materia de defensa, en las que se incluía una cláusula que otorgaba a Francia un carácter preferencial en el aprovisionamiento de materias primas "estratégicas". Desde 1969, es este acuerdo el que le ha permitido explotar el uranio del subsuelo nigeriano a precios irrisorios: "la independencia energética" de Francia y el éxito de su sector nuclear se basan en la rapiña de Níger.

Desde principios de los años 2000 en los que se acentuó la competencia en el sector de las materias primas, el Norte de Malí, que hasta esa fecha estaba prácticamente sin explotar, se convirtió en un objetivo para los inversores, tanto de los Estados como de la Unión Europea, cuya política está orientada abiertamente a "garantizar el acceso a las materias primas". Así pues, los apetitos hacia los potenciales recursos del subsuelo del norte maliense son fuertes, aunque ese prometido "Eldorado" aún no está muy explotado /12 y los inversiones que exige para cercar la zona, garantizar el transporte, etc., son importantes.

En un contexto de competencia exacerbada, las alianzas y las tensiones pueden ser discretas o evidentes, como en el caso del petróleo de la cuenca de Taoudeni (a caballo entre Argelia, Mauritania y Mali). La petrolera francesa Total, vinculada a Qatar Petroleum, no pierde el tiempo: "Presente en la explotación-producción en Mauritania desde 2005, Total explora, al lado de sus socios Sipex (filial de la argelina Sonotrach) y Qatar Petroleum international, la cuenca de Taoudeni en los bloques Ta7 y Ta8 situados en el desierto mauritano" /13. Según un blog de actualidad financiera, la presencia de Total no se detiene ahí: "En febrero de 2011, la prensa argelina informaba de que el grupo francés Total y el grupo energético nacional argelino Sonatrach tenían en cartera numerosos proyectos para el Sahel". /14

Por otra parte, Francia necesita, más que nunca, asegurar la zona para continuar nutriendo la industria nuclear (civil y militar) del hexágono. Por eso, prepara la apertura de una nueva mina en Imouraren, Níger, con una inversión de más de mil millones de euros. Ahora bien, esta mina se encuentra a pocas horas de la frontera con el Norte de Malí y a pesar de contar con 600 soldados nigerianos para la seguridad de la planta Areva /15, Francia no se siente segura. El ataque del grupo armado sobre la planta de gas argelina de In Amenas no hará sino reforzar las necesidades de seguridad.

Lo que está claro es que las minas de uranio nigerianas y los recursos potenciales en el Norte de Mali representan una cuestión fundamental para Francia y sus empresas.

Por otra parte, no se puede considerar como un elemento menor para Francia el mantenimiento de las relaciones comerciales con Mali, cuando el balance comercial registra un excedentario de cerca de 300 millones de euros en 2010 y 2011. Una cantidad que se debe comparar con el volumen de la ayuda pública francesa otorgada a éste país: inferior a 60 millones de euros anuales.

Si el país continúa en recesión económica, que es notable en el sector bancario, de servicios, transporte y construcción, no hay duda que las grandes compañías francesas y una cincuentena de sus filiales van a sufrir mucho.

En fin, no olvidemos que para Francia, una operación militar de este tipo, cualquiera que sea el costo /16, permite mostrar la eficacidad de su dispositivo militar y del armamento utilizado. Señalemos al respecto la utilización de los aviones Rafale, equipados con armamento de última hora, en el teatro de operaciones. A la hora de negociar los contratos de compra con los Emiratos Árabes Unidos o con la India, F. Hollande comprendió perfectamente la utilidad de poner por delante las proezas de este aparato /17.

Una intervención preparada desde hace tiempo que permite legitimar la contestada presencia del ejército francés en la región

Durante meses, los dirigentes franceses repitieron hasta la saciedad que la intervención francesa estaría totalmente orientada a dar apoyo "logístico" a las fuerzas africanas. ¿Cómo podemos creer que Francia limitaría el alcance de su intervención en Malí a los objetivos proclamados en un contexto en el que la presencia del ejército francés es muy amplia en el Sahel y cuando las recientes operaciones en Costa de Marfil y el Chad o, incluso, la operación relámpago tras el secuestro de dos cooperantes franceses en Níger a principios de 2011, muestran que el ejército francés no duda en sobrepasar las reglas del derecho internacional y los objetivos que declara?

La evolución de la retórica sobre las características del apoyo francés por parte de las autoridades francesas ha sido clara a lo largo de estos meses y, en realidad, muestra que Francia preparaba desde hace tiempo la intervención militar (que actualmente desarrolla en solitario) con un ejército maliense inconsistente y con los dudosos ejércitos aliados. En concreto, con las tropas chadianas y togolesas que, en sus respectivos países, son responsables de reiterados expolios que están ampliamente documentados. Por su parte, las tropas burkinesas, algunas de cuyas unidades podían haber tomado parte en la desestabilización de Costa de Marfil desde 2002, pusieron en riesgo la estabilidad de Burkina Faso durante los motines que se dieron hace apenas un año.

