LA ISLA DE FUERTEVENTURA, UN ENCLAVE MILITAR ESTRATÉGICO.

España podría actuar como una potencia en el Sahel

AGRESIÓN ...a nuestra tierra

 

Durante el S. XVIII, el Reino Unido conquistó gran parte del mundo a través de puntos clave de la geografía mundial. Estableciendo puertos y dársenas militares y comerciales en lugares como Gibraltar, Malta, Creta, Alejandría, Yedda, Calcuta, Sri Lanka o las Islas Falkland, dominaba las principales rutas marítimas. En el s. XX, durante la Guerra Fría, la Unión Soviética estableció en Tartus, República Árabe de Siria, una base militar para poder tener un puerto en el Mediterráneo y al mismo tiempo establecerse directamente como un actor en la región.

 

Actualmente, tal como teoriza Mary Kaldor, los conflictos han cambiado, y ya no se trata de conflictos Estado-Estado, sino conflictos de violencia organizada. Donde los actores implicados no están dentro de un Estado, sino que el conflicto existente trasciende más allá de las fronteras siendo la humanidad la verdadera víctima. Es por éste motivo que dentro de los territorios del Reino de España, el lugar idóneo para colocar un nuevo centro de la OTAN, es en las Islas Canarias, concretamente en la Isla de Fuerteventura. Más adelante detallaré las razones.

 

Como consecuencia de la guerra global contra el yihadismo, podemos encontrar en África Occidental el conflicto del norte de Mali contra Al-Qaeda, el conflicto contra Boko Haram en Nigeria, el Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (MOJWA) en el sur de Argelia, Mali y Níger, o Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) afectando toda África Occidental. Donde los Estados africanos afectados necesitan en muchos casos intervención extranjera, dado que estos grupos yihadistas cuentan con mejor preparación que algunos de los ejércitos nacionales. Dada la vinculación histórica de la zona de África Occidental con países miembros de la OTAN, como el Reino Unido y Francia, una base de esta organización en Canarias puede brindar el apoyo a los Gobiernos regionales contra el terrorismo. Un terrorismo que cada vez es más global, afectando más actores y que necesita rápidas  intervenciones. Así pues, hay cinco puntos que justifican la decisión de poner un Cuartel General en Fuerteventura:

 

 

 

1. Existencia de infraestructuras militares en la isla.

 

2. Proximidad a zonas conflictivas.

 

3. Su situación estratégica.

 

4. La existencia de misiones policiales por parte del Cuerpo Nacional de
Policía en la zona del África Occidental.

 

5. El precedente portugués de Madeira.

 

 

 

El primer motivo por el cual el nuevo cuartel de la OTAN debería instalarse en Fuerteventura, es la actual existencia de bases militares en la isla tal como señala el Ministerio de Defensa. La primera de ellas es el Acuartelamiento “Puerto Rosario” del Regimiento de Infantería Ligera Soria 9, en Puerto Rosario, a menos de cuatro kilómetros del Aeropuerto de Fuerteventura. Un aeropuerto, que partiendo de las características del Aeropuerto de San Javier en Murcia, donde comparten su uso para misiones militares y vuelos civiles, serviría como infraestructura para poder recibir vuelos militares en caso de emergencia o rutina. Además, las características geográficas de la isla han permitido que se instale un radar militar en la Montaña La Muda, en la misma isla.

 

Estas peculiares características, mezcladas con los diferentes destacamentos militares que se encuentran en las Islas Canarias, hacen que Fuerteventura y Puerto Rosario sean un lugar preferente. La existencia de un puerto a escasa distancia del Acuartelamiento “Puerto Rosario” y su extensión, apuntan a la buena comunicación de un futuro Cuartel General de la OTAN en ese lugar. Así pues, dispondríamos de un puerto, un aeropuerto, un sistema de radares y la existencia de una infraestructura militar en dicho lugar.

 

El segundo motivo, citado anteriormente, es la proximidad a zonas de conflicto, pues la isla está situada en una posición privilegiada. Se encuentra a 100 km de la costa marroquí, 900 km de la capital de Marruecos, a 1.200 km de la capital de Mauritania, a 1.500 km de la capital del Senegal, 1.600 km del centro de Argelia, a 1.700 km del corazón de Mali, a 3.000 km del corazón de Nigeria y la frontera del Chad y 3.500 km de la frontera con Camerún. Como consecuencia del actual conflicto de Libia, los vuelos militares corren cierto peligro si sobrevuelan territorio hostil, es por esto que, aunque la distancia en algunos casos es más corta, los vuelos desde Fuerteventura serían más seguros. Dada su situación geográfica, las Armadas de los diferentes países de la OTAN podrían establecer en la isla un punto de ruta para aprovisionar sus buques rumbo al Golfo de Guinea o al Atlántico Sur.

 

El tercer motivo, vinculado a este último apunte, consiste en su posición estratégica cercana a África y también al paso entre continentes a través del Océano Atlántico, pues se pueden controlar las rutas que comunican el Mar Mediterráneo con América del Sur a través del Atlántico, donde se sitúan potencias como Brasil y Argentina. Así mismo la conexión entre los puertos del Golfo de Guinea y la Unión Europea hace de las Islas Canarias un punto clave, militarmente hablando, para controlar el comercio que pueda provenir de países conflictivos o de zonas en guerra.

 

El cuarto motivo está relacionado con la División de Cooperación Internacional (D.A.O). Actualmente el CNP ofrece apoyo para diferentes servicios en Argelia, Ghana, Guinea Bissau, Guinea Conakry, Guinea Ecuatorial, Mali, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Marruecos. Siendo así el establecimiento de un Cuartel General de la OTAN en Fuerteventura fundamental como labor logística de la EUROPOL y la INTERPOL en su lucha contra la criminalidad en estos países. De la misma que las acciones de la Guardia Civil en Mali, Senegal o la República Centroafricana. Además de misiones de apoyo a las operaciones francesas en Gabón.

 

Analizando el caso de Sierra Leona, situada a 2.300 km de Fuerteventura, la misión de la Policía Nacional ha sido investigar la delincuencia organizada en la capital del país. La misión policial consiste en controlar Freetown, la capital y dar apoyo a las Naciones Unidas contra los casos que puedan existir de narcotráfico y trata de personas. La misión de la Policía Nacional en la ciudad consiste en vigilar los puestos de recogida de agua, como también la asesorar a los funcionarios locales, coordinando la formación con otros policías y proporcionar asesoramiento técnico al respecto.

 

En el caso de Guinea Bissau, se presta apoyo a las autoridades del país para reformar las estructuras de seguridad, como también suprimir la trata de seres humanos y el tráfico de niños. Cabe destacar, que los motivos de criminalidad en el Sáhel consisten en el yihadismo, que se nutre en gran parte del mercado negro y de los beneficios de la trata de personas. Así pues, combatiendo estas acciones se combate también un problema global como es el islamismo radical.

 

El quinto y último motivo es la existencia del precedente portugués de Madeira, o la Base Aérea das Lajes (Base Aérea Nº4). En el pueblo de Lajes, de la isla Terceira del Archipiélago de las Azores, hay una base militar portuguesa construida a principios del s. XX, cuya función principal durante la Segunda Guerra Mundial fue la de servir como base tanto de la Royal Air Force, como de los Estados Unidos. Este hecho ayudó para que Portugal entrase en la OTAN, convirtiendo la Base Aérea das Lajes en un punto muy importante durante la Guerra Fría, pues servía de enclavamiento y parada de los aviones militares que iban de Europa a Estados Unidos, y viceversa, hasta la disolución de la Unión Soviética.

 

Como consecuencia de esas acciones, y analizados los cuatro puntos anteriores, un nuevo Cuartel General de la OTAN en Fuerteventura convertiría la isla y la infraestructura militar en un enclave óptimo para las nuevas operaciones africanas. Además, también serviría como sirvió en la Base Aérea das Lajes en las Islas Azores, para modernizar la infraestructura militar vigente en la isla y la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos del Archipiélago de las Islas Canarias.

 

Como conclusión, y por lo expuesto anteriormente podríamos afirmar que dentro del territorio nacional español, el mejor lugar para colocar un nuevo Cuartel General de la OTAN sería en la Isla de Fuerteventura por la proximidad a los conflictos, su situación de control de las rutas comerciales atlánticas, la importancia de situar una base logística en territorio de uno de los Estados de la OTAN lo más cerca posible de las nuevas guerras africanas y por la ya existencia de una infraestructura militar en la isla, sirviendo como base de transito temporal en caso de necesaria ampliación a largo plazo por movilización de contingentes a gran escala de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

 

Fuente: Pursals Jaime. Leer artículo original aquí: "FUERTEVENTURA: UNA POSICIÓN ESTRATÉGICA".

 

http://www.institutodeestrategia.com/articulo/nacional/espana-podria-actuar-potencia-sahel/20170903114521005626.html

 

 

 

LA RUPTURA NECESARIA

por Ignacio Reyes

Canarias es un país colonizado por España, donde históricos mecanismos de coacción, expropiación y desnaturalización social han generado una sociedad mestiza desde el punto de vista demográfico y cultural, sometida en la actualidad a un régimen de sobreexplotación de sus recursos humanos y materiales. Instrumentos como el Régimen Económico y Fiscal (REF), la Reserva de Inversiones (RIC) o el Régimen Especial de Abastecimientos (REA), muy lejos de favorecer el desarrollo equilibrado de las capacidades y dinámicas productivas del país, han demostrado ya sobradamente alimentar nuestra dependencia económica del exterior, favorecer la especulación, acentuar la degradación ambiental y condenar a sectores cada vez más amplios de la población trabajadora a condiciones de miseria y descualificación intolerables por más tiempo.

 

Así mismo, desde la década de los años setenta del siglo XX, el capitalismo viene apostando en todo el mundo por una progresiva desregulación neoliberal como principal mecanismo de explotación. La restricción de salarios y derechos cívicos era el precio a pagar por una democracia formal que, en la práctica, sólo ha preparado la primacía de la estrategia más especulativa del capitalismo. El despliegue global del capital financiero ha venido acompañado de un debilitamiento de las funciones sociales y redistributivas de los estados, que, no obstante, perduran todavía como palancas de acumulación de capital y gestión política de las condiciones generales de realización de un régimen de dominación cada vez más transnacionalizado. Un escenario en el cual las deslocalizaciones han añadido una vuelta de tuerca más al proceso de alienación que distingue las relaciones laborales en la actualidad, al romper incluso las tradicionales cadenas productivas de ámbito nacional.

 

Pero junto a esa expropiación material y política, el capitalismo ha desencadenado también una ofensiva igual de devastadora en los ámbitos formativo y cultural: la capacidad crítica de las personas y el despliegue identitario de los pueblos viven hoy bajo el acoso implacable de una estrategia de negación y uniformización sistemáticas. Ignorancia y desarraigo conforman las magnitudes principales de esa deshumanización programada, con la cual el imperialismo prepara la instauración de un neofascismo global.

 

Bajos estas condiciones nacionales e internacionales, que amenazan con fortalecer y prolongar la dependencia y expolio estructurales del Archipiélago, los sectores más conscientes de las clases trabajadoras canarias han de asumir la responsabilidad histórica de vertebrar y dinamizar las transformaciones sociales que necesita el país, a través de la constitución de un proyecto político que permita al pueblo canario establecer un poder propio e independiente de las estrategias patrocinadas por el colonialismo y/o la burguesía depredadora y dependiente del imperialismo.

 

Con una urgencia cada vez mayor, el movimiento popular de liberación debe consumar el deslinde político e ideológico con el independentismo auspiciado por el neocolonialismo, que, ante la debilidad orgánica del Estado español y las actuaciones geoestratégicas del imperialismo en el ámbito norteafricano, ha acelerado la ejecución de su proyecto. Una separación de fronteras que no puede quedarse en el mero acto de la definición negativa, sino que demanda construir una referencia y una dinámica tanto social como política inequívocamente independientes. Ha llegado la hora de que las fuerzas populares concentren sus luchas en torno a un programa estratégico común, que, cuando menos, debería contemplar cinco aspectos cardinales. He aquí una propuesta al respecto.

 

Independencia

 

Sólo desde la recuperación de una plena soberanía política, el pueblo canario podrá asumir el control de su devenir histórico que le fue expropiado por el colonialismo y desarrollar todas sus capacidades sociales, económicas y culturales. Tal realización nacional demanda la constitución de un Estado propio e independiente de cualquier tutela extranjera, sin menoscabo de las relaciones de amistad, solidaridad y colaboración que se puedan establecer con otros pueblos, naciones y estados.

 

Por tanto, las clases trabajadoras canarias han de ofrecer al conjunto de la sociedad un proyecto de construcción y emancipación nacionales, opuesto por completo no sólo a la dominación colonial sino a cualquier solución neocolonial que patrocine el imperialismo por sí mismo o a través de la burguesía subnacionalista, cuya única aspiración consiste en perpetuar su posición hegemónica en la administración política del capital que opera en Canarias.

 

Economía social

 

Canarias posee potencialidades objetivas cuyo desenvolvimiento se encuentra hoy bloqueado y/o secuestrado por la dinámica predatoria y especulativa del capitalismo colonial. La satisfacción de las necesidades sociales debe constituir el principal horizonte de un modelo económico que promueva la superación del actual régimen de explotación, devolviendo al pueblo canario el control sobre todos sus recursos, capacidades y acciones. Para la consecución de esa mayor independencia económica, es imperativo favorecer condiciones y dinámicas sustentables, reorientar las actividades hoy extravertidas, fomentar la recuperación de sectores y estrategias productivos, así como impulsar una digna y equitativa redistribución de la renta social.

 

Soberanía popular

 

El sistema medieval de exacciones serviles y la organización caciquil de la vida económica y política que instauró el colonialismo acaso representaron solamente la profundización de unas condiciones que despuntaban ya de forma embrionaria en las comunidades nativas, caracterizadas por una socialización gregaria del ser humano y ordenadas por principios de autoridad y jerarquía, apenas matizados por una propiedad colectiva de los medios de producción y mecanismos electivos para la legitimación del poder.

 

No obstante, en ambas fases históricas, a pesar de la temprana implicación de la nueva economía colonial en los circuitos internacionales del capitalismo, con su sistemática extracción de excedentes destinados hacia el exterior, aquellas actividades tenían todavía una realización productiva no sólo en un plano material sino también simbólico o psicológico.

 

Pero el ajuste capitalista de este régimen de dominación, que arranca en el último tercio del siglo XIX, selló una doble expropiación: tanto la asalarización de la población trabajadora como la democracia representativa han consumado una enajenación determinante de las capacidades autónomas del pueblo canario, obligado a concurrir al mercado político y económico en condiciones de absoluta inferioridad respecto a las clases detentadoras de todos los poderes de la sociedad.

 

Por eso, la insoslayable transformación social que facilite la plena emancipación del pueblo trabajador y la constitución de una organización sociopolítica más justa debe activar de manera urgente y permanente una democracia directa y participativa como ejercicio inmediato de la soberanía popular.

 

Internacionalismo

 

El Archipiélago, incorporado por la expansión atlántica europea al desenvolvimiento imperialista del capitalismo desde el siglo XVI, se distingue por una especialización colonial de su privilegiada situación geográfica como plataforma militar y nudo de comunicaciones e intercambios internacionales. La aparición de materias primas muy importantes en aguas isleñas y la pugna entre las potencias capitalistas (EEUU, China y Europa) para hacerse con el control de las economías africanas están revalorizando esta posición geoestratégica en las últimas décadas, hasta el punto de haberse activado ya un proyecto de reformulación neocolonial del estatuto político de las Islas.