Malí se encuentra rodeado de cinco países que acogen fuerzas militares francesas: convencionales y no convencionales

Hay tres países que acogen permanentemente una fuerte presencia militar francesa convencional: al oeste, la base militar francesa en Dakar, con cerca de 400 hombres y parques de material; al este, 950 hombres en el Chad en el marco de la operación Épervier, con una capacidad aérea importante; y al sur, 450 hombres de la operación Licorne, estacionados en Costa de Marfil. Esta presencia militar convencional pasa también, más discretamente, a través de acuerdos para la formación de tropas, con escuelas nacionales con proyección regional (ENVR). Dos de ellas emplazadas en Mali para garantizar la paz y la administración/18.

En lo que respecta a las fuerzas no convencionales, el despliegue de hombres en el Sahel se ha reforzado ampliamente a lo largo de estos últimos años: al menos desde 2010, tras la sublevación de los trabajadores de Areva en Níger, hay personal del COS (Commandement des Opérations Spéciales) emplazado en Burkina Faso y en Níger. En Mauritania, las fuerzas especiales están presentes desde hace mucho más tiempo y forman los comandos mauritanos con los que llevaron a cabo una razia en territorio maliense contra un campo de AQMI en julio de 2010/19.

A partir de setiembre de 2012, o incluso antes, el ejército francés realizó un despliegue aún más amplio en todo el Sahel y, en particular, en Malí, sin que el tema ni siquiera fuera tratado en la Asamblea Nacional: el 27 de agosto un periodista francés reveló que la operación del COS desplegada en Mauritania, Burkina Faso y, de "forma menos permanente", en Níger, llevaba el nombre de Sabre/20 y Survie reveló a principios de setiembre que el COS estaba presente en Malí, sobre todo sus elementos del 1er RPIMA/21.

El verano pasado se reforzó la flota de aviones de la base francesa en el Chad con la llegada de Mirages 2000 y de cazas especializados en bombardeos; y los ejercicios de estos últimos meses han tenido como objetivo "probar la capacidad para desplegar importantes medios materiales y humanos en un contexto difícil, a lo largo de varias semanas y a más de un millar de km de su base principal", así como actualizar las informaciones sobre el estado de las rutas en dirección a Níger/22. Los helicópteros que, desde el primer día, sirvieron para atacar la localidad de Kona podían haber sido llevados a Burkina Faso en esas mismas fechas, discretamente/23.

Esta fuerte presencia militar francesa en el Sahel ha generado una confusión enorme en el ejecutivo francés tal como lo señalba Jean-Mac Tanguy el 25 de setiembre: "Mientras Laurent Fabius negaba la presencia de tropas francesas en el Sahel, algunos responsables del Ministerio de Defensa se inquietaban de que se hablara de ello en la prensa y pensaban que sería bueno amordazarla a base de querellas. El Quai d’Orsay niega la presencia de lo que Defensa quiere proteger llevando a la prensa a los tribunales, lo que deja al descubierto la presencia de fuerzas especiales que ¡no existen!"/24.

Sin duda, la intervención que se está desarrollando en Malí será utilizada para justificar la continuidad de la operación Épervier, que desde 1986 permite a Francia mantener una presencia militar en el Chad al margen de cualquier legalidad internacional y que no ha servido más que para proteger a Idriss Deby.

Esta intervención también permite a las autoridades francesas justificar más en general la presencia militar francesa en África; una presencia que hasta el presente jamás ha servido para sostener regímenes democráticos sino, sobre todo, para salvaguardar los intereses franceses y a apoyar a los dirigentes que aceptan esta tutela en la zona.

La participación del ejército del Chad junto a las tropas francesas, un alivio para legitimar su régimen dictatorial

La debilidad de los países de la CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de África Occidental) permitió justificar la insistencia de Francia, desde el mes de abril/29,para implicar las fuerzas armadas del Chad (que no es miembro de la CEDEAO) en la intervención maliense, lanzando alabanzas sobre su capacidad y formación. Pero, si bien es cierto que Idriss Deby (presidente del Chad) dispone de un ejército clánico fogueado en combates en el desierto, también lo es que estuvieron a punto de sucumbir ante los ataques rebeldes en 2006 y 2009 si no hubieran contado con el apoyo de Francia.

Chad anunció el envío de 2 000 hombres para apoyar el dispositivo militar francés, no el de la CEDEAO. De ese modo, una vez que se sumen las tropas del Chad, el operativo desarrollado en el Norte de Malí, hasta el momento totalmente francés, se traducirá en ¡un operativo franco-chadiano en suelo maliense! De ese modo, aparte de justificar la operación Épervier (operativo desencadenado por Francia en 1986 para detener a las tropas Libias en apoyo del presidente Goukouni Oueddei depuesto en 1981 por Hissene Habré con el apoyo de Francia y los EE UU), la operación actual permitirá lavar la imagen internacional de este régimen dictatorial y de su detestable ejército. Un régimen que la comunidad internacional debería poner en cuestión por la terrible represión hacia sus oponentes y por el reclutamiento de niños soldados.

Parece que Francia ha tenido que utilizar su fuerza negociadora para que su amigo dictador y golpista Idriss Deby acepte participar en la intervención. Laurent Fabius realizó una gira en Franciáfrica en julio de 2012 en busca de apoyo a la posición francesa en la lucha contra AQMI y sus aliados. Sin ningún empacho declaró que "ha habido un cambio de presidente en la República, un cambio de gobierno, pero las relaciones de amistad siguen vigentes. El Chad y Francia tienen desde hace mucho tiempo, relaciones de amistad y de cooperación (…)/30

Cuando el déspota llegó a Paris, Survie se preguntó si esa visita oficial no formaba parte del precio a pagar por Hollande para obtener la contribución militar chadiana /31.

Notas

12/ La web Miningmali, y en concreto, los mapas, dan una idea de los intereses minerales en territorio maliense: http://www.mining-mali.com/maps/. Ahora bien, existen análisis contradictorio sobre esta cuestión. Determinadas fuentes y empresas del sector del petróleo hacen mención a recursos potencialmente importante (el Ministerio de Minas de Malí o el director para el Norte de Africa de Total), pero el investigador Benjamin Augé es mucho más circunspecto: "se está lejos (de un Eldorado petrolífero). La exploración no ha hecho más que empezar y la zona del Sahara es una gran desconocida" y remarca sobre todo el mercantilismo en torno a obtener permisos de explotación del Estado maliense en los años 2000 por parte de las compañías, “algunas de las cuales son fuertes (Sonatrach, EBI), pero la mayoría no tiene capacidad ni técnica ni financiera para explotar los recursos, lo que retarda el desarrollo de las zonas concernidas. Por último, no ha habido nuevas perforaciones desde entonces." http://www.lemonde.fr/afrique/article/2012/04/04/au-mali-le-petrole-est-pour-le-moment-un-mirage_1680051_3212.html

13/ Web de Total, 6/06/2012 "Total renforce son exploration en Mauritanie avec la prise de deux permis" http://www.total.com/fr/groupe/actualites/actualites-820005.html&idActu=2719

14/ Leblogfinance, "Quand le pétrole et le Qatar s’invitent au Mali et au Sahel "10/06/2012 http://www.leblogfinance.com/2012/06/quand-le-petrole-et-le-qatar-sinvitent-au-mali-et-au-sahel.html

15/ Asamblea Nacional, Informe sobre la situación de seguridad en los países de la zona del Sahal del 6 de marzo de 2012. Realizaron el informe Henri Plagnol y Francois Loncle. http://www.assemblee-nationale.fr/13/rap-info/i4431.asp

16/ El costo diario de 400.000 € fue mencionado por la prensa al principio de la operación Serval, costo que hoy en día será mayor dado el desplazamiento de 2.500 soldados sobre el terreno.

17/ En la conferencia de prensa en Dubai del 15 de enero pasado, respondiendo a un periodista que le preguntó sobre la posibilidad de vender aviones Rafale a los Emiratos Árabes Unidos, F. Hollande afirmó: "Pensamos que es un buen avión. No me atrevo a decir que la experiencia lo ha demostrado, pero este ha sido el caso tanto en Libia como en el teatro maliense”.

18/ Informe presentado a la Asamblea Nacional, op. cit, p. 69-72. El informe precisó a este respecto: "los ponentes lamentamos que las autoridades de ese país hayan tardado tanto en utilizar contra el AQMI los 800 soldados formados por instructores franceses".

19/ Billets d’Afrique et d’ailleurs, “Les gentilles fables de Fabius”, 3 octobre 2012, http://survie.org/billets-d-afrique/2012/217-octobre-2012/article/les-gentilles-fables-de-fabius

20/ Blog Secret défense, “‘Sabre’ - l’opération du COS au Sahel”, 27 août 2012, http://www.marianne2.fr/blogsecretdefense/Sabre-l-operation-du-COS-au-Sahel_a720.html

21/ Billets d’Afrique et d’ailleurs, “Evidemment l’armée française a été déployée au Sahel”, 3 /09/ 2012, http://survie.org/billets-d-afrique/2012/216-septembre-2012/article/evidemment-l-armee-francaise-a-ete