 

Pero ni la explotación material ni el belicismo que la substenta pueden constituir otra cosa para Canarias que la acentuación de su actual régimen de dependencia. Y aunque ninguna política exterior podrá ignorar esta realidad, una estrategia de neutralidad, paz y cooperación con los pueblos y gobiernos del área ha de contribuir a generar un escenario de relaciones internacionales más seguro y mutuamente beneficioso.

 

En esta dirección se ha de entender las acciones de solidaridad internacional que ponga en práctica el movimiento popular de liberación, como expresión concreta de la lucha contra la negación de los derechos nacionales, así como contra la explotación económica y social que todavía sufren numerosas personas y sociedades del planeta.

 

Soberanía cultural

 

El desenvolvimiento en libertad de la población amaziq que habitó las Islas por primera vez se vio truncado con la agresión colonial europea desplegada durante los siglos XIV y XV. A partir de esa compulsión ideológica y militar, pero también económica y política, determinante en la pérdida del control sobre la reproducción de sus condiciones materiales y simbólicas de existencia, la personalidad nativa fue diluyéndose de manera paulatina en un mestizaje peculiar. Al mismo tiempo que emergía una nueva realidad social, dominada por un régimen de servidumbre interior y de extraversión mercantil, la emigración hacia el continente americano abrió también otro temprano flujo de crecimiento humano, económico y cultural para el Archipiélago. Pese a todo, los modos de vida tradicionales, donde la impronta indígena se acomodó a la transculturación impuesta por el colonialismo europeo, mantuvieron su latencia hasta la definitiva irrupción del capitalismo en las relaciones de producción agrarias en el último tercio del siglo XIX. No obstante, sólo la terciarización de la economía isleña que promovió la política desarrollista del franquismo ha instaurado un cambio verdaderamente radical en la estructura y las mentalidades socioeconómicas: el desmantelamiento de la cultura productiva y la hegemonía de una concepción especulativa, factor desencadenante de una expansión depredadora del capitalismo colonial.

 

Detener este proceso de descomposición cultural y favorecer una convivencia equilibrada de todas las tradiciones que integran hoy la canariedad (indígena, europea y americana), requiere una redefinición de la personalidad histórica insular en sintonía con los retos planteados a la humanidad en el siglo XXI. Además de considerar la realidad multiétnica y pluricultutral de la sociedad y el mundo actuales, esta regeneración sólo será posible desde la dinamización de estrategias culturales, científicas y pedagógicas tan críticas como democráticas. Críticas para impugnar la alienación material e intelectual que patrocina el capitalismo colonial en todos los órdenes de la vida. Y democráticas para superar esa dependencia desde el respeto y la dignificación de los mejores valores cultivados en las sucesivas personalidades históricas que han configurado la identidad canaria, pero también integrando las necesidades e intereses del presente.

 

Unas bases ideológicas, en suma, para un proyecto político cuya constitución orgánica se obliga a concitar la mayor confluencia social posible. Y un medio para ello sería convertir en comités de liberación cada agrupación sectorial, cada nuevo núcleo de oposición y transformación social. Así, concebidos para formar y ejecutar la voluntad de cambio de las clases trabajadoras, estos comités de liberación darían expresión concreta a un imprescindible poder popular emergente.

 

 

 

 

 

 

¿Independencia, Descolonización o Independencia y Descolonización?

Teórica o conceptualmente La Independencia es el resultado político de un proceso de afirmación nacional de los habitantes de un país cualquiera, es decir el acto de rebeldía y dignidad con que estos acaban con toda sumisión política por parte de extraños. Por el contrario, la Descolonización vendría a ser ese mismo resultado, pero a causa de un proceso político tutelado por el Comité de Descolonización de la ONU (Organización de Naciones Unidas), donde como saben, el mayor colonialista de Oriente Próximo, el estado sionista de Israel está presente, lo que significa que si antes este organismo carecía de confianza, ahora más...)

 

Pero la realidad cotidiana de las cosas, hace que los conceptos sean algo bastante distintos a lo antes dicho, ya que aunque de forma nominal la mayoría de las ex colonias cumplen dichos requisitos (Teóricamente), sus realidades cotidianas distan bastante de la teoría. Vemos pues estados títeres de otros más poderosos que de hecho han sido absorbidos política y económicamente, negándoles toda decisión importante sobre sus vidas y viviendo a costa de sus haciendas, sea cual sea el modo en que alcanzaron su supuesta independencia, por sí mismos o por la mano tutelar de la ONU. Esta situación nos dice que estamos ante casos de Imperialismo (Capitalista) y Neocolonialismo, por lo que se nos plantea la evidencia de que no han desaparecido las causas que motivaron el Colonialismo y solo han cambiado los métodos de dominación, el maquillaje con que se ha disfrazado para seguir exprimiendo los Recursos Naturales y a las gentes de sus primitivas colonias, esta vez por medio de las “privatizaciones de los Recursos Naturales de un país y sus Sectores Estratégicos”, cuando no el cobro directo de impuestos con cualquier excusa mediante el correspondiente “pienso a las clases dirigentes” de cada lugar (Recientemente supimos que Francia cobre una parte del PIB de algunas de sus ex colonias africanas por ejemplo) Luego, aunque hayan cambiado las “formas y los ropajes de cada actor” el resultado final siguen siendo la dominación política y el expolio de las haciendas de los habitantes de un país o Territorio, cualquiera que sea su situación política teórica.

 

Canarias, cuando alcance su Independencia política y se constituya en País Independiente, estaría sujeta a esta misma dinamica antes descrita si nos atuviéramos a hacer las cosas como se han hecho hasta ahora, por lo que debemos tener claro que debemos “innovar políticamente”. Debemos por tanto hacer un ejercicio de análisis y madurez política en nuestra actuación futura, en fijar los objetivos y diseñar las estrategias necesarias para evitar las trampas del colonialismo.

 

Tras este análisis somero, para nosotros deben aplicarse ambos términos dotados de un significado distinto al antes expuesto. Debemos realizar el acto político de independizarnos, por nuestros medios propios mediante la movilización de la mayoría social de nuestro pueblo, porque si eligiéramos la vía exterior de la ONU, además de los peligros inherentes a ese organismo corrupto e inoperante (A la vista de la realidad actual antes dicha), actualmente la mayoría de esa “mayoría social” lo entendería  como una imposición de grupos minoritarios (Algo que es así) y podríamos estar ante el germen de fracturas sociales que podrían derivar tanto en conflictos o guerras civiles como en la fragmentación del país canario. Luego es preciso movilizar a la mayoría del pueblo canario mediante la concienciación de su condición de Clase Obrera oprimida, tutelarla y dirigirla hacia la consecución de mejoras socioeconómicas hasta que ese proceso entre en contradicción con el Régimen Colonial y se le caiga la venda que decía nuestro Prócer Secundino Delgado.

 

Pero también debemos realizar el acto político de Descolonizarnos. Es decir, tenemos que revertir las “Relaciones de Dominación “(Política, económica, cultural, social, etc.) y transformarlas en “Relaciones Paritarias o de Igualdad”, o en otras palabras “de tú a tú en relaciones de igualdad reciproca”. Esto no significa romper relaciones, nuestro popular “cruz y raya para toda la batalla...” Sería injusto y contraproducente, pues inevitablemente no nos quedaría más remedio que continuar “llevándonos” con la metrópoli, pues por ejemplo, nuestra gente ha cotizado a la (In) Seguridad Social española y deben recibir sus Pensiones y nosotros debemos velar para que así sea a pesar de nuestro orgullo y sentimientos personales. Es justo que las reciban porque son suyas. Pero además, aquellos países y gentes pueden ofrecernos cosas que nos puedan interesar (Para lo que habrá que relacionarse con ellos en plano de igualdad) por mucho que nos desagrade la “clase política española”.

 

“Afirmando nuestra decisión política de Libertad, siendo Soberanos Alimentaria y Energéticamente, podemos conseguir que cualquier interlocutor internacional (País, países) tenga que relacionarse con nosotros en plano de igualdad recíproca.”

 

 

 

Desde la Vieja Fortaleza, Rukaden Ait Anaga.

 

2 Febrero 2017.

 

 

 

Canarias, se disparan las listas de espera

Según datos del último semestre de la Consejería de Sanidad publicados en la web del Servicio canario de Salud,un total de 32.961 pacientes esperan en Canarias por una intervención quirúrgica, un 5,3% más que en diciembre de 2015, un aumento considerable, pero no tanto como el 11,2% que ha aumentado el número de canarios que están pendientes de ser atendidos por un especialista.

 


En total, en Canarias hay 32.961 personas esperando por una intervención quirúrgica y  25.437 lo hacen para ser atendidos por un médico especialista, 2.833 más que en diciembre de 2015.

 


Llama especialmente la atención el incremento de más de un 38,8% en la lista de espera para rehabilitación, pues entre el 1 de diciembre de 2015 y 30 de junio de 2016 ha aumentado en casi 2.000 pacientes. El hospital Doctor Negrín de Gran Canaria es el que suma más pacientes (2.439) tiene en espera para recibir rehabilitación, cerca de la mitad del total.

 


Otra de las especialidades con mayor demanda es la de dermatología, donde hay 1.075 pacientes más que en diciembre pasado en la lista. En total hay 4.535 pacientes pendientes de este especialista.

 


Sanidad incorporó por primera vez en junio de 2015 las pruebas diagnósticas complementarias  en las listas de espera oficiales, sumándose de golpe 36.716 pacientes al cómputo global.
A día de hoy, si se sumaran las tres listas (quirúrgica, de especialidad médica y diagnósticas) habría en Canarias 91.816 personas en espera de médico, de una operación o de una prueba, aunque lo cierto es que esa cifra se rebaja sustancialmente si se tiene en cuenta que una misma persona puede estar en dos o en las tres listas.  

 

 

 

Agencias/Prensa

 

Canarias: Sus Puertos Francos y el R.E.F.

x Rafael Delgado Perera

Hay dos temas que han estado en el candelero en los casi dos últimos siglos en Canarias: por un lado el alienante Pleito Insular (1808) y por el otro, repleto de tópicos, los Puertos Francos (1852), éstos hoy día, sustituidos por el REF, dos ejes, entre otros, sobre los que se ha sustentado el poder colonial.

 

En esta ocasión me ocuparé de los Puertos Francos, de los cuales sabemos que la idea inicial fue del científico naturalista y antropólogo francés Sabino Berthelot, idea más que probable recogida de los debates y corrientes de opinión que tuvieron lugar en Francia a partir de 1814 sobre el proteccionismo, el comercio libre y puertos francos y la asunción de la teoría del escocés Adam Smith (1723-1790), que sobre la libertad comercial dejó dicho "debe suprimirse todo lo que encarece el consumo", o sea un ataque directo a los aranceles aduaneros. Sabino Berthelot tuvo su etapa de Cónsul de Francia en el archipiélago en 1847 cuando fue nombrado agente consular interino en Santa Cruz de Tenerife, y posteriormente cónsul de primera, en 1874.

 

La idea de la creación de los puertos francos sería trasladada a las autoridades coloniales, siendo el principal promotor de los mismos Cristóbal del Castillo y Manrique de Lara (1818-1871), que fue Alcalde de Las Palmas en 1858 y 1860- 61, perteneciente a la nobleza y oligarquía canaria, junto a su hermano y a otros relevantes personajes de la política colonial isleña de la época, los llamados Patricios. Es a él a quien se atribuye el preámbulo de la Ley de Puertos Francos, promulgada por Juan Bravo Murillo el 11 de julio de 1852, que por cierto, no estuvo nunca en Canarias, A este respecto hay que decir que el abogado y empresario canario Bernardino Correa Viera (1906-1972), conocedor y defensor a ultranza del puerto franquismo, investigó la documentación y papeles pertenecientes a Cristóbal del Castillo, depositados en el Museo Canario, en la creencia de que también fuese el artífice del articulado o por lo menos de algunos apuntes sobre el mismo. No fue así, ya que parte de sus documentos, al parecer, no llegaron al citado museo.

 

Haciendo un paréntesis, me referiré a Bernardino Correa Viera, que en un artículo publicado en la revista financiera del Banco de Vizcaya en 1950, titulado "Valor de la situación geográfica", al finalizar el mismo decía "...A este propósito yo me permito sugerir que a fin de romper con los entorpecimientos que las vicisitudes monetarias han puesto en nuestro uso y disfrute de los Puertos Francos, debe llegarse, si así lo aconsejan las circunstancias después de un profundo estudio de economía monetaria, hasta crear el signo monetario de Canarias, que funcione con su trabazón con toda la economía....". Esto lo llegó a dejar por escrito en pleno franquismo. Hoy en "plena democracia" en Canarias el euro… y los depósitos de los ahorradores canarios depositados en las Cajas de Ahorros los hicieron volar hacia Madrid, sin que nadie alzara la voz -entre ellos los "afamados" escribidores y gasta tinta-, ni aparezca tampoco nadie, como culpable de tamaña tropelía.

 

En su día, los puertos francos constituían una herramienta importante como incentivo fiscal para el comercio, tanto con las islas como desde las islas. Las razones utilizadas por los defensores del llamado "puerto franquismo" o "librecambismo" para demandar un sistema impositivo distinto al sistema arancelario imperante en la metrópoli, se fundaban en la realidad de que la economía canaria, históricamente, nunca fue complementaria de las economías de la metrópoli, y sus plazas de negocios estaban en Londres y Amberes.

 

Añado un inciso como mera curiosidad: el Diario de Las Palmas de fecha 1 de marzo de 1899 daba a conocer la noticia siguiente, "Sabemos que de Madrid se han pedido a esta plaza muestras de plátanos con objeto de dar a conocer dicha fruta en aquella capital y entablar negociaciones con los propietarios y exportadores de este fruto".

 

¿Pero el auge de la economía canaria después de la promulgación de los Puertos Francos se debió sólo a estos?. La respuesta evidentemente no es fácil, puesto que, por un lado, la pobreza, el analfabetismo y su correlato la emigración, continuaban haciendo estragos, ya que las variables en juego son múltiples, situación estratégica del archipiélago, el auge del tráfico marítimo, la creación y aparición de empresas portuarias de todo tipo, a impulso de los ingleses, y a que en aquellos años comenzaba la desaparición de las exportaciones del vino y la barrilla y aparecía, pujante, la exportación de la cochinilla y que por el precio que se pagaba fue llamada el "oro rojo de Canarias" y después, ya en el período 1881-1885 empezaría el plátano y en el siguiente quinquenio el tomate. Evidentemente los Puertos Francos facilitaron el auge del comercio, pero para que éste florezca tiene que haber producción y esto último existía solo de la mano de la agricultura.