22/ Web del Ministerio de Defensa, “Tchad, tournée de province dans la région du Djourab”, 28 /12/ 2012, http://www.defense.gouv.fr/operations/tchad/actualites/tchad-tournee-de-province-dans-la-region-du-djourab

23/ "al menos dos helicópteros Gazelle fueron enviados a un campo militar próximo de Ouagadugu, pero desmontados, para que el desplazamiento fuese realizado con discreción. Aparentemente es a partir de esta base que se va a desarrollar la ofensiva aérea con los grupos islamistas en Malí". Extracto del artículo “Norte de Mali: helicópteros franceses transportados en piezas", 26/09/2012, http://www.algerie1.com/actualite/nord-mali-des-helicopteres-francais-achemines-en-pieces-detachees/. Se encuentra una información similar el muy bien informado blogdéfense.

24/ Jean-Marc Tanguy, redactor jefe de “Raids Aviation” en su blog, http://lemamouth.blogspot.fr/2012/09/les-contradictions-de-la-diplomatie.html

29/ Desde abril Francia venía negociando con su amigo dictador-golpista Idriss Déby la participación del ejército del Chad en la intervención. El periódico Journal Du Dimanche del 6 de octubre de 2012 decía que "el Chad debería contribuir, se habla de 800 a 1 000 hombres, pero el Presidente Deby exige importantes compensaciones financieras" http://www.lejdd.fr/International/Afrique/Actualite/Le-Nord-Mali-guerre-impossible-565398

30/ Billets d’Afrique et d’ailleurs, “Deux ministres en tournée françafricaine”, 4 de agosto de 2012, http://survie.org/billets-d-afrique/2012/216-septembre-2012/article/deux-ministres-en-tournee

31/ Comunicado de prensa de Survie, "Hollande courtise Idriss Déby", 2 de octubre de 2012, http://survie.org/billets-d-afrique/2012/217-octobre-2012/article/hollande-courtise-idriss-deby


-----------------------------------------------------

II.- Francia, el gendarme de la Unión Europea en África


Desde el comienzo de la crisis en Mali, la Unión Europea mostró cierta reserva ante una eventual intervención militar y actualmente, aunque oficialmente otorga una gran importancia al Sahel, deja que Francia lleve la guerra en solitario.

Desde hace algunos años, la Unión Europea impulsa la "Estrategia para el desarrollo y la seguridad del Sahel" /43, en base a una visión regional y global de la "crisis en la región del Sahel" y con el propósito de remediarla a partir de cuatro ejes: "Desarrollo, buen gobierno y solución de los conflictos internos, seguridad y Estado de derecho, y lucha contra el extremismo violento y la radicalización". En agosto de 2012, , por ejemplo, esta política dio lugar a la puesta marcha de la operación Eucap Sahel Niger/44 que se inició en Níger pero que se extiende a Mauritania y Mali. Así pues, la Unión Europea está interesada en Sahel por más de una razón: "los intereses de Europa en esta región son múltiples: la lucha contra la inseguridad y el crimen organizado, la seguridad energética y la inmigración ilegal" /45.

En noviembre, tras muchas idas y vueltas y presionados activamente por Francia, los ministerios de asuntos exteriores y de defensa europeos anunciaron un programa de formación, entrenamiento y reorganización del ejército maliense y de la CEDEAO, conocido como EUTM-Malí; programa que debería haber comenzado a principios de 2013 pero cuyo calendario y objetivos han sido modificados tras la decisión unilateral francesa de lanzar la operación Serval. En total, se preveía el envío de 450 personas "entre la cuales, 240 instructores que tenían que haber sido desplegados a partir de enero 2013 para entrenar cuatro batallones (2 600 hombres)"/46. En este programa Francia desempeña un papel central como "país referente": el responsable de la operación es el general François Lecointre, especialmente conocido por su participación en las tristemente célebres operaciones Turquesa y Licorne, desarrolladas en África, en las que Francia hizo caso omiso de las resoluciones de las Naciones Unidas.

El coste global del programa está estimado en 12,5 millones de euros, de los que una parte irá a cargo del décimo Fondo Europeo para el Desarrollo (FED). Dicho de otro modo, los oficiales franceses y europeos serán pagados (al menos en parte) por los presupuestos de ayuda al desarrollo ya existentes. Ya nos habíamos percatado que de ese modo Francia compartía los gastos a nivel europeo…

Esta misión dejaba claro que Francia y sus aliados occidentales trataban de tomar las riendas de la intervención bastante antes de que la iniciara Francia. En efecto, el tan profusamente utilizado concepto de "formación", permite englobar actividades muy diversas: entre ellas, las orientadas a definir el escenario y la estrategia de una intervención militar.

Las actuales declaraciones de los "socios europeos" son ambivalentes: saludan la intervención de Francia pero dudan a la hora de otorgarle un apoyo directo. Estas posiciones revelan el cabreo provocado por la iniciativa unilateral francesa pero muestran, al mismo tiempo, que están de acuerdo por reconocer a Francia, debido a su implantación militar en el continente, como el gendarme europeo para África, siempre que ella ¡defienda los intereses de toda la UE!

El objetivo de la lucha contra el terrorismo trata de generar consenso en torno a la operación militar francesa y evitar cualquier análisis de las razones de fondo

El discurso gubernamental francés para justificar la intervención armada en el norte de Malí se basa, ante todo, en la lucha contra el terrorismo, que se presenta como "una amenaza que pesa sobre Europa y Francia", "una amenaza directa para la paz y la seguridad internacional"/47. En las comparecencias públicas de François Hollande, Jean-Marc Ayrault y Jean-Yves le Drian, la lucha contra el terrorismo se presenta, una y otra vez, como uno de los objetivos principales, cuando no el más importante, de la operación Serval. Jean-Mac Ayrault, en su discurso ante la Asamblea Nacional del 16 de enero, cita la palabra "terrorismo" o "terrorista" en 14 ocasiones.

El discurso del gobierno es extremadamente simplista: se trata de llevar una "lucha implacable contra los grupos terroristas"/48, al tiempo que oculta otros problemas que azotan la zona, como la pobreza endémica, etc.

Otro de los elementos que sirve para reforzar esta línea de argumentación ante la comunidad internacional, pero sobre todo ante las fuerzas políticas y la opinión pública francesa, es la vinculación directa de la intervención militar en Mali a la seguridad nacional: la existencia de seis franceses secuestrados en la zona (cuatro de ellos trabajadores de Areva y Vinci y dos misteriosos "geólogos" de un pasado dudoso, secuestrados en 2011 /49) y la voluntad (legítima) de liberarlos; también el reciente secuestro (con el fin que todos conocemos) en Argelia y las supuestas amenazas que pesan sobre territorio francés, que hicieron reforzar el dispositivo Vigipirate a partir del 12 de enero de 2013. Jean-Marc Ayrault utiliza estos elementos para poner en guardia contra "la construcción de un santuario terrorista a 2 500 km del territorio nacional"/50. En agosto de 2012, en una recepción de embajadores, F. Hollande afirmó que los grupos armados en Mali constituían un desafío para Francia: "en el norte de Mali se ha constituido una base terrorista, que se define y reivindicada como tal y que lanza un desafío a nuestros intereses, a nuestros valores y a nuestra población. Vamos a responder a este desafío" /51.

Este argumento de la lucha contra el terrorismo no es nuevo; ya lo utilizó el gobierno francés mucho antes de desencadenar la operación Serval, cuando trataba de convencer a las instituciones internacionales, europeas y africanas, de lo bien fundado de una intervención militar en Mali, que contaría con el apoyo de Francia. Lo hizo en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas el 26 de setiembre de 2012. Allí, F. Hollande habló del "riesgo para el conjunto de la comunidad internacional"/52. El objetivo de la lucha contra el terrorismo también está contemplado en la estrategia de la UE sobre el desarrollo y la seguridad en el Sahel publicada en 2011.

Notas

43/ Stratégie pour la sécurité et le développement au Sahel, septembre 2011, http://eeas.europa.eu/delegations/mali/documents/press_corner/20110929_fr.pdf

44/ Web de Service européen d’action extérieure, http://consilium.europa.eu/eeas/security-defence/eu-operations/eucap-sahel-niger?lang=fr

45/ Idem

47/ Intervención de Jean-Marc Ayrault en la Asamblea Naiconal el 16 de enero de 2013

48/ Conferencia de prensa de Jean-Yves Le Drian, 15/1/2013

49/ Las razones exactas de su presencia en Mali precisarían, por lo demás, ser bien aclaradas por las autoridades francesas.

50/ Intervención de Jean-Marc Ayrault en la Asamblea Naiconal el 16 de enero de 2013

51/ Intervención de François Hollande en la XX Conferencia de Embajadores, 27/08/2012.