 

Con fecha 6 de marzo de 1900, se daría a conocer el 20 de mismo mes, se publica la "Ley Confirmando la Declaración de Puertos Francos hecha a favor de los de las Islas Canarias", en cuyo artículo 9º y siguientes, se faculta el arriendo mediante subasta y canon la gestión de la recaudación de los arbitrios, a excepción de los reservados por el Estado, fue adjudicada a la "Asociación Arrendataria de los Puertos Francos", feudo político del caciquismo, con su vertiente del "pleito insular" en su versión comercial, y que tendría una vida convulsa y azarosa, con nuevos arriendos incluidos. La primera adjudicación sería concedida a D. Luis Vandervalle (sic), en marzo de 1900 por 2.000.000 de pesetas anuales, constituyéndose posteriormente como sociedad anónima, dos años después rescindido el contrato y concedido a la Asociación Gremial (compuesta por comerciantes, industriales y cosecheros-propietarios) de Puertos Francos (Real Decreto de 2 de julio de 1902). Estas asociaciones durante casi cinco años estuvieron encargadas de las recaudaciones de los arbitrios. Estas compañías estuvieron apoyadas en todo momento por el cacique Fernando León y Castillo. El Estado Español a finales del siglo XIX y comienzo del XX, utilizaba todos los mecanismos en sus manos para recaudar fondos con que poder llenar sus vacías arcas públicas y de hecho la Ley de 1900 no pretendía otra cosa...

 

Llegado a este punto y para abreviar, se llegaría al año 1972, fenecido prácticamente los Puertos Francos, cuando militantes del Partido Comunista de España y el Partido Socialista Obrero Español, mayormente, conformarían el Régimen Económico Fiscal de Canarias, el conocido como REF, de escaso o testimonial contenido social, que se convierte en la Ley 30/1972, para a renglón seguido y con el objeto de conciliar los aspectos fiscales con la UE, se consolida de nuevo como Ley 20/1991 y posteriormente en 1994 al introducirse algunas modificaciones impositivas, la Zona Especial Canaria (ZEC) y la reprobada RIC (Reserva para Inversiones en Canarias), sobre la que los entonces reconvertidos “eurocomunistas” alardeaban de sus innegables beneficios, se convierte en la Ley 19/1994.

 

Con el instrumento de la RIC en la mano, un pequeño paraíso fiscal diseñado para los empresarios y comerciantes que operan en el archipiélago, la metrópoli afianzaría la sumisión de la colonia en manos de la oligarquía empresarial y comercial y partidos políticos españoles o seudocanarios, ya de por sí sujetada por un Estatuto de Autonomía, impuesto e inservible, además de meter a Canarias, por la fuerza, en la Unión Europea, y, para mas escarnio, como Región Ultraperiférica (RUP), a pesar de la oposición de la mayor parte del empresariado canario englobado en el sector secundario, que se decantaba por el Protocolo II.

 

A partir de 1992 se empezó a hablar de la "estafa europea" con el problema agrario sobre la mesa (plátano y tomate), por la no inclusión del plátano en el Gatt y la producción del tomate.

 

Llegados a este punto, retomo, asumo y transcribo lo que escribiese Pablo Ródenas en 1979 "...La geografía hace de Canarias una unidad territorial integrado en el marco geopolítico y económico africano. Más aún, la concesión de los Puertos Francos y los sistemas fiscales para Canarias supone, según  esta concepción, el reconocimiento de la especificidad canaria. Ello no supuso la extinción del colonialismo, como según se dice afirman los regionalistas, sino una profundización de la dominación económica de España sobre Canarias...."

 

Por cuanto queda dicho, tanto los Puertos Francos como el REF, éste más que aquel, es el mejor mecanismo que ha dispuesto España y sus servidores en la colonia, para el sometimiento de nuestro Archipiélago, tanto en lo político como en lo social y económico.

Bibliografía:

 

-Guimerá Peraza, M. - los Puertos Francos en Canarias en el siglo XIX - Textos Federación de comercio de Tenerife (Fedeco), 1989

 

-Smith, Adam -La riqueza de las naciones - Edición de C. Rodríguez Braun- - Madrid: Alianza Editorial - 1994 (1776)

 

-Banco de Vizcaya, Revista Financiera,-Homenaje a la economía canaria- número 76, Bilbao , 1950- Bernardino Correa Viera, páginas 27 y 28

 

-Manuel María Gutiérrez - Comercio libre o funesta teoría de la libertad económica absoluta - Madrid, 1834

 

-Ley Real Decreto y Reglamento de los puertos de las Islas Canarias - Diputación Provincial de Canarias - Madrid- 1900

 

-Documentación social - Revista de Estudios sociales y sociología aplicada- Dedicada a: Regiones, Autonomías y Nacionalidades-Editada por Cáritas Españolas - Núm. 45 -Octubre-Diciembre 1981 - Alberto Galván Tudela - páginas 181-197

 

-Periódicos diversos tanto canarios como españoles: Boletín Oficial de Canarias, Gaceta de Madrid, La Opinión (Tenerife), El Tiempo (Tenerife), El Progreso (Tenerife), El Obrero (Tenerife), El Progreso de Canarias (Tenerife), Unión Conservadora (Tenerife), Diario de Tenerife, Diario de Las Palmas, Las Canarias (Madrid).

 

 

30.557 personas esperan por una operación en Canarias

 

A 30 de Junio 30.557 personas permanecían en la lista de espera quirúrgica del Servicio Canario de Salud con una demora media de 179,57 días. 11.104 de ellos llevaban más de seis meses. Traumatología y Ortopedia lideraba el listado de especialidades.

 

 

Los dos hospitales tinerfeños, el HospitalUniversitario de Canarias (HUC)y el Universitario de La Candelaria encabezan las más elevada lista de espera estructural de los centros públicos canarios, con 9.606 y 5.986 personas en espera, respectivamente, y seguidos de los dos grancanarios , y por este orden, el hospital Universitario Insular de Gran Canaria, con 5.147 usuarios y el de Gran Canaria Doctor Negrín, 5.137 pacientes. Sin embargo, la mayor demora media para cirugía se encuentra en los hospitales orientales, en Insular, 209,67 días, y en el DoctorNegrín, 205,32  días.

 

 

Por otro lado, también a finales de Junio, la espera de menos de seis meses mayor se presentaba en los dos hospitales tinerfeños, en el HUC ascendía a 5.952 personas y en La Candelaria a 4.136 paciente, según la Consejería de Sanidad.

El 51% de los parados canarios no cobra ningún tipo de prestación

 

El 51%, de los desempleados inscritos en el Servicio Canario de Empleo,  no cobra prestación ni subsidio alguno por su condición de desempleados.

Las cifras de beneficiarios de la protección pública por desempleo correspondientes al mes de Julio que se han conocido hoy, indican que sólo noventa y seis mil ciento setenta y cuatro desempleados cobran algún tipo de prestación o subsidio mientras que ciento treinta y cinco ochocientos noventa y cinco desempleados no tienen ningún tipo de prestación.

De esos discursos de que ha pasado la crisis, nada. La mayoría de la población canaria sigue sufriendo la crisis: el paro es elevado, las prestaciones sociales se recortan y se ponen todas las dificultades para acceder a ese derecho, y los trabajadores/as pierden poder adquisitivo a pasos agigantados. La pobreza no frena… el objetivo es claro: seguir empobreciendo a la mayoría de la población y beneficiar a unos pocos, la elite económica a la que los líderes del tripartito (PP-PSOE-CC) rinden pleitesía…. a los multimillonarios españoles y canarios que han incrementado su riqueza un 40% desde el estallido de la crisis.

Se sigue precarizando la contratación a pesar de los excelentes resultados del sector turístico, sólo en el mes de Julio se firmaron más de sesenta y seis mil  contratos en precario.

En función de los datos disponibles a través de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE (instituto Nacional de Estadística) y la Encuesta de Ingresos y condiciones de Vida de los hogares canarios del ISTAC( Instituto Canario de Estadística), se puede afirmar sin ningún genero de duda que la renta media por hogar en Canarias es un 10% inferior al resto del Estado español.

El 22% de los hogares canarios dispone de una renta anual inferior a los 9.000€ y un 38,6% dispone de una renta anual por debajo de los 14.000€.

La tasa de pobreza en el año 2004 fue del 24,1%, en la actualidad supera el 30%... y cerca del 66% de los hogares canarios tienen graves dificultades para llegar a fin de mes.

… y esta es la realidad amarga para decenas de miles de trabajadores/as de Canarias: sube un 16% el número de pobres durante la crisis y se agravan las diferencias sociales y las familias canarias disminuyen su gasto en alimentación…

 

Unidad del Pueblo

Canarias, 2 de Agosto 2016

‘El Fuerte’ no necesita militares, Canarias no necesita a la OTAN

x Alejandro Hernández Torres

 

 

 

 

Probablemente en 2016 asistiremos a un acto de enorme trascendencia para La Palma y Canarias: ‘La Izada de la bandera de la OTAN (Alianza del Atlántico Norte o North Atlantic Treaty Organization, para irnos acostumbrando) en el Acuartelamiento de ‘El Fuerte’, en el municipio de Breña Baja.

 

En el actual mundo globalizado, lamentablemente, la cultura bélica sigue arraigada en nuestra sociedad con más fuerza que las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki lanzadas hace 70 años por el ejército de E.E.U.U., datos objetivos confirman este hecho como son que en España el Ministerio de Defensa es el que tiene mayor presupuesto, y que el ‘negocio’ armamentístico (o de la muerte), legal e ilegal, es junto al tráfico de drogas y de seres humanos de lo más rentables en términos económicos.

 

A nivel mundial el gasto militar de la OTAN, representa un 70 %,y es la mayor alianza militar con cerca de 30 países integrantes y otros en diálogo para adherirse, eso sí, bajo la hegemonía de E.E.U.U.

 

Dado que la U.R.S.S. ya no existe, ahora el claro objetivo es África y Oriente Próximo, y Canarias, posee una situación geoestratégica y política única para continuar con la ‘influencia de los yankees’ y aliados.

 

Si alguien todavía cree que la presencia militar en Canarias es algo positivo, probablemente este mal informado, pues simplemente analizando la historia, no faltan ejemplos, tanto desde los tiempos en que Franco fuera Capitán de Canarias o las recientes maniobras en las aguas, o en zonas de islas como Fuerteventura, declaradas ‘de interés para la defensa nacional’, la población y el medioambiente se han visto afectados negativamente en menor o mayor grado.

 

Regresando al tema de ‘El Fuerte’, que los actuales gobernantes pretenden que sirva de Centro de Instrucción de Tropas de la OTAN, pues las españolas se retiraron en junio del año pasado llevándose ‘su’ bandera rojigualda, y ahora mismo solamente quedan algunos oficiales y soldados que ‘matan’ el tiempo jugando al tenis, paseando o participando como invitados en actos institucionales, como procesiones, a la espera de otra visita de los miembros de las Fuerzas Armadas de ‘U.S.A.’ para ‘atar cabos’.

 

 

 

¿Hay alternativa?

 

Claro que la hay, primero se debe recordar que el referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN celebrado el miércoles 12 de marzo de 1986, (pertenecía a la OTAN desde el 30 de mayo de 1982) en Canarias triunfó el “NO”, por lo tanto hay una legitimidad suficiente para iniciar un movimiento ciudadano contra este “disparate”(calificación usada por D. Paulino Rivero Baute, en abril del año pasado)

 

También se debe recordar que este año habrá Elecciones Generales, aunque lamentablemente, los dos partidos con mayor intención de voto, según las encuestas, están a favor de que Canarias sea la nueva base logística para las misiones de la OTAN, pues ya se instruyen in situ, tropas de los ejércitos de Marruecos y Mauritania.

 

Sería interesante conocer la postura oficial de las distintas administraciones públicas y sus representantes, y sobre todo la del pueblo canario, pues en mi modesta opinión, si el Ministerio de Defensa cede al uso civil estas instalaciones, sería todo un revulsivo para la isla, pudiendo albergar las mismas distintos usos a determinar, algunas ideas al respecto son:

 

Una Universidad con algunas facultades de estudios presenciales por ejemplo Agroecología, Ciencias Ambientales, Ingeniería de Montes,…Nuevas Tecnologías, Energías Renovables, Informática; podría albergar incluso el famoso Parque Tecnológico, ahorrando miles de euros públicos en la construcción de más edificaciones, podría albergar un museo”(de La Guerra Civil Española) o salas de exposición, de sede-vivero de empresas, o acoger a las diversas asociaciones, ONGs, un Hotel-Escuela, un comedor social y alberge para personas sin techo, de centro de entrenamiento para algunos deportes, incluso de alto rendimiento,…incluso de otros usos, que aunque personalmente no considero prioritarios pueden plantearse, como servir de dependencias de la Guardia Civil o la Policía Canaria,…la zona tiene un enorme futuro lejos de lo militar, pudiéndose rehabilitar las viviendas adyacentes, la propia Playa de Los Guinchos (dónde espero que vuelen algún día las águilas pescadoras).

 

Ello sumado, a que en un futuro no muy lejano la generación de energía en La Palma sea producida con fuentes renovables, y no se dependa de la actual Central de Unelco-Endesa-Enel, convertiría a la zona en un punto turístico, lúdico y social pionero en la isla.

 

Pero está claro que para que esta utopía sea realidad, la población se debe movilizar, exigiendo que se incluya en los propios planes de ordenación del territorio tanto a insular y local el alternativo uso civil, de lo contrario, el próximo año, veremos al Jefe del Estado Mayor rindiendo pleitesía a la bandera de la OTAN que ondeará mientras se confirma que estamos ‘aplatanados’, y hasta 2.000 soldados al año desfilarán por la isla, y quizás los veamos en el Mc Donald’ s, de maniobras en el Refugio del Pilar o en una postal típica, y seguiremos destinando dinero público para balas, armas…pagando más de 7.000 euros al mes a algún general que veremos asistiendo a la próxima procesión junto al Pendón de La Conquista y a las autoridades locales, mientras una parte de la población sobrevive bajo el umbral de la pobreza, sin trabajo, en una isla sin una actividad diversificada y una verdadera economía al servicio del desarrollo sostenible, y bien común.

 

Un dato más para no perder la perspectiva de a lo que nos enfrentamos, E.E.U.U., país que lidera la OTAN, es el mismo que tiene la Prisión de Guantánamo en Cuba, el que ocultó vuelos secretos e ilegales, con prisioneros que pasaron por Canarias, el que ha realizado escuchas ilegales en medio mundo, el que ha usado drones para asesinar a civiles desarmados incluidos niños,…

 

Yo por mi parte quedo dispuesto a sumarse a esa resistencia ‘utópica’ que soñamos con una Canarias sin militares en ‘El Fuerte’, pero también en ‘Hoya Fría’ o ‘Gando’; a la espera de que los distintos ‘agentes sociales’ organicen realizar alguna acción concreta para alcanzar tal fin.

 

 

 

Alejandro Hernández Torres


Por un territorio sostenible: “Canarias no es un solar”

 

 

El Archipiélago canario, un territorio volcánico que ocupa apenas 600.000 has y cuenta con  cuatro Parques Nacionales, siete Reservas de la Biosfera, más del 42% de su territorio protegido, un patrimonio  histórico-arqueológico único, una  cultura territorial de más de 2000 años de antigüedad, casi 20.000 especies vegetales y animales, el 30% de las cuales son exclusivas de las Islas, y un paisaje singular, reclamo de su principal actividad económica, se enfrenta a la especulación y destrucción de su patrimonio.

 

Durante más de veinte años, desde que asumió las plenas competencias para la ordenación y gestión del territorio, Canarias desarrolló una legislación territorial que buscaba implantar un modelo territorial más cohesionado, próspero y sostenible, para una sociedad y una economía más justas y solidarias.  Este proceso culminó con las Directrices de Ordenación, aprobadas por unanimidad por el Parlamento de Canarias.

 

Sin embargo, tras el estallido de la crisis económico-financiera, el Gobierno de Canarias comenzó a reformular esta legislación a través de leyes parciales, como las de Medidas Urgentes y Armonización, que trataban de desregular lo que anteriormente se protegía. En el momento actual, y con el Anteproyecto de Ley del Suelo de Canarias, intenta un cambio radical de dirección para convertir nuestro territorio en mercancía y nuestro futuro en efímeros negocios especulativos.

 

Un territorio sostenible

 

Por eso reclamamos hoy, con más firmeza que nunca, un territorio sostenible para Canarias, basado en sus recursos naturales y culturales como fuente de riqueza endógena. Por eso denunciamos y rechazamos la apuesta neoliberal por reproducir la burbuja inmobiliaria que provocó la crisis y que tanto paro, miseria e injusticia ha generado en la sociedad canaria.

 

Reclamamos el derecho analizar seriamente los problemas que presenta la gestión del territorio canario tras el crecimiento urbanístico y edificatorio acelerado sufrido entre el final del siglo XX y el comienzo del XXI. El análisis y la búsqueda  de soluciones tienen que hacerse de una forma democrática y pausada, aunque sin dilación, con tiempo para fomentar y conseguir la más amplia participación de todos los sectores de la sociedad. Por eso estamos constituyendo esta plataforma, como una herramienta colectiva para facilitar la convergencia y la acción de quienes somos conscientes de que el territorio es nuestro mayor recurso, que pertenece a las generaciones canarias futuras, y que desde esta perspectiva hay que usarlo y conservarlo.

 

Nos negamos a renunciar a un proyecto de país cohesionado, unido y solidario. Necesitamos que la legislación, la política territorial y la ordenación insular y autonómica contribuyan  a la reducción de la creciente desigualdad entre islas, municipios y  ciudadanía. Queremos seguir avanzando en el proceso de cambio hacia un desarrollo más sostenible y en la lucha contra el cambio climático. Creemos en un territorio de mayor calidad, más atractivo, mejor conservado, más productivo y menos vulnerable ante las amenazas del calentamiento global.

 

Sabemos que, para lograrlo, tenemos que impulsar en cada isla sistemas urbanos más equilibrados, que acerquen los servicios a los ciudadanos, faciliten una mayor de calidad de vida y eviten el exceso de movilidad terrestre que caracteriza a nuestro modelo territorial actual. Tenemos que ahorrar suelo, consumiendo menos y reutilizando más y mejor el que ya hemos urbanizado, pero también conservar el patrimonio natural, paisajístico y cultural de nuestras ciudades y campos. Necesitamos ciudades más compactas pero menos congestionadas, más habitables, con mejores servicios y transportes, con mejores y más cercanas zonas verdes, con espacios de mayor calidad, con más posibilidades de desarrollo cívico.

 

Tenemos que compartir la calidad de vida con los habitantes del medio rural, reforzando los servicios de los núcleos urbanos de tamaño pequeño y mediano, evitando la dispersión y el deterioro tanto del paisaje como del suelo agrario. Reivindicamos un suelo rústico centrado en sus potencialidades y su patrimonio, un suelo agrícola protegido como bien colectivo y fuente básica de nuestra soberanía alimentaria, capaz de generar riqueza y empleo y reducir nuestra actual y casi absoluta dependencia del exterior.

 

Tenemos la convicción de que una adecuada legislación y política territorial puede contribuir decisivamente a la creación duradera de empleo de calidad, a un desarrollo económico más sostenido, a una sociedad cada vez más justa, a un territorio cada vez más útil, más hermoso y mejor conservado.  Y no es ese el modelo de territorio, sociedad y economía que pretende el Anteproyecto de Ley del Suelo de Canarias.

 

Un Anteproyecto de Ley insostenible

 

Por el contrario, el Anteproyecto diseña un modelo desintegrado, en el que la parte prevalece sobre el conjunto, en el que los planes municipales configuran la realidad de la isla frente a un planeamiento insular debilitado, y en el que la realidad de las islas configura la del archipiélago, ante la voladura de las competencias, los organismos y el planeamiento ambiental y territorial autonómicos. El resultado será el aumento de la competencia y las desigualdades intermunicipales e interinsulares, al tiempo que la destrucción del sistema de planeamiento, al hacer que lo sectorial prevalezca sobre lo general y las actuaciones excepcionales, aisladas, rápidas e inconexas prevalezcan sobre el planeamiento municipal, insular y autonómico. Un marco normativo abierto, rico en atajos y liderado por administraciones más débiles y vulnerables, que aumentará la inseguridad jurídica y la arbitrariedad.

 

Los procedimientos e instrumentos excepcionales, de poderes casi ilimitados y capaces de colocar rápidamente cualquier uso, de cualquier dimensión, en casi cualquier lugar del archipiélago constituyen, con las competencias, el otro gran vehículo de desigualdad y desorden territorial. Un urbanismo en el que prime el proyecto frente a la planificación dejará de lado a aquellos municipios y a aquellas personas en las que no se considere rentable invertir.

 

El Anteproyecto fomenta el consumo y dispersión ineficientes del suelo urbanizable, para el que fija falsos límites, pese al exceso de oferta  existente. Asimismo, deriva a los planes municipales la decisión discrecional de las urbanizaciones aisladas y declara inextinguible al suelo urbanizable turístico, al exceptuarlo de los plazos y obligaciones impuestas al suelo residencial e industrial. Levanta también, con la derogación de las Directrices, la prohibición de urbanización del litoral aún no utilizado.

 

Consecuencias aún más negativas puede tener la implantación en el suelo rústico, mediante simple licencia municipal, de usos impropios como los recreativos, deportivos o docentes o, mediante una declaración insular de interés social, de viviendas, turismo o equipamientos privados de cualquier tipo. A ello se unen la capacidad de implantar cualquier uso que pueda generar rentas complementarias a las agrarias, y las actuaciones de todo tipo y dimensión que los instrumentos y procedimientos excepcionales pueden llevar al suelo rústico. Además, debilita los núcleos urbanos en el medio rural, al permitir el crecimiento de los asentamientos rurales y agrícolas, y su expansión periférica mediante una  corona de 200 metros de anchura. Las tensiones especulativas que unas y otras medidas pueden provocar en el medio rural canario elevarán todavía más los precios del suelo, poniéndolo fuera del alcance de la actividad agraria y propiciando, en determinados ámbitos, su simple expulsión.

 

Esta pérdida de valores económicos, sociales y culturales del territorio define también la baja calidad del modelo propugnado por el Anteproyecto. En primer lugar, la baja calidad democrática, al convertir la participación ciudadana, que es un derecho en la vigente legislación canaria, en una simple posibilidad, y suprimir el deber de las administraciones públicas de fomentar dicha participación. De ese  desinterés ha sido buena muestra la mezquina actitud adoptada por el Gobierno de Canarias respecto de la información pública de un  Anteproyecto tan importante y complejo como éste, reducida a quince días ampliados en otros quince.

 

En segundo lugar, baja calidad ambiental, al permitir la autoevaluación, por los Ayuntamientos, del impacto ambiental de los planes, además de exonerar y rebajar el alcance de las evaluaciones, y al dedicar al paisaje apenas dos determinaciones formales -un mandato de análisis y un decorativo observatorio-, eliminando las medidas concretas contenidas en las Directrices de Ordenación General y, entre ellas, las de fomento de la reforestación, con fines paisajísticos y de lucha contra la erosión.

 

Y, por último, baja calidad urbana, al reducir la dimensión de los espacios libres de obligada reserva por el planeamiento municipal, al que permite contabilizar como tales las playas urbanas, las áreas recreativas de los espacios protegidos  y las dotaciones locales de zonas verdes, que la actual normativa añade a dicha reserva. A cambio, el Anteproyecto propicia la congestión de las zonas más densas de las ciudades, al considerar que será válida la densidad realmente existente, en caso de superar a la máxima que fija la Ley, y admitiendo incrementarla aún más con la edificación de los suelos vacantes.  Rechazamos una ley de suelo que, al mantener e incrementar densidades brutales sin dotaciones adecuadas de servicios públicos, golpea con especial dureza a los barrios más populares. Por el contrario, exigimos un marco jurídico que potencie unas ciudades más habitables y sostenibles.

 

Por Canarias, territorio sostenible

 

Porque nos negamos a reactivar el viejo y fallido modelo del bloque y el cemento, porque queremos un futuro mejor para el territorio, la sociedad y la economía del archipiélago y porque queremos participar en el diseño y la construcción de ese futuro, hacemos un llamamiento a la sociedad canaria para que se sume a la petición de retirada del Anteproyecto de Ley del Suelo y la apertura de un proceso amplio de auténtica participación ciudadana que defina el marco legal adecuado para conseguir un modelo territorial más duradero, compartido y sostenible.

 

Exigimos garantías ambientales en el planeamiento urbanístico

 

Exigimos protección efectiva del suelo agrícola y rústico

 

Exigimos una ordenación del territorio que luche contra el cambio climático

 

Exigimos reequilibrar el territorio atendiendo a los colectivos más desfavorecidos por la crisis

 

Exigimos una ordenación del territorio de Canarias al servicio del empleo sostenible y de calidad

 

¡No a la ley del suelo!  ¡SI A UNA LEY DEL TERRITORIO SOSTENIBLE!

 

Canarias por un Territorio Sostenible

 

 

Uno de cada tres hogares canarios no tiene dinero para llegar a fin de mes

La tasa de pobreza crece hasta el 28,5 por ciento de la población, según la Encuesta de condiciones de Vida hecha pública por el Instituto Nacional de Estadística

Canarias terminó 2015 con el 28,5 % en riesgo de pobreza, casi un punto más que el año anterior.

 



El año pasado, los ingresos medios de cada residente en las islas crecieron de 8.302 a 8.640 euros a lo largo de todo el ejercicio, una cifra que se sitúa como la quinta más baja del país, unos 800 euros por debajo de la media (10.419 euros por persona al año).

A pesar de ese incremento en los ingresos por persona, la tasa de hogares que reconoce que pasa muchas dificultades para llegar a fin de mes casi se ha duplicado en el último año en Canarias, al pasar del 19,5 % al 34,5 %, la tasa más alta de toda España.

Canarias es también la comunidad autónoma donde más hogares admiten que no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos, el 67,7 % (28 puntos por encima de la media, que está en 39,4 %), aunque esa tasa se redujo ligeramente durante 2015 (tres décimas).

Los hogares canarios figuran, asimismo, a la cabeza del país en dificultades para pagar los gastos asociados a la vivienda, como alquiler, hipoteca, comunidad o recibos de energía: el 18,1 % se ve en esa situación, el doble que la media española (9,4 %).

Y lo mismo ocurre con los hogares que reconocen que no pueden permitirse ni una semana de vacaciones fuera de casa al año: el 57,9 % padece ese problema, 17 puntos por encima de la media (40,6 %).

 


Los datos del INE también reflejan que, en estos momentos, en uno de cada diez hogares de Canarias (10,6 %) no hay capacidad económica
para comer carne, pollo o pescado al menos una vez cada dos días.

 

Canarias....cerca de 112.000 niños, el 29,7% de los menores de 18 años, en situación de pobreza...

 

 


El informe La infancia en Canarias 2012-2013 hace un repaso sobre la situación de los derechos de la infancia en la Comunidad Autónoma de Canarias.

 

 

 

Cualquier medida que se tome en este contexto de crisis debe tener en cuenta su impacto en los niños, así como las consecuencias a largo plazo para toda la sociedad en su conjunto.

 

 

 

Los niños no son los responsables de la crisis actual, pero sufren sus consecuencias de forma tan o más grave que otros colectivos.

 

 

 

En el informe se señala que, según los últimos datos disponibles, cerca de 112.000 niños, el 29,7% de los menores de 18 años, viven en hogares cuyos ingresos están por debajo del umbral de la pobreza a nivel autonómico.

 

 

 

Esta es la primera vez que UNICEF Comité Canarias realiza un informe sobre la situación de los derechos de la infancia en la comunidad. En él se realiza un repaso sobre el marco institucional en el que se sitúan los derechos de los niños y se abordan algunos temas de especial relevancia como la pobreza infantil, la protección, la educación, la salud y la participación de los niños.

 

 

 

Propuestas para un compromiso con la infancia

 

 

 

El informe concluye que preservar los derechos de la infancia requiere, y más en este momento, mejorar la coordinación, la eficacia y la coherencia de las políticas de infancia entre las distintas administraciones.

 

 

 

No tomar las medidas adecuadas puede tener un alto coste individual, social y económico en el futuro.

 

 

 

Por estas razones, UNICEF Comité Canarias propone las siguientes medidas:

 

 

 

Mejorar la calidad, la coordinación, la eficacia y la coherencia de la intervención entre el gobierno central, autonómico, insular y municipal en relación con los niños. Proteger la inversión en la infancia en los ámbitos que plantean desafíos fundamentales como son la lucha contra la pobreza, la salud.

 

 

 

Y es que el umbral de pobreza en Canarias se sitúa en una familia de dos adultos y dos niños con unos ingresos de unos 14.000 euros anuales.

 

 

 

Finalmente subrayan que, garantizar la educación, la protección y que la inversión en infancia sea una prioridad en la elaboración de presupuestos. Elaborar un Plan Autonómico contra la Pobreza Infantil consensuado con todas las fuerzas políticas y sociales que incorpore objetivos específicos y medibles y recursos económicos para su puesta en marcha. Promover el consenso social y político en torno a la educación con especial atención a las medidas necesarias para mejorar el rendimiento escolar y reducir el abandono y el fracaso escolar. Promover la participación infantil y establecer órganos de representación infantil.

 

 

 


Chillida Nóos (I)

por Jesús Giráldez Macía

En febrero de 2009 realizamos varias presentaciones del libro Tindaya: el poder contra el mito en Euskal Herría. Nos sorprendieron tres cosas. En primer lugar el gran conocimiento que tenía una parte de la población sobre un proyecto que se iba a realizar a más de dos mil kilómetros de su territorio. En segundo lugar la actuación de los medios de comunicación tradicionales: fueron a las ruedas de prensa, realizaron entrevistas y las publicaron o emitieron certeramente, sin ningún tipo de censura y sin plegarse a presiones externas. Esto, que no debiera sorprendernos, nos llamó la atención porque sabíamos del funcionamiento de los medios canarios. Un año antes, cuando presentamos el libro en Fuerteventura, el periódico Canarias7 publicó un reportaje muy atinado sobre la defensa de Tindaya como símbolo de nuestra historia y nuestra naturaleza. Alguien, desde el Cabildo de Fuerteventura, ostensiblemente nervioso, llamó a la redacción del periódico. Al día siguiente el mismo periódico publicó dos páginas con opiniones exclusivas de aquellos que quieren destruir la Montaña.

 

Pero si algo nos llamó la atención en aquella gira por tierras vascas fue una situación que se repitió, invariablemente, en todas y cada una de las seis presentaciones que realizamos. Al iniciarse los debates con el público asistente siempre hubo alguien que, matiz abajo, matiz arriba, realizaba la siguiente intervención: Por lo que hemos entendido detrás de la obra de Tindaya hay mucho dinero. Pues lamentamos decirles que si hay mucho dinero allí estarán los Chillida.

 

Chillida Leku

 

En 2011 el museo Chillida Leku, que reunía y exponía una importante parte de la obra del artista Eduardo Chillida, cerró sus puertas. La familia fue incapaz de hacer una gestión eficaz del espacio a pesar de las ingentes cantidades con las que el Gobierno Vasco lo había subvencionado. Se realizaron negociaciones entre el Gobierno y la familia para evitar su cierre. La razón definitiva para que no prosperase el acuerdo fue que el Gobierno Vasco se negó a que, si se subvencionaba o adquiría el museo con dinero público, el control del museo quedara en manos de los Chillida.