52/ Intervención de François Hollande à “l’événement de haut niveau” sur le Sahel, 26/09/2012

-----------------------------------------------------


III.- Una intervención sin salida clara para Malí, para su población y para la región


No está clara cuál va a ser la salida a la situación actual y las probabilidades de que la situación se empantane son importantes. Como ocurrió en el origen del conflicto actual, la incapacidad de las fuerzas armadas para mantener el control de la zona desértica, y no sólo de las ciudades, el norte del país limita las posibilidades de restablecer rápidamente el Estado de derecho, lo que condena a Mali a una presencia prolongada de fuerzas extranjeras sobre su territorio; un elemento más que atenta la soberanía de Malí/56

Además, existe el riesgo que se amplíen las venganzas por parte de determinados grupos. Ejemplos parecidos abundan en la Costa de Marfil y en Libia. Un informe de la ONG Human Rights Watch del 20 de diciembre de 2012 señalaba: "la llegada de un período en el que el poder de las armas se sitúe por encima del Estado de derecho" y alertaba "sobre las tensiones étnicas alimentadas por la manipulación política por parte de determinados dirigentes políticos y militares"/57. La ONG Amnistía Internacional también lanzó su voz de alerta sobre estas tendencias y las exacciones cometidas por las fuerzas de seguridad malienses, al tiempo que exigía que la investigación abierta por la CPI tuviera en cuenta las exacciones cometidas no sólo por los grupos armados sino también por el ejército maliense /58.

Los secuestros

Una ojeada al reciente pasado muestra que una intervención armada no ofrece garantías para la liberación de los secuestrados franceses y que, incluso, puede acrecentar el riesgo para sus vidas. Basta recordar el resultado al que condujo la intervención militar francesa tras el secuestro en enero de 2011 de dos jóvenes franceses en Níger: uno fue visiblemente ejecutado por los secuestradores, mientras el otro parece que pereció bajo el fuego de las armas francesas. Tal y como se recoge en el informe de la Asamblea Nacional, las autoridades francesas no han aclarado aún todos los aspectos de esta operación/59. También se puede traer a colación la intervención anti-terrorista lanzada Mauritania y apoyada por Francia en julio de 2010 contra AQMI, con el objetivo de tratar de liberar al secuestrado francés, Michel Germaneau, que terminó con el asesinato del secuestrado a manos de AQMI.

Riesgo de que se agrave la situación económica y humanitaria

La situación humanitaria en Mali, que históricamente nunca ha sido muy buena, actualmente es catastrófica. El número de personas que han huido del norte del país es considerable: desde enero de 2012, más de 450.000 personas han huido, primero, de los combates entre el ejército y los grupos armados y, después, de la violencia de los ocupantes/60, trasladándose a los países limítrofes o a otras regiones de Malí. Una cifra que representa un tercio de la población residente en las tres regiones del Norte (Tombuctú, Gao y Kidal)/61.

Según el informe de la OCHA-Malí (la oficina de coordinación humanitaria de las Naciones Unidas en Malí), el 14 de enero de 2013, "la situación humanitaria en el país, y particularmente en la región de Mopti, se ha deteriorado a causa de los enfrentamientos. El desplazamiento de las poblaciones, cuya primera oleada data de abril de 2012, se han intensificado. Antes de que se iniciaran los combates, el número de personas desplazadas internas se estimaba en alrededor de 198.500. Las asociaciones humanitarias llevan a cabo una operación de censo que permitirá conocer el flujo global de los desplazamientos. Las cifras relativas a los desplazamientos internos se están revisando". En coherencia con estos datos, el conjunto del personal que desempeña actividades humanitarias bajo la supervisión de la Organización Internacional de Migraciones (OIM) estimaba, el 14 de enero de 2013, que el número de personas desplazadas internas ascendía a 229.000/62.

Las condiciones de vida que soportan las poblaciones que continúan en el Norte son extremadamente difíciles. Los crímenes cometidos entre la población por los grupos armados rebeldes y los islamistas están ampliamente documentados/63: casamientos precoces y forzados, violaciones, esclavitud sexual, lapidaciones, amputaciones, reclutamiento forzado de jóvenes por los grupos armados, plantación de minas en la periferia de Gao. En menor medida, las milicias de autodefensa también son responsables de torturas, ejecuciones sumarias y reclutamiento forzoso de jóvenes/64.

Más allá de eso, toda la población del país está afectada por la crisis política y de seguridad que se vive actualmente en Malí; todo el mundo sufre las consecuencias de la recesión económica. La ocupación del norte del país ha perturbado mucho la producción agrícola y el comercio. El sector terciario sufre una fuerte recesión (-8,8%). Las empresas cuyo cliente principal eran las instituciones han visto caer en picado su cifra de negocios debido a la reducción del presupuesto del Estado como consecuencia del cese de las ayudas internacionales. El turismo y la hostelería se han visto gravemente afectados, al mismo tiempo que los precios de los productos de primera necesidad, del carburante y del gas se han aumentado, en ocasiones, hasta el 100%. La inseguridad alimentaria amenaza a mucha gente. La industria también se ve afectada: 20% de las fábricas de la capital han cerrado y un 60% ha recurrido al cierre técnico. En el sector del transporte, la compañía nacional Air Malí suspendió sus actividades para un período de nueve meses a finales de diciembre.