 

En aquel momento, nuestro Lehendakari, Mario Cabrera, que no es de Bilbao pero como si lo fuera, le ofreció ipso facto a la familia Chillida traerse el museo a Fuerteventura. Los Chillida no debieron ver negocio en la propuesta -quizás porque saben que el Cabildo majorero es incapaz de gestionar eficazmente sus propios centros de ocio y museos- y declinaron cortésmente la propuesta de nuestro Lehendakari. Había otros negocios más suculentos.

 

¿Cesión gratuita?

 

En enero de 2015 se reúnen, en Madrid, Paulino Rivero, Mario Cabrera (por la parte tonta del encuentro) y dos empresarios (por la parte lista), Gonzalo Calderón representando a Zabalaga Leku (la empresa donde están los ocho hijos de Chillida) y Lorenzo Fernández Ordoñez que representa a su propia empresa, Estudios Guadiana. De esa reunión sale un bochornoso acuerdo: la parte lista del contrato impone sus condiciones y la parte tonta le entrega nuestro patrimonio natural y cultural gratuitamente a la parte lista. A ese acuerdo lo denominaron Cesión gratuita de los derechos de explotación de la obra Montaña de Tindaya. Ya.

 

En esa reunión se acuerda crear una fundación pública, siempre y cuando consideremos pública como animal de compañía. La reunión para crear la fundación tiene lugar en Hernani (no les fuera a salir un sarpullido si la hacían en Canarias) y en ella los Chillida y Fernández Ordóñez imponen sus condiciones: cualquier decisión importante sobre el proyecto -sobre todo en cuestiones económicas- deberá pasar por la Comisión Artística que emitirá informe vinculante sobre: el presupuesto de la obra, las condiciones del contrato de obra y las de su futura explotación comercial y la dirección de la obra (que queda en manos de Fernández Ordóñez).

 

La Comisión Artística está formada por seis personas: dos representan al Gobierno de Canarias, una al Cabildo de Fuerteventura y tres a la empresa de los Chillida. Por si les parecía poco: la presidencia de la Comisión Artística corresponde a los Chillida quienes, en caso de empate, tienen el voto de calidad.

 

Lo que no admitió el Gobierno Vasco, arrodillarse ante una empresa familiar que busca su beneficio económico, lo aceptaron las instituciones canarias. Un nuevo gesto de rendición y un nuevo hito en el vergonzoso camino de sustituir nuestro patrimonio cultural y natural por un parque temático dedicado a la intolerancia y a la especulación.

 

Fuente: La Pejiguera

 

Chillida ¡ñoos! II

por Jesús Giráldez Macía

El prometido proyecto de Chillida tiene un récord mundial: es la (presunta) obra de arte más cara del mundo. Sin haberse movido una sola piedra, sin iniciarse el proyecto, ha costado cerca de 30 millones de euros. De dinero público, del dinero de los habitantes de este archipiélago.

 

Empecemos por aclarar que en el año 2008 Domingo Berriel, entonces consejero de Medio Ambiente y Política Territorial, admitió en sede parlamentaria que se habían gastado 25'7 millones de euros. Desde entonces las instituciones canarias (Gobierno y Cabildo) han seguido sepultando dinero público en el agujero de Chillida. Estos son los principales hitos del robo del siglo.

 

1

 

En diciembre de 1995 se reúnen en Santa Brígida siete altos cargos del Gobierno de Canarias. La reunión durará dos horas. En esas dos horas llegaron al acuerdo de entregarle 1.150 millones de pesetas a las dos empresas – Canterías Arucas y Cabo Verde- que explotaban las canteras de Tindaya. A la primera empresa se le pagó 150 millones y a la segunda 900. Ese dinero se pagó para rescatar las concesiones mineras y así poder hacer la obra de Chillida.

 

El procedimiento normal cuando se quiere hacer una obra pública es acudir a la expropiación. No fue el caso y se llegó a este disparatado acuerdo para favorecer a las empresas. Según los cálculos del PSOE (entonces en la oposición) si se hubiese acudido a la expropiación el precio a pagar no hubiese superado los 20 millones de pesetas.

 

Dos meses antes el banco Central Hispano había encargado a una agencia de detectives un informe sobre la empresa Cabo Verde. El informe emitido constata que la empresa (propiedad de Bittini, amigo de Olarte) tenía 12 embargos y 5 hipotecas. La suma de lo que debía Cabo Verde era de 900 millones de pesetas y estaba al borde de su disolución. La empresa de Bittini fue saneada con el dinero de los canarios gracias a esta increíble maniobra. Tres majoreros participaron de aquella reunión: Miguel Cabrera Cabrera (viceconsejero de Cultura); Domingo Berriel Martínez (viceconsejero de Industria) y Eugenio Cabrera Montelongo (viceconsejero de Medio Ambiente).

 

2

 

Casi un año después el Gobierno de Canarias vuelve a destinar dinero público al agujero de Tindaya. Esta vez fueron 1.960 millones de pesetas para realizar estudios de viabilidad e implantación de la obra de Chillida. Los 1.960 millones se esfumaron en un entramado societario en el que participaba Cabo Verde, FCC y NECSO Entrecanales. No se realizó ningún estudio. Años más tarde el Gobierno de Canarias recurrió a los tribunales buscando el dinero. La justicia dictaminó que el propio Gobierno había participado y fiscalizado el proceso y que, prácticamente, se estaba demandando a si mismo. No se recuperó ni una peseta. Es lo que se conoce como el caso Tindaya.

 

3

 

Año 2005. El Gobierno encarga sondeos geotécnicos a Estudios Guadiana. Recordemos que esta empresa es propiedad de Lorenzo Fernández Ordóñez, ingeniero amigo de los Chillida. No se hace concurso público y se le encarga a dedo a Estudios Guadiana contraviniendo los procedimientos administrativos prescriptivos. Estudios Guadiana es la empresa que va a dirigir el agujero de Chillida. Obviamente los resultados fueron los esperados porque, como es normal, Estudios Guadiana no iba a emitir un informe en contra de los intereses de Estudios Guadiana. Se libraron dos partidas de dinero público para pagarles : una de 1'5 millones de euros y otra de 1'9 millones.

 

4

 

Si suman los anteriores capítulos verán que dan un resultado de 22'1 millones de euros. El resto, hasta llegar a los más que probables 30 millones de euros, nos fueron robados de las formas más singulares: procedimientos judiciales (casi todos perdidos por el Gobierno de Canarias); una maqueta del agujero de Chillida que costó una millonada; participación en exposiciones diversas (ARCO, FITUR, etc); realización de un documental divulgativo de las excelencias del proyecto; se llegó a pagar el pasaje, hospedaje y manutención a decenas de periodistas de los principales periódicos españoles y europeos para que divulgaran el proyecto; arreglo de la Casa Alta de Tindaya para convertirla en centro de interpretación del agujero y, en fin, una cantidad imposible de cuantificar de viajes (y comilonas) de aquí para allá y de allá para aquí de los Chillida, Mario Cabrera y Paulino Rivero para formar la Fundación pública que le entrega nuestro patrimonio a la empresa de los Chillida, Zabalaga Leku.

 

5

 

De un tiempo a esta parte el discurso oficial ha cambiado. El mantra que repiten como loros los representantes institucionales es el que asegura que no se va a gastar ni un euro público más en el proyecto. Mienten. Al mismo tiempo que dicen eso el Cabildo de Fuerteventura acaba de destinar 60 mil euros a la fundación que le han montado a los Chillida. Claro que, viniendo de las cantidades que venían robando, a estos ladrones de guante blanco 60 mil euros no les debe parecer dinero. Pero que le pregunten al 30% de personas desempleadas de la isla o a las miles que viven en ella sin recibir ninguna prestación.

 

Pero siguen mintiendo. Si se quiere seguir adelante con el disparate de profanar Tindaya deben acudir a las expropiaciones. La Montaña sigue siendo privada y para poder agujerearla deben gastarse otra millonada de dinero público. Las expropiaciones costarán, como mínimo, otro millón de euros más de nuestro dinero.

 

6

 

El mantra dice: La obra se sacará a concurso público. La empresa que lo gane pondrá su capital para vaciar la Montaña y se le otorgará una concesión para que explote comercialmente el pretendido monumento y así recupere el dinero.

 

Los ladrones de guante blanco creen que de esta manera arreglan algo. Pero que alguien nos diga dónde está entonces el beneficio para Fuerteventura y Canarias. Es el negocio perfecto: se le entrega nuestro patrimonio a una empresa privada para que se lucre con él. Los socialistas y los nacionalistas canarios ni se han enterado que hay una crisis, que las fórmulas con las que han gestionado el dinero público solo ha deparado corrupción generalizada, beneficios privados, recortes públicos y un territorio plagado de obras fastuosas e innecesarias. Tindaya es el mejor de los ejemplos de su miopía política y de su déficit ético. 

 

Fuente: La Pejiguera

 

 

 


Canarias, ¿guardián de imperialismo en África?

Marco Lojo Jiménez

 

 

“Una Canarias plataforma de la recolonización de África significa constituirse en un sostén geográfico de políticas basadas en la subordinación del desarrollo local a las necesidades del mercado global con la participación residual en los beneficios de los sectores locales que, mediante el control patrimonial de las instituciones públicas, participan en esa intermediación entre lo local y lo global /1.” Una noticia publicada en el periódico El Día de 19 de febrero de 2015 apenas ha producido alguna expectación: “El embajador de EEUU en España se reúne con los principales inversores canarios”. En esta noticia, el embajador estadounidense, Sr. James Costos, afirma que Canarias es "la piedra angular en la estabilidad de los intereses comerciales de EE.UU con África”. A esa reunión, realizada en Presidencia de Gobierno de Canarias, asistieron Paulino Rivero y una pléyade de representantes de grandes empresas de las islas, como recoge la nota de prensa de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife: “el vicepresidente de Binter Canarias, Rodolfo Núñez Ruano, el vicepresidente de Loro Parque, Christopher Kiesssling, el presidente del grupo Domingo Alonso, Sergio Alonso, el presidente del Grupo Ifa y consejero de Lopesan, Santiago de Armas Fariña; el consejero delegado de DISA, Raimundo Baroja Riue, el presidente de Automotor y Grupo Hotelero, Luis Aguiar García, el gerente del Grupo Kalise-Menorquina, Tomás Torres y el director gerente de los Hospitales de San Roque, José Manuel Baltar.” Esta reunión, discreta pero con la mayor pompa institucional, podría parecernos, desde la ingenuidad, positiva en el sentido de un mayor desarrollo económico para Canarias, reflejado en la posibilidad de que empresas canarias puedan desarrollarse en EE UU y en África, así como la posibilidad de que empresas norteamericanas viesen a las islas como un buen lugar de inversión. Pero, esta visión neoliberal, que augura el “derrame de beneficios” a las clases populares y trabajadoras por una mayor liberalización comercial –doctrina del Consenso de Washington repetida hasta la saciedad- no aguanta un mínimo análisis serio. Canarias, “Plataforma Logística Tricontinental” Lanzado por el Presidente del Gobierno de Canarias Adán Martín a comienzos del siglo XXI, merece la pena pararse en el análisis que realizó José Villalba Pérez en el artículo “Canarias, plataforma logística del Atlántico. Un proyecto de poder local y regional”, en que afirmaba que “Los sectores político-empresariales dominantes en las islas “venden” en los foros internacionales a Canarias como la plataforma ideal para las políticas de intervención política y económica en África”. Esta “venta”, ha sido un vector estratégico que se ha sostenido en continuidad bajo los diferentes gobiernos autonómicos y estatales, con el apoyo decidido de actores institucionales, que abarcan desde los diferentes gabinetes de gobierno, pasando por Cámaras de Comercio, Universidades y hasta incluso por la Casa África. Una “venta” que, remontado a dicha época, no puede quedar al margen del análisis de, por un lado, el dominio planificado de EEUU en África en pugna con otros actores dominantes –China, Europa...-, en los últimos tiempos a través del mando de EEUU en África, “Africom” y las bases de la OTAN. Y por otro, la propia configuración geopolítica de las islas, que –esto no es nuevo-, se inserta desde temprano en el circuito capitalista internacional, “necesitando” para el desarrollo de las castas político-económicas dominantes en estas islas –no para el desarrollo de estas islas, no se confunda- de un régimen económico, político y fiscal que permita hacer a esta casta parasitaria del “correveidile” de las castas internacionales al asalto de África, llevándose algún “pellizco. De los vuelos de la CIA a los ataques a Mali No es posible desconectar la estrategia de las grandes potencias por controlar los mercados africanos con la situación geopolítica del Archipiélago. Aunque las castas canarias han desarrollado su sentido de “negocio” independientemente de las alianzas geopolíticas –así, se explicaría el interés empresarial de las islas por atraer inversionistas chinos, europeos o norteamericanos-, qué duda cabe que la pertenencia de Canarias a España y ésta a la Alianza Atlántica (OTAN) ha condicionado que en su aspecto como plataforma “militar”, sea el protagonismo de las diferentes aventuras militares de los norteamericanos el telón de fondo de una colaboración estrecha entre los diferentes actores. Recientemente, el Senado de EEUU ha publicado un volumen de 5 000 páginas de las prácticas de torturas que la CIA infringía a sospechosos de terrorismo (“12 salvajadas de la CIA en el informe sobre torturas", Público, 11 de diciembre de 2014), pero hemos de recordar que tales vuelos sobrevolaron el espacio aéreo del Archipiélago haciendo escalas en los aeropuertos de Los Rodeos y Reina Sofía durante los años 2002 al 2005, como denunció el periodista Daniel Millet en el periódico La Opinión de Tenerife de 22 de diciembre de 2008. No sería, sin embargo, la última vez que Canarias se tiñera de la complicidad de los gobiernos europeo y español con la “guerra contra el terror” con la que se disfraza la guerra por el control de África y sus recursos. En la ponencia inédita realizada en el foro “Migrances”, celebrado en Mali en diciembre de 2013, “Canarias como plataforma de agresión”, se recogen datos como la petición de uso, realizada por EEUU a España en diciembre de 2010, del Puerto de la Luz como puerto de atraque de sus barcos nucleares, para el desarrollo de su estrategia del AFRICOM, según desveló un cable de Wikileaks. En sucesivos años (2011, 2012, 2013), se advierten de las cooperaciones institucionales entre mando español y estadounidense, que desembocarían en la noticia aparecida en el diario La Opinión el 13 de septiembre de 2013 “La Base Aérea de Gando y el Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria servirán como bases de apoyo logístico a la operación militar que están preparando los Estados Unidos y varios países europeos, España entre ellos, para combatir y controlar el auge yihadista en la región del Sahel y, particularmente, en el norte de Malí”. Ni que decir tiene, que en la famosa “guerra contra el yihadismo”, se escondía el interés de Estados Unidos y las potencias europeas por los recursos de Mali: según afirma el geógrafo Manlio Dinucci, en el portal Red Voltaire, “La inmediata colaboración de Estados Unidos y de la Unión Europea, que decidió enviar a Mali especialistas militares a cargo de misiones de entrenamiento y comando, demuestra que la operación se planificó de forma conjunta entre Washington, París, Londres y otras capitales. Las potencias occidentales, cuyas empresas transnacionales rivalizan entre sí tratando de acaparar los mercados y las fuentes de materias primas, se unen sin embargo cuando peligran sus intereses comunes, como los que hoy están peligro en África a causa de las revueltas populares y la competencia china. Mali, uno de los países más pobres del mundo (…), es sin embargo muy rico en materias primas: exporta oro y coltan, pero las ganancias van a los bolsillos de las transnacionales y de la élite local.”

“Canary Islands Hub”: Oportunidades para el negocio Pero sería también un error desligar la visión de Canarias como un “portaaviones militar” en el Atlántico, sin ver su aspecto indisociable de plataforma en la que desarrollar negocio. Como bien afirmaba José Villalba Pérez en el artículo citado, “Los archipiélagos atlánticos, desde su entrada en la historia, sirvieron (…) de instrumentos para una expansión ultramarina de las respectivas metrópolis”. Nuestra casta dependiente, que tal vez no pueda tener el accionar independiente que sí tienen las castas de las potencias dominantes, ofrece multitud de servicios para el bando “recolonizador” africano: desde el portal oficial “Canary Islands Hub”, se oferta a Canarias como “hub”, palabra que designa el “centro que concentra el movimiento de pasajeros y de cargas nacionales, regionales e internacionales en el marco de una red o sistema de transporte”, como nos explica de nuevo José Villalba Pérez. ¿Y cuál razón, además de la cercanía a África, para hacer la escala en Canarias de cara a la conquista de nuevos mercados? En un folleto titulado “Razones para invertir en Canarias”, que se puede encontrar en la propia página web (http://www.canaryislandshub.com/Por...), además del excelente clima, la inversión en I+D+i o su “gobernabilidad”, nos ofrece las dos grandes razones que sellan el destino de las clases populares en las Islas: “el régimen fiscal más ventajoso de Europa” –ahorro de hasta el 90% del Impuesto de Sociedades, tipo impositivo del 4% en dicho impuesto, exenciones en imposiciones indirectas- y “costes laborales relativamente más competitivos que en el resto del territorio español”. De los servicios ofertados por este nodo oficial, se encuentran los servicios “educativos y sanitarios” que ofrece Canarias -¿oportunidad a través de su privatización y concertación?-, así como servicios “offshore” de reparación de buques y… plataformas petrolíferas –pues en el “no al petróleo” del oficialismo, siempre ha habido “oportunidades para el negocio”. La clave es la RIC Nada de lo que se ha escrito hasta ahora cobraría sentido sin uno de las claves del acuerdo entre la casta española, europea o norteamericana con la casta canaria para hacer de Canarias guardián del imperialismo en África: La RIC. La Reserva de Inversiones de Canarias, por la que el empresariado deja de pagar el 90 % del Impuesto de Sociedades, ha sido el instrumento de acumulación por la que, tras agotar el negocio de la construcción en las Islas, atentando contra su paisaje y volviéndola todavía más dependiente –al reducir la superficie de cultivo y pasto, tanto la huella ecológica como la dependencia de los combustibles fósiles para los transportes se eleva-, y tras concentrar el jugoso negocio de infraestructuras suntuarias, portuarias y aeroportuarias contestadas por la población del Archipiélago –contra el Puerto de Arinaga en Gran Canaria, el Puerto de Granadilla en Tenerife, etc.-; ha buscado mercados fuera de las Islas, luchando sus representantes políticos por la posibilidad de su exportación –no contemplada en su génesis, al ligarla a la necesidad de reinversión en Canarias. Llevan razón el análisis contemplado por sucesivos artículos publicados en “Canarias-Semanal” de abril de 2014 a diciembre de ese mismo año –“Definitivamente los fondos de la RIC se invertirán en África”, “El REF subvencionará el desembarco neocolonial en África de la patronal canaria”, “Paulino Rivero "vende" en Washington la plataforma canaria para recolonizar África”-. En ellos se contempla la progresión de la negociación de la RIC para su exportación como capital a África por parte de políticos españoles como el comisario europeo Almunia, a los acuerdos entre Javier Ortiz y el Ministro Cristóbal Montoro, paralelamente a la negociación realizada por Rivero en Miami con empresarios y autoridades estadounidenses para consolidar ese proyecto de la casta canaria, la “plataforma tricontinental”. Una plataforma continental que sólo enriquece a unas pocas empresas canarias, europeas y estadounidenses, a través de la rebaja fiscal, la mano de obra barata y el comercio desigual con una África condenada a emigrar para prosperar… al igual que la población de esta tierra, condenada a una casta evasora y corrupta, hasta que –esperemos que pronto- se la eche del poder.

 

21/02/2015 Notas 1/ José Villaba Pérez, “Canarias, plataforma logística del Atlántico. Un proyecto de poder local y regional” en http://www.lahaine.org/est_espanol....

http://www.lacasademitia.es/articul...

... la realidad de Canarias

 El 35,5%  de la población canaria está en riesgo de exclusión social ( aprox. 750.000 canarios/as).

 

Canarias, dispone de 642 plazas de acogida para personas sin hogar, ocupadas en su totalidad.

 

El 17% de los hogares canarios tienen a todos sus miembros en paro.

 

Canarias encabeza el ranking de ejecuciones hipotecarias (5.047). El Tribunal Constitucional mantiene suspendida la Ley Antidesahucios del Gobierno de Canarias.

 

El 60% del absentismo escolar está vinculado a problemas familiares.

 

5.000 niños/as atendidos en los comedores escolares de verano en los más de 170 colegios que abrieron este año.

 

3 de cada 10 canarios/as en edad de trabajar no pueden hacerlo.

 

3.500 canarios/as se han quedado este año sin percibir la Prestación Canaria de Inserción, que nunca ha llegado a cubrir  a todo el colectivo que puede beneficiarse de ella.

 

12.085 canarios/as dependientes siguen a la espera de recibir las ayudas.

 

47.000 jóvenes canarios ni estudian ni trabajan.

 

242.313 canarios/as están inscritos en el Servicio Canario de Empleo. 129.482 son mujeres.

 

Fuente:FOESSA

            Exclusión y Desarrollo Social en Canarias

            Red Europea de lucha contra la pobreza.

 

 

Exclusión social y pobreza en Canarias

La elevada tasa de exclusión social que hay en Canarias, donde "sólo" el 26 por ciento de la población no tiene indicador alguno de padecerla, no es fruto de la crisis económica sino que es resultado del modelo económico.

Según el VII Informe de FOESSA sobre exclusión y desarrollo social y con datos relativos al año 2013, dos tercios de la población canaria ya estaban en situación de exclusión social antes de que se iniciase la crisis económica en torno a 2007.

Es alarmante que en Canarias unas 603.000 personas estén en situación de exclusión social y muchas dejan de pagar la medicación, algo que afecta a patologías que no matan, como diabetes y colesterol, pero que pueden llevar a la tumba, como dicen los médicos.

 Se constata, según el citado informe,  que Canarias es de las comunidades autónomas en las que hay más riesgo de pobreza y exclusión social, de forma que dos tercios de la población canaria están afectadas por la misma.

Manifiesta que el 10,9 por ciento de la población canaria está en situación de exclusión severa y el 17,6 en moderada, mientras que sólo el 26 por ciento de todos los ciudadanos de las islas, una "estricta minoría", está integrada de forma plena.

El citado informe, insiste en que muchas familias en situación de exclusión social no dan prioridad al pago de medicinas y a la compra de alimentos, sino a gastos que deberían ser secundarios como agua, luz, hipoteca, alquiler, y subraya que la cesta de la compra es muy cara para las personas que están en esta situación.

 

 

Clavijo ( CC-Psoe): una política sin ideas, errada, insostenible, y que generará más pobreza en Canarias

Según los informes anuales emitidos por el Consejo Económico y Social, en 2006, la ocupación en Canarias era de un 88,5%, siendo ésta la tercera comunidad autónoma con mayor tasa de paro (11,7% frente al 8,5% a nivel estatal). En ese año, las ramas de Comercio y Hostelería (75,6% de la población ocupada), Intermediación financiera, actividades inmobiliarias y servicios empresariales y Construcción (ramas relacionadas e interdependientes), concentraron algo más de dos terceras partes de la población ocupada en las islas.

Según Ben Magec – Ecologistas en Acción. “el elevado paro registrado en Canarias en los años de la bonanza económica demuestran que la concentración de la economía en manos de los sectores del turismo y la construcción no solucionan en absoluto el problema del desempleo y la pobreza, ya que incluso en ese momento habría sido importante apostar por otros sectores”.

A partir de 2007, año del inicio de la crisis financiera, la tendencia de la población ocupada en Canarias decreció dado que los sectores que concentraban el empleo cayeron en picado. En el año 2013, la tasa de paro en Canarias era de 33,18%. “A pesar de que esta situación había sido predicha por algunos economistas, y anunciada por colectivos sociales como esta Federación con suficiente antelación, el Gobierno de Canarias no tomó ninguna medida para evitar el elevado riesgo social en el que se encontraba una economía tan vulnerable dado que centraba la mayor parte de su actividad en un monocultivo”.

En el momento presente, en el que paradógicamente el turismo ha alcanzado cuotas históricas tanto en llegadas de visitantes como en el aumento del gasto, el nivel de personas ocupadas en el sector servicios desciende en un 0,06% en 2013 respecto al año 2012 lo que nos situó en términos de contratación a niveles cercanos a los de 2010. Además, las trabajadoras a tiempo parcial han estado creciendo a costa de las de tiempo completo. Canarias padece una tasa de temporalidad de un 32%, mientras que la media del Estado es del 23,9%. Para colmo estas islas, junto con Extremadura, son las regiones con los costes laborales por trabajador y mes más bajos. Canarias fue en el año 2011 la Comunidad Autónoma en la que se percibieron los sueldos brutos más bajos de España.

“Y sin embargo”, declara Ben Magec, “el presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, ha afirmado que el binomio turismo – construcción nunca se va a acabar en Canarias. Es decir, que por él, la economía seguirá basándose en un sector que depreda el territorio y en otro que lo que aporta es salarios reducidos y una mala calidad laboral y, por lo tanto, inseguridad vital”.

Sobre la ocupación del suelo y la construcción de nueva planta, la Federación ecologista recuerda que en las islas de Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote rondan el índice de ocuparicón del 72%. La Palma y El Hierro computan un 41% y un 22,7% respectivamente. “En ningún caso se llega a una cuota inabarcable por parte de la planta alojativa actual, por lo que no se justifica que se permita la construcción de nuevos alojamientos, dado que el territorio es aún más vulnerable que lo que era cuando se aprobó la motaroria turística (tras la construcción desorbitada de los años duros de la burbuja inmobiliaria)”.

“Clavijo, además, apoya sin fisuras la desregulación normativa que iniciaron Domingo Berriel y José Miguel Pérez a través de la Ley de Armonización y otras similares, a fin de evitar problemas al sector de la construcción inmobiliaria y de infraestructuras, y no tiene miramientos en reconocer que, para realizar determinados proyectos, habría que cambiar leyes (territoriales), algo cada vez más tristemente frecuente y que tuvo su obra culmen en la aprobación del nuevo Catálogo de Especies Protegidas de Canarias para hacer el puerto de Granadilla”.

La economía canaria parece, pues, esperar a una nueva respuesta que apueste por la diversificación, y que tengan muy en cuenta la sostenibilidad y la justicia social, advierte Ben Magec. En este sentido, actividades como las científico-técnicas y la administración pública, registraron los mejores comportamientos en el año 2013. Y también se produjo un buen comportamiento de las tasas de ocupación del sector primario, aunque dado que este sector sólo ocupa un escaso 4%, no se notó en los datos globales.

“Y es que resulta muy significativo que un sector que ha funcionado a nivel laboral, como la agricultura, y que cuenta con un amplísimo mercado, no reciba el apoyo que merece por parte de la administración. En Canarias se importa más de un 80% de lo que se consume, y ese 80% es un mercado de cientos de miles de personas a las que se les podría abastecer de productos locales, de mucha más calidad. Y sin embargo, parece que el Gobierno de Canarias no tiene mayor interés en salvar las numerosas trabas estructurales que impiden que este sector salga hacia adelante, y que tienen mucho más que ver con decisiones políticas que con problemas derivados de la insularidad”.

Por último, el Sr. Clavijo, junto con el Ministro José Manuel Soria, apuestan por las plantas regasificadoras que anularán cualquier opción de desarrollo de otro sector sostenible y que podría generar muchísimo empleo, como el de las energías limpias y renovables, dentro de un nuevo modelo energético mucho más justo, sostenible y beneficioso en térmicos económicos.

Está claro que el nuevo Presidente del Gobierno de Canarias aprendió en la escuela de Domingo Berriel y sigue la estela del Ministro Soria, y que ahorra miramientos hacia quienes se preocupan por el estado del medio ambiente. Lo que esta Federación quiere dejar claro es que sus políticas no sólo nos aportarán mayor insostenibilidad y destrucción de nuestro patrimonio natural, también afectarán al bienestar de la población y la economía a medio y largo plazo.

 

Radiografía del “ crecimiento económico”….  la desigualdad, del empobrecimiento y la pobreza en Canarias…

Un total de 15.885 hogares en Canarias sobreviven con un ingresos inferiores a 180 euros mensuales y 94.909 lo hacen con apenas 350 euros, tal y como se desprende de un estudio elaborado por el Instituto Canario de Estadística (Istac).

Según este estudio, que fue realizado en febrero de este año entre más de 536.000 hogares, sólo en la isla de Tenerife 7.374 familias perciben cada mes unos ingresos que no superan los 180 euros, una cifra que en el caso de la isla de Gran Canaria se reduce a 6.582 hogares.

En las islas menores, el primer puesto lo ocupa La Palma, con 885 familias con ingresos mensuales por debajo de los 180 euros. Le siguen Lanzarote, con 688 hogares con rentas inferiores a los 180 euros; Fuerteventura, con 153; El Hierro, con 115, y La Gomera, con 87 hogares con menos de 180 euros mensuales.

De este estudio también se desprende que cerca de 95.000 familias canarias intentan cubrir los gastos de cada mes con unos ingresos que oscilan entre los 180 y los 350 euros. Al igual que ocurriera anteriormente, Tenerife vuelve a estar a la cabeza con 45.143 hogares que perciben menos de 350 euros al mes, seguida muy de cerca por la isla de Gran Canaria, donde 37.760 familias también intentan sobrevivir con estos ingresos.

En La Palma, un total de 5.984 hogares perciben unos ingresos mensuales por debajo de los 350 euros. Por detrás se sitúan Lanzarote, con 2.933 familias; Fuerteventura, con 1.339; La Gomera, con 976, y El Hierro, con 774 familias cuyos ingresos no superan esta cifra.

Teniendo en cuenta los hogares con rentas de entre 600 y 780 euros, en Canarias se estaría hablando de 93.082 familias que intentan llegar a final de mes con estos ingresos. De ellas, 35.219 residen en Tenerife y 41.308 en Gran Canaria.

Si en las islas menores era La Palma la que ocupaba el primer puesto en mayor número de familias con menos ingresos, en esta ocasión es Lanzarote la que se coloca a la cabeza con 6.963 hogares con rentas mensuales que no sobrepasan los 780 euros. Detrás estarían Fuerteventura, con 4.366 familias; La Palma, con 3.622; La Gomera, con 1.071, y El Hierro, con 533 hogares.