Actualmente, las autoridades francesas pasan sobre ascuas cuando hacen referencia a algunos efectos de la guerra, en particular en lo que tiene que ver con las víctimas civiles; según Human Rights Watch, citada por la agencia de prensa AFP y otros medios, desde los primeros días de la intervención se han producido víctimas civiles/65; por su parte, Amnistía Internacional exhorta a las partes beligerantes a respetar el derecho internacional y recuerda que "las fuerzas implicadas en los ataques armados deben proscribir a toda costa los bombardeos ciegos y adoptar todas las medidas necesarias para evitar víctimas civiles"/66.

El riesgo probable de que la situación se estanque conducirán a una degradación de la situación humanitaria sobre el terreno, como vienen señalando cada vez más observadores a lo largo de estos últimos meses/67.

Riesgos de desestabilización para otros Estados y de extensión del conflicto al conjunto de la región

Malí no es el único estado frágil de la región. El temor a que una intervención militar en Malí desestabilice más aún al conjunto de la región es bien real. La gran extensión de la zona en conflicto, la multiplicidad de los intervinientes, la complicidad de los lazos entre las distintas partes (grupos armados, Estados, población) y la proliferación incontrolada de armas son factores a los que se presta poca atención.

El cierre de fronteras parece irrisorio a la vista de los primeros signos de desestabilización que ya han aparecido una semana después de haber comenzado la guerra y cuya primera expresión fue el secuestro que finalizó trágicamente en la planta de gas In Amenas, al sudeste de Argelia el 19 de enero de 2013.

Mauritania, que cerró sus fronteras, tejió lazos con los rebeldes del MNLA y potencialmente con otros grupos armados y acoge numerosos refugiados malienses. Es posible que miembros de grupos armados se implanten en el Este del país, marginalizado por el Estado. Por otra parte, esta región, en la que la población es muy permeable al dinero que pueden distribuir los grupos armados, correría el riesgo de convertirse en una zona de repliegue para los grupos armados, pudiendo desencadenar un peligroso ciclo de violencia. Por último, Mauritania, fiel aliado de Francia en la "lucha contra el terrorismo" y en la recuperación de secuestrados estos últimos años/68 mantiene, desde el principio e incluso actualmente, una posición ambivalente en relación a su participación en la intervención militar/69.

Por el momento, Níger parece globalmente estable pero su territorio es tan inmenso y difícil de controlar como el norte de Mali. Níger, con el apoyo de Francia/70 y de la Unión Europea /71, ha reforzado mucho su capacidad militar estos últimos meses. Para Francia se trata de asegurar el acceso del uranio. Las autoridades de Níger están inquietas en cuanto a la seguridad del territorio. El control de las fronteras resulta particularmente difícil y los riesgos de incursión o repliegue al Norte del país no son despreciables, como se demostró con el MNLA hace unos meses/72.

Por otra parte, los soldados de los ejércitos del resto de los países implicados en una guerra sin fin corren el riesgo de rebelarse. En Burkina Faso, el ejército se amotina de forma recurrente: el último año, soldados encolerizados provocaron incidentes extremadamente graves cerca de la capital.

Estos ejemplos muestran los riesgos de que la intervención conduzca a una desestabilización generalizada. Cuando las autoridades francesas solicitaron su intervención evitaron conscientemente hablar de la fase post-conflicto y de tomar en consideración estos problemas, siguiendo el mismo guión que el gobierno de Sarkozy cuando intervino en Libia. Ahora bien, prácticamente todos los observadores hacen referencia a ellos.

Notas

56/ Ver apartado 7 del documento original francés.

57/ Comunicado de Human Rights Watch, "Malí, el agravamineto de las tensiones étnicas presagia nuevas violencias" 20/12/2012, http://www.hrw.org/fr/news/2012/12/20/mali-l-aggravation-des-tensions-ethniques-laisse-presager-de-nouvelles-violences

58/ Comunicado de Amnistía Internacional "Malí. La investigación anunciada por la CPI sobre los crímenes cometidos durante el conflicto supone un gran paso delante de la justicia", 16/01/2013. http://www.amnesty.org/fr/for-media/press-releases/mali-icc-investigation-conflict-crimes-key-step-towards-justice-2013-01-1659.

59/ Informe a la Asamblea Nacional del 6/03/2012 op. Cit

60/ Según el HCR (Human Rights Campaign), el 5 de setiembre, "más de 450.000 personas huyeron de sus hogares en Malí y más de 265.000 buscaron refugio en países colindantes como Burkina Faso, Mauritania y Níger" http://www.unhcr.fr/504a1870c.html. Según el informe de OCHA (Office for the Coordination of Humanitarian Affairs) n° 16, del 26/09/2012, habría algo más de 100.000 refugiados en Mauritania, otros tantos en Burkina Faso y cerca de 60.000 en Níger. Según testimonios del personal humanitario en Níger, el HCR omitió contabilizar en sus estadísticas a numerosas personas que declararon haber huido de Malí hacia Níger que este organismo no reconoció como refugiadas.

61/ Datos del Instituto Nacional de Estadística de Mali, disponibles en http://www.geohive.com/cntry/mali.aspx?sub=y&diacrit=1 (sitio que ya no es accesible). Según los datos provisionales de 2009 la población de las tres regiones era de 1.293.449 (67.638 en Kidal, 655.120 en Gao y 681.691 en Tombuctú)

62/ Ver los informes de la OCHA en http://mali.humanitarianresponse.info/fr/system/files/documents/files/OCHA%20Mali%20sitrep%20140113_franc.pdf y en http://mali.humanitarianresponse.info/fr/document/commission-mouvement-de-populations-rapport-actualis%25C3%25A9-%25E2%2580%2593-estimation-du-nombre-de-personnes-0

63/ Ver fundamentalmente los informes de Amnistia internacional. En especial, el artículo "Mali : les victimes payent un lourd tribut au conflit" del 20/09/2012 en http://www.amnesty.org/fr/news/mali-end-grotesque-abuses-targeting-civilians-amid-conflict-2012-09-20.2

64/ Documento de Amnistía Internacional "Mali, les civils paient un lourt tribut au conflit", http://www.amnesty.org/fr/library/asset/AFR37/007/2012/fr/3f455a34-9e27-4a0a-8ee5-8370b64321ad/afr370072012fr.html

65/ Noticia de la AFP, "Des civils sont morts lors de combats au Mali, selon HRW", 12/02/2013 http://www.maliweb.net/news/la-situation-politique-et-securitaire-au-nord/2013/01/12/article. Al Jazeera, "France launches air strikes on Mali rebels", 12/01/2013 http://www.aljazeera.com/news/africa/2013/01/2013112133154249167. Html

66/ Comunicado de Amnistía Internacional, "Mali, les parties au conflit doivent prendre toutes les mesures pour éviter les pertes civiles", 14/01/2013, http://www.amnesty.org/fr/for-media/press-releases/mali-all-parties-must-do-utmost-avoid-civilian-casualties-2013-01-14

67/ El vice-secretario general de la ONU, Jan Eliasson, previno el 19 de octubre, durante una reunión de trabajo en Bamako con todas los organismos internacionales implicados y Mali, que cualquier intervención debía de abstenerse "de exacerbar las tensiones existentes y de agravar la ya precaria situación humanitaria". Comunicado de la ONU del 19/10/2012 en http://www.un.org/apps/newsFr/storyF.asp?NewsID=29230&Cr=Mali&Cr1=#.UIPWa1G-3IU

68/ Mauritania lanzó una operación militar anti-terrorista en julio de 2010 contra AQMI con el paoyo de Francia, con el objetivo de liberar a un secuestrado francés, Michel Germaneau. El secuestrado terminó muriendo en manos de AQMI.

69/ Noticia de la AFP, “Crise malienne, Bamako souhaite un engagement plus fort de la Mauritanie”, 10/01/2013 en http://www.maliweb.net/news/la-situation-politique-et-securitaire-au-nord/2013/01/06/article,115688.html; Comunicado de la AFP, “Hollande : 750 hommes au Mali, frappes réussies”, 15/01/2013, http://www.romandie.com/news/n/_Hollande_750_hommes_au_Mali_nouvelles_frappes_reussies_RP_150120131111-27-306439.asp?

70/ Francia entregó recientemente tres helicópteros a Níger (Informe a la Asamblea Nacional realizada el 24/07/2012 http://www.assemblee-nationale.fr/14/cr-cafe/11-12/c1112007.asp; Níger consagra una parte muy importante de su presupuesto a las fuerzas de seguridad y de defensa.

71/ A través del despliegue de la misión Eucap Sahel Niger, por 8.7 mill. de euros, durante dos años a partir de agosto de 2012, con el objetivo de "mejorar la capacidad de las fuerzas de seguridad nigerianas (gendarmería, policía nacional y guardia nacional) para luchar contra el terrorismo y el crimen organizado de forma eficaz y coordinada a fin de contribuir al refuerzo y la estabilidad política y la seguridad del gobierno y la cohesión social en Níger y en la región del Sahel".

72/ Por ejemplo, después de los acuerdos de paz del 2006, el jefe rebelde de Malí Bahanga se trasladó al norte de Níger, donde participó en la rebelión del MNJ de 2007. Ver por ejemplo el comunicado de la AFP “Des otages maliens emmenés au Niger, les rebelles du MNJ démentent”, del 25 mars 2008, http://afp.google.com/article/ALeqM5izWAQV9wibGOs0wr-HUAJ6-MfIKA