 

Canarias, más pobreza y menor asistencia social

más de 800.000 canarios/as en situación de desamparo

En los últimos años las estadísticas han colocado a Canarias como una de las comunidades con mayor índice de pobreza. Sin embargo, la red de servicios y ayudas sociales ha pretendido ir a la par con la situación económica del país desatendiendo a aquellas personas más vulnerables y necesitadas.

Las cifras oficiales reflejan que nuestra comunidad está en la cúspide en la tasa de riesgo de pobreza y al mismo tiempo, adolece de ineficiencia  y escasez de servicios sociales.

Según los datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que  recogen la información aportada por el gobierno autonómico, los cabildos y las entidades locales, Canarias es la cuarta comunidad que menos invierte en servicios sociales, llegando a recortar 32 millones de € anuales en los últimos años. Además, la inversión por habitante también se ha reducido, pasando de 268,06€ por persona en 2011 a 253,12€ en 2013. Estas cifras reflejan que el gasto total en servicios sociales por habitante se aleja de la media estatal que está en 306,9€.

El informe DEC de la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, analizando 30 indicadores como la inversión pública en gastos sociales, cobertura de atención a la dependencia o asistencia domiciliaria, coloca a Canarias como la antepenúltima comunidad en el desarrollo de servicios sociales, convirtiéndola según la Asociación, en una de las peores en este aspecto. El informe revela que nuestro Archipiélago posee un débil sistema de ayudas sociales que se traduce en una mayor desprotección  para aquellos que están necesitados. Si entramos a comparar con el resto de España, los pobres de Canarias se encuentran más desamparados que personas en su misma situación de otras regiones.

Por otra parte, el INE acaba de presentar la Encuesta de Calidad de Vida 2015  y también arroja cifras desoladoras para Canarias, pues es la quinta comunidad  española con mayor tasa de riesgo de pobreza. Los datos reflejan que un 38,8% de la población canaria vive en una situación de desamparo, 9 puntos por encima de la media estatal.

En términos comparativos, en 2009 la tasa se situaba en un 31,8%, de modo que el número de personas que pasan necesidades económicas se ha incrementado un 7%.

¿ A quien pretenden engañar ?

La Reserva para Inversiones en Canarias (R.I.C.), es un beneficio fiscal que se regula en el artículo 27 de la Ley 19/1994 de 6 de Julio, de modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF) y que pretende: · Fomentar la inversión productiva en Canarias. · La estabilidad y el desarrollo económico y social de Canarias. · El mantenimiento y la creación de empleo estable.

Más de 20.000 millones de euros dotados en los últimos 19 años ligados a la inversión. La Reserva para Inversiones en Canarias (RIC) vive sus horas más bajas después de haberse convertido durante más de una década en el instrumento fiscal más importante que ha tenido la economía canaria. Los momentos más importantes de la RIC coincidieron con los años de la bonanza económica, no en vano los beneficios de las empresas radicadas en las Islas se destinaron año tras año a la Reserva con dotaciones multimillonarias. El año en el que se dotó más fondos fue 2006 con 2.300 millones de euros.



Los años de expansión de la Reserva para Inversiones sirvieron para fortalecer y capitalizar a las empresas canarias. Los sectores económicos más beneficiados por las inversiones de la RIC fueron la construcción, el sector inmobiliario y el turismo, sobre los que se basó la expansión de la economía canaria, pero, a la postre, los que también han arrastrado a Canarias a la crisis más grave que se ha conocido hasta ahora. Los empresarios fueron sobre lo seguro e invirtieron en aquellos sectores y supuestos que generaban más rentabilidad a corto plazo: equipamiento industrial, maquinaria, naves, almacenes, oficinas, inmuebles, etcétera.


Distribución

Según los cálculos de los asesores fiscales, alrededor del 65% de los fondos que se han invertido en Canarias con cargo a la RIC han sido para activos fijos de las empresas y sociedades, es decir, equipamiento y modernización de las mismas y nuevas edificaciones como hoteles, edificios para oficinas y arrendamiento, entre otros. El 25% de los fondos se han acogido a la deuda pública que han emitido en estos años la Comunidad Autónoma y los cabildos de Gran Canaria y Tenerife, mientras que el 10% fueron destinados a otros supuestos.


Sin embargo, durante sus años de esplendor la RIC apenas se utilizó para otro amplio abanico de supuestos contemplados en la ley como la investigación y desarrollo (I+D), medio ambiente,  la rehabilitación o la financiación de obras públicas. En 2007 se inició una nueva etapa de la RIC con ciertas restricciones en el uso del suelo y la vivienda, lo que concitó la protesta de los inversores y empresarios. Sin embargo, la crisis se inició ese mismo año y comenzó el declive de la Reserva.



No sólo la bajada de los beneficios por la crisis supuso un duro golpe para este incentivo fiscal. Las restricciones impuestas y la importante litigiosidad judicial provocada por la pelea entre las empresas y Hacienda han ido minando la RIC hasta el punto de que ya hay voces empresariales que piden su desaparición y que su busquen otras alternativas para incentivar la inversión y el empleo.



De los 2.300 millones de euros dotados en 2006 se ha pasado a los 615 millones de 2009, últimos datos conocidos hasta ahora, lo que supuso un descenso vertiginoso que demuestra el momento de debilidad que vive la RIC.

En estos momentos quedan pendientes de materializar cerca de 1.600 millones de euros y otros 2.000 millones pendientes de resolución judicial por disparidad de criterios entre los empresarios y la Agencia Tributaria.

 

Canarias, castigada por el desempleo y la precariedad laboral, se extiende la exclusión social y la pobreza

A estas alturas ya no nos engañan. De esos discursos de que ha pasado la crisis, nada. La mayoría de la población canaria sigue sufriendo la crisis: el paro es elevado, las prestaciones sociales se recortan y se ponen todas las dificultades para acceder a ese derecho, y los trabajadores/as pierden poder adquisitivo a pasos agigantados. La pobreza no frena… el objetivo es claro: seguir empobreciendo a la mayoría de la población y beneficiar a unos pocos, la elite económica a la que los líderes del tripartito (PP-PSOE-CC) rinden pleitesía…. a los multimillonarios españoles y canarios que han incrementado su riqueza un 40% desde el estallido de la crisis.

… y esta es la realidad amarga para decenas de miles de trabajadores/as de Canarias: sube un 16% el número de pobres durante la crisis y se agravan las diferencias sociales y las familias canarias disminuyen su gasto en alimentación…

En función de los datos disponibles a través de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE (instituto Nacional de Estadística) y la Encuesta de Ingresos y condiciones de Vida de los hogares canarios del ISTAC( Instituto Canario de Estadística), se puede afirmar sin ningún genero de duda que la renta media por hogar en Canarias es un 10% inferior al resto del Estado español.

El 22% de los hogares canarios dispone de una renta anual inferior a los 9.000€ y un 38,6% dispone de una renta anual por debajo de los 14.000€.

La tasa de pobreza en el año 2004 fue del 24,1%, en la actualidad supera el 33%... y cerca del 66% de los hogares canarios tienen graves dificultades para llegar a fin de mes.

Nota de la redacción: recomendamos la lectura del demoledor informe de Foessa.Caritas.

http://www.caritas-canarias.org/es/index.php?option=com_phocadownload&view=category&download=53:informe-foessa-canarias-2014&id=5:informes-de-caritas&Itemid=100

 

El 30,7% de los canarios vive con menos de 600 euros al mes

Notables diferencias entre islas: el 39,2% de los palmeros dice ingresar menos de 600, frente al 22,4% de gomeros o el 22,9% de lanzaroteños

Lanzarote lidera las rentas por encima de los 2.000, con un 5,1%, seguida por Fuerteventura (4,9%) y Gran Canaria (4,6%)

Un 4,2% de la muestra carece de formación alguna, un 22,9% completó la Primaria, un 38,7% la Secundaria o estudios de FP de Grado Medio y un 34,2% afirma poseer estudios superiores

Junto al mayoritario rechazo de los ciudadanos y las ciudadanas (más estas últimas) a la realización de prospecciones petrolíferas en aguas cercanas al Archipiélago, la macroencuesta encargada por el Gobierno canario a las universidades de las Islas, presentada el pasado lunes, ofrece numerosos datos de interés. Entre otros los referidos a la renta o a la percepción de los distintos problemas que, a juicio de los entrevistados, afectan a cada uno de los territorios insulares respecto a la situación económica, el estudio –realizado mediante una muestra de 2.772 residentes en Canarias, con sistema de recogida de información a través de entrevista personal- desvela auténticos abismos del Archipiélago con relación al conjunto del Estado.

Si en el reciente barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) las personas con renta inferior a 600 euros mensuales suponían el 9,0% de la muestra, en el caso de la investigación hecha por las universidades de La Laguna y de Las Palmas de Gran Canaria se eleva hasta el 30,7%, triplicando ampliamente la cifra estatal.

No es posible comparar el resto de grupos de ingresos, pues ambos estudios utilizan tramos distintos. Pero puede servir como ejemplo que mientras que en la encuesta canaria aparece por encima de los 2.000 euros al mes un 4,1% de la muestra, en el barómetro del CIS y estableciendo como barrera un valor superior, 2.400 euros, se incluye el 9,5%.

Se producen, además, notables diferencias entre los diferentes territorios insulares. Así, la isla con más personas por debajo de los 600 euros es La Palma (39,2%), seguida de Tenerife (32,1%) y Gran Canaria (30,3%). Por el contrario, el dato es varios puntos más bajo en La Gomera (22,4%) y Lanzarote (22,9%).

Con relación a los mileuristas y a los que ni siquiera se acercan a ello (600-1.000 euros/mes) la palma se la lleva La Gomera (52,6%) a distancia de Tenerife (42,4%) y El Hierro (39,7%).

El tramo inmediato de ingresos superior, entre 1.000 y 2.000 euros, lo encabezan Lanzarote (30,8%) y Fuerteventura (30,5%). Y a la cola quedan Tenerife (22,2%) y La Gomera (22,7%).

Por último, por encima de los 2.000 euros se encuentran el 5,1% de los conejeros, el 4,9% de majoreros y el 4,6% de grancanarios. Registrándose porcentajes más bajos en las islas occidentales: La Palma (3,9%), Tenerife (3,4%), El Hierro (3,1%) y, por último, La Gomera (2,4%).

En lo que hace referencia al nivel de estudios, un 4,2% de la muestra carece de formación alguna, un 22,9% completó la Primaria, un 38,7% asegura haber terminado la Secundaria o estudios de Formación Profesional de Grado Medio y un 34,2% afirma poseer estudios superiores.

 


Suspensión "constitucional" confirmada. ¿ Y ahora que preguntamos ?

Francisco Javier González

Desde luego que no hace falta ser Gabo para saber que la crónica de la tan cacareada consulta acerca de si nuestras preferencias de futuro pasan por atiborrarnos de ladrillo o por pegar a perforar el fondo marino o, lo que es lo mismo, si preferimos enterrarnos en cemento o enterrarnos en piche, era otra “Crónica de una muerte anunciada”. En esta nuestra, como sucedió con el Santiago Nasar de la original de García Márquez, tal vez tengamos que levantarnos a las 5.30 del 23 de noviembre, pero no para esperar el barco del obispo -en este caso el barco de REPSOL- sino, justamente, para evitar que todo un cúmulo de circunstancias haga inevitable el crimen que planea sobre esta heptainsulana nación africana.

Desde luego que no puede la Coordinadora Canaria contra las Prospecciones, ni ninguna de las organizaciones que la integran, mostrarse sorprendidos ni por la suspensión “constitucional” de la consulta, ni por la decisión del gobierno pseudo-autónomo de plegarse a las evidentes –y esperadas- presiones del gobierno colonial. Ambas cuestiones estaban cantadas de antemano. Es más, en mi opinión, el tándem CC-PSOE en el gobierno subordinado de esta colonia buscaba esta salida para volver, poco a poco y culpando a “Madrid”, a sus posiciones de antaño de permitir y celebrar las prospecciones a pesar de los pírricos beneficios que para estas tierras supondrían, pero no tan pírricos para los ávidos bolsillos de algunos tiburones jilufos que estarían al “cáido” de las migajas con que la multinacional prometía untarles los besos. En este supuesto las organizaciones populares estaban destinadas desde el inicio al papel de tontos útiles. Algo bueno, sin embargo, puede salir de este falsete colonial en el que quedamos atrapados. La retorcida pregunta absurdamente consensuada entre organizaciones y gobierno regional –por favor, ¡NO llamarlo “Gobierno Canario” hasta que no lo sea de verdad!- carece ahora de sentido. Se plantea de nuevo en sus términos originales que debería ser el decir simplemente SI o NO a las PROSPECCIONES.

Al término de la reunión con el ejecutivo regional de hace justamente una semana el portavoz de la Coordinadora, Jerónimo Gómez, aseguraba que "La consulta se realizará el próximo 23 de noviembre sí o sí. Si finalmente el Gobierno autónomo no la convocara la sacaríamos nosotros adelante aunque no fuera vinculante", aunque como “vinculante” nunca se planteo la dichosa consulta. Me alegraría –y no solo a mi- que esta contundente afirmación correspondiera a una realidad y no solo a una intención personal del portavoz. También Intersindical Canaria, tras una dura crítica al ejecutivo -esta vez poco fundada porque el gobierno regional solo cumplía lo que prometió- expresó claramente su posición al respecto: "llamar al pueblo canario y su clase trabajadora a asumir con claridad la vanguardia de esta lucha, manteniendo el pulso de la movilización y saliendo en peso a las calles el 23N para emitir nuestra opinión en una consulta que debe realizarse pese a quien le pese". Ahora bien, ni uno ni otra, han clarificado una cuestión a mi juicio primordial ¿Y AHORA QUÉ PREGUNTAMOS? ¿Volvemos a la dicotomía del ladrillo frente al piche? Creo que si así se hiciera la desmovilización sería, no solo general, sino lógica y necesaria al demostrarse que las organizaciones políticas, sindicales y ecologistas se han plegado a la exigencia del ejecutivo regional de servir para mantener el actual status político-social de esta colonia.

Es preocupante que, a menos de un mes para la propuesta consulta, ni la Coordinadora ni las organizaciones implicadas hayan hecho público un comunicado, claro y preciso, de cómo plantean realizar –si es que lo plantean- el plebiscito popular; de que se va a preguntar y de cómo se plantea proseguir la imprescindible movilización popular contra las prospecciones. El no estar ya en la calle batallando es empezar a perder esta contienda. Me apropio del verso de Yeray, en especial de la décima que copio:

Mantente firme, pueblo, tus conquistas

son tuyas aunque suyas las calculan

los que han especulado y especulan

y hoy llevan el disfraz de ecologistas.

Mantente firme, que hay funambulistas

que dicen defender el medio ambiente

pero después de haberle hincado el diente

a todo lo que un día defendiste.

Hoy tienes que pensar que es como un chiste

que estén tras la pancarta en vez de enfrente.

Como parte de este pueblo pretendo justamente eso, mantenernos firmes. Creo que con una pregunta clara ganaríamos una batalla, no la guerra, que solo tendrá un fin cuando conquistemos la soberanía política con la descolonización, pero si una importante batalla, pero si se cede ante la presión que ejerce el gobierno español para que no se celebre la consulta o ante la que ejerce el gobierno dependiente regional de CC-PSOE al contraponer las prospecciones foráneas a su modelo de expoliación, será una batalla perdida. Una vez más los canarios de a pie, el pueblo, sorribaremos el terreno, lo araremos, lo plantaremos….y la cosecha la recogerán los de siempre.

Esa responsabilidad está ahora en las manos de los que convoquen la consulta. El poder votar un rotundo NO depende fundamentalmente de la pregunta que nos hagan.

 

Francisco Javier González

Gomera a 29 de octubre de 2014.

 

 

 

La lucha contra las prospecciones petrolíferas es del pueblo, no de Coalición Canaria.

Daílos González Díaz

Interesadamente, desde algunos ámbitos, se ha intentado identificar la lucha contra las prospecciones petrolíferas como un asunto impulsado por Coalición Canaria o, más absurdo incluso, como una perreta personal de Paulino Rivero. Nada más lejos de la realidad. Han sido los movimientos sociales, los que todos estos años han luchado contra las políticas de Coalición Canaria, quienes están llevando todo este movimiento. Que finalmente se haya contado con el apoyo de Coalición Canaria, PSOE o incluso la patronal hotelera, es sólo circunstancial, pero en cualquier ámbito de la lucha es preciso saber llevar adelante una buena estrategia. Resulta, pues, curioso, que haya gente que, estando contra las prospecciones, no se movilice porque se está "politizando" demasiado el tema y que participar en la campaña o las movilizaciones sería beneficiar a Coalición Canaria ¿qué más politización hay que priorizar los cálculos electoralistas (si tal cuestión beneficia o perjudica electoralmente a tal partido) por sobre los intereses del conjunto de la población? Porque las prospecciones petrolíferas, por el régimen de corrientes marinas, afectan a toda Canarias, pudiendo llegar a La Palma en caso de que se produzca un vertido.

 

No se trata tampoco de "ya están los ecologistas de siempre con su No a todo". Ese mundo extraño, inexistente, de quienes piensan que los ecologistas son quienes manejan todos los hilos cuando, en la práctica, se ha estado destruyendo el territorio a pasos agigantados (afortunadamente, a La Palma no ha afectado tanto, isla donde, precisamente, el movimiento ecologista no tiene tanta fuerza como en otras islas). Pues hay gente que confunde el movimiento ecologista con las consejerías y ministerios de Medio Ambiente o, incluso, el Seprona, siendo asuntos que nada tienen que ver. Se trata en esta ocasión de oponernos a unas prospecciones que suponen un riesgo no sólo para el Medio Ambiente (siendo el Medio Ambiente no un ente aislado, sino el medio donde se desarrolla el propio ser humano), sino para el futuro de los propios habitantes de las islas orientales, Lanzarote y Fuerteventura, que dependen del agua procedente de las desalinizadoras.

 

Tampoco reportaría el petróleo beneficios para Canarias, pues más allá de la no aclarada soberanía de las aguas, tema en el que España incumple los convenios internacionales de Montego Bay, el propio gobierno Español ha dicho que Canarias no tiene absolutamente nada que decir sobre las aguas que rodean las islas, pues estas son competencia exclusivamente Española. Pero es que REPSOL ni siquiera es una compañía española, se trata de una compañía privada (o privatizada), correspondiendo buena parte de su capital a México. El número de puestos de trabajo creado tampoco sería muy grande y, además, este tipo de actividades requeriría personal especializado del que Canarias carece. Por tanto, todos los beneficios se los llevaría REPSOL y una pequeña parte, por medio de impuestos, el gobierno central. Un claro expolio colonial. Y es bastante gracioso que las personas a favor de las prospecciones esté en contra de que las haga Marruecos, en un claro ejemplo de ultranacionalismo español maurófobo, sin que ello quiera decir que uno apoye a la tiranía alauita que oprime a los pueblos marroquí, saharaui y rifeño.

 

Finalmente tenemos la cuestión del riesgo de vertidos. Como acaba de demostrar la crisis del ébola, la seguridad nunca será al cien por cien, y REPSOL ya ha estado implicada en desastres medioambientales en distintas partes del mundo. Incluso, recientemente, el barco que se encargaría de realizar las prospecciones en Canarias, tuvo serios problemas en Namibia, estando a punto de producir un desastre medioambiental. Pero es que además, dada la gran profundidad de las aguas que rodean las islas, el riesgo aumenta. A mayor profundidad mayor peligro pues la presión del agua aumentaría los riesgos de rotura, imposibilitando reparaciones (lo cual no impide que salga a flote el petróleo por su menor densidad).

 

En definitiva, se trata de un asunto que afectaría a todas las personas que en Canarias viven. Aunque no estemos de acuerdo con el "monocultivo turístico", es cierto que, dada la dependencia económica hacia este sector, un corte en seco del mismo sería desastroso. También están los más que evidentes riesgos para el medioambiente y el ecosistema. Y aunque no estemos de acuerdo con el modo en que está redactada la pregunta de la consulta, indudablemente, hay que participar mostrando nuestro rechazo a las prospecciones, priorizando nuestro futuro a si la pregunta beneficia a tal o cual formación política. A Coalición Canaria ya se la derrotará en otros ámbitos.

 

 

Mientras los multimillonarios españoles y canarios incrementaron su riqueza un 40% desde el estallido de la crisis

…. Sube un 16,2% el número de pobres durante la crisis y se agravan las diferencias sociales… … y las familias canarias, disminuyen su gasto en alimentación…

...esta es la realidad amarga para decenas de miles de trabajadores/as de Canarias...

 

En función de los datos disponibles a través de la Encuesta de Condiciones de Vida del I.N.E.( Instituto Nacional de Estadística) y la Encuesta de Ingresos y Condiciones de Vida de los Hogares canarios del ISTAC (Instituto Canario de Estadística), se puede afirmar sin ningún género de duda que la renta media por hogar en Canarias es un 10% inferior al resto del Estado Español.

El 22% de los hogares canarios dispone de una renta anual inferior a los 9.000 € y un 38,6% dispone de una renta anual por debajo de los 14.000€.

La tasa de pobreza en el año 2004 fue del 24,1%, aumentando en el 2005, 4,4 puntos porcentuales y situándose en el 30% en la actualidad. El 13% de los hogares canarios tienen algún tipo de dificultad para llegar a fin de mes y el 66% de los hogares canarios tienen graves dificultades para llegar a fin de mes.

 

... y esta es la cara de los causantes del paro, el empobrecimiento y la pobreza de los canarios/as...

 

Codearse con los vips es privilegio de unos pocos. Las mayores fortunas de España y de Canarias tienen nombres y apellidos y la palabra crisis pasa muy de puntillas por sus vidas. Los más ricos del país atesoran alrededor de 170.500 millones de euros, un 17% más que en el año 2012. Más de la mitad de su patrimonio lo invierten en la Bolsa, a través de empresas o en sicavs.

El secreto del éxito radica en "sonreír, trabajar mucho, ser humilde, agradecer, aceptar y aprender día a día de los sabios, de los ricos y de los pobres", confiesa Ram Bhavnani. El inversor indio afincado en Tenerife cierra la lista Forbes de los cien españoles más poderosos, con unos 350 millones de euros.

En la misma clasificación aparece el presidente del Grupo Lopesan, Eustasio López, natural de Agüimes. Celoso de su intimidad, ocupa junto a sus hermanos el puesto 61 con unos 650 millones, a través del ente empresarial que abarca 19 hoteles en cuatro países, campos de golf y centros comerciales, entre sus negocios en la promoción inmobiliaria, la construcción y el ocio.

Ambos figuran también en el ranking del Magazine de El Mundo, que analiza las 200 mayores riquezas de España, un estudio que contempla sólo las propiedades de sus compañías y sus movimientos en el parqué, excluyendo cuentas bancarias, fondos de inversión colectivos, joyas, pieles, objetos de arte y antigüedades y el resto de posesiones que no están a la vista.

Entre los empresarios de las Islas destaca en primer lugar Bhavnani. El presidente de Casa Kishoo, de venta al por mayor de mercancías orientales, se coloca en la posición 35, al que se le atribuyen 223,4 millones, un 8,2% más que en 2012. Le sigue el presidente de Satocan y accionista de Sacyr, Juan Miguel Sanjuán, en el puesto 88, con 52,6 millones, un 7,7% más que el año anterior.

Otro de los bolsillos acaudalados corresponde al presidente de la petrolera canaria Disa, Demetrio Carceller. Según el análisis de la revista, el patrimonio neto de las empresas del también consejero de Ebro Foods y Gas Natural y sus inversiones en Bolsa y en sociedades de capital variable oscilan entre 1.200 y mil millones.

En esta lista del Magazine se sitúa el holding formado por Eustasio López y sus hermanos, a los que se les calcula entre 700 y 550 millones de euros.

Posteriormente, se sitúa Santiago Santana Cazorla y su familia, cuyos ingresos fluctúan entre 205 y 225 millones, una cifra muy diferente a la registrada hace un par de años, entre los 500 y 400 millones. El Grupo Santana Cazorla se enfrenta a dificultades económicas que le han llevado a los juzgados. Posee el 50% y la acción de oro del grupo turístico Anfi, con los herederos del noruego Björn Lyng como socios.

“Salen” del listado otros empresarios, como el presidente de Binter Canarias, Pedro Agustín del Castillo, y su familia, que en 2011 acumulaban entre 350 y 390 millones. Igualmente, queda fuera el dirigente del fabricante de helados Grupo Kalise, Delfín Suárez Almeida, cuya familia participa en promotoras e inmobiliarias, fondos de inversión y Sicavs, con los que movía entre 160 y 190 millones.

 

.... ante esta grave situación... ¿ qué hacer, qué estamos dispuestos hacer ?... sólo hay una respuesta: organízate y lucha...por una Canarias Libre y Socialista.

 

 

Canarias está a la cabeza de la subida de la pobreza en la crisis

Los seis años de crisis económica transcurridos desde 2007 han provocado en Canarias que el índice de pobreza humana haya crecido un 12,4 %, siete veces más de lo que lo ha hecho en el conjunto de España (+1,7 %), en un impacto que solo supera Extremadura, que ha sufrido un repunte del 15,5 %.

El índice de pobreza humana en España ha aumentado un 1,7 % en el actual período de crisis económica por el incremento tanto en el porcentaje de pobres como de la tasa de paro de larga duración, y Extremadura, Canarias y Andalucía son las autonomías más castigadas por los efectos de esta situación.

El porcentaje de pobres ha crecido entre 2007 y 2012 un 16,2 %, mientras que la tasa de paro de larga duración se ha incrementado un 565 %.

Y todo esto a pesar de los multimillonarios ingresos de la actividad turística, que en los últimos tres años han batido records de visitantes.

 

El petróleo canario en su contexto africano

Txema Santana

El cuadrado que conforman Mauritania, Marruecos, Sahara Occidental e Islas Canarias precisa de un diálogo multilateral y transparente para resolver el mapa ecológico, energético y político de la cornisa norte de África Occidental. El hallazgo de múltiples materias primas, entre las que está el petróleo en alta mar, la potencialidad turística de la región, la biodiversidad marina y el asunto irresoluto del Sahara Occidental debe hacer que se ponga de relevancia la necesidad de acuerdos de seguridad ecológica y política en los que participen Marruecos, Mauritania pero también esté representada la República Árabe Saharaui Democrática y Canarias como región, además de España como país con parte implicada.

La cornisa norte de África Occidental afronta el siglo XXI en plena búsqueda de petróleo en su subsuelo marino, recursos minerales tierra adentro, sin delimitar fronteras entre España y Marruecos y con el Sahara Occidental siendo saqueado y aún por descolonizar. Y Mauritania sigue haciendo desfilar en el mercado interncional a sus materias primas, con la entereza de su soberanía y estrechando lazos con las grandes multinacionales de la minería y la pesca.

La suma de realidades nacionales que vive en estos momentos la cornisa norte de África Occidental merece un análisis pormenorizado sobre su situación actual y los posibles escenarios de tensión y conviviencia que se pueden generar. No es exagerado pensar que el momento exige observación internacional y especial atención desde la Unión Europea y España.

El Ministerio de Medio Ambiente, recientemente, ha dado luz verde a sondeos petrolíferos en aguas de jurisdicción española cercanas a las Islas Canarias, pero casi más cercanas a la mediana, nombre con el que se conoce a la línea imaginaria que marca la diferencia entre España y Marruecos.

España en 1997 presentó ante la Comisión Europea una definición de la citada mediana de forma unilateral y desde entonces hasta 2004 fueron varios los desencuentros que tuvieron ambos gobiernos para acordar el punto exacto en el que se encuentra la frontera. Cuando en 2001 se autorizó inicialmente a Repsol hacer prospecciones en la zona española cercana a la mediana, el Reino de Marruecos emitió un comunicado lamentando la decisión unilateral de España. En 2004, y después de más de siete reuniones, llegaron a un acuerdo al margen del paraguas legal de la Convención Sobre los Derechos del Mar. Coalición Canaria, partido nacionalista canario que permanece en el Gobierno de Canarias desde 1992, cuestionó en el Congreso de los Diputados al Gobierno que presidía José Luis Rodríguez Zapatero sobre el acuerdo alcanzado entre España y Marruecos y su legalidad. La respuesta que dio aquel Gobierno fue: "la delimitación de este espacio no persigue el establecimiento de una frontera, sino deslindar responsabilidades, garantizar seguridad jurídica a los operadores económicos y buscar la máxima cooperación y colaboración" . Si no perseguía el establecimiento de una frontera ¿para qué se llegó al acuerdo? Para legalizar las prospecciones adjudicadas a Repsol.

Se trata solo de un apunte histórico para entender mejor cómo hemos llegado hasta aquí. Con la luz verde de Medio Ambiente tiene, también, la del Gobierno de España. Sin embargo, este manoseo de los acontecimientos por parte de Rabat y Madrid no ha contado con la opinión de la ciudadanía ni de las instituciones de Canarias. Con la llegada de Mariano Rajoy al Gobierno de España y la designación como ministro de Industria de José Manuel Soria se le ha dado un magnífico impulso al expediente, pero a la misma vez se ha ofrecido la espalda más recia a la participación en la decisión sobre las aguas que, aunque jurídicamente españolas, bañan sus costas, que, por cierto, viven del turismo. 39 de 60 diputados del Parlamento de Canarias han solicitado hacer un referéndum para saber qué piensa la población de las Islas. El Gobierno de España ha desoído esta demanda. El asunto tiene un fuerte calado en la población y ha protagonizado algunas de las movilizaciones más importantes de los últimos años, especialmente en Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria. Para el próximo 7 de junio hay convocada movilizaciones en todas las Islas y se intenta extender la queja por la falta de participación a ciudades como Madrid y Barcelona. El resto del Estado español no ha mostrado especial solidaridad con los ciudadanos canarios que piden mayor participación en el proceso al ver en peligro su principal fuente de ingresos, en el plano económico, y la sostenibilidad de su biodiversidad, en el frente medioambiental. El presidente del Parlamento de Canarias, Antonio Castro, ha pedido la mediación de Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España entre José Manuel Soria y Paulino Rivero, ex socios de Gobierno, que ahora se encuentran enfrentados en esta carrera petrolera. Y la clave: desde el Gobierno de Canarias, el cabildo de Lanzarote y de Fuerteventura, y en parte de la población civil organizada, se considera que desde Madrid se está dando un trato colonial a las Islas. Una consideración de territorio del que extraer sin aportar beneficios.

Pero no es el único asunto que tensiona a la región. La descolonización del Sahara Occidental no llega y parece que no hay visos de solución. Aún ocupada por Marruecos, en su territorio viven miles de saharauis que se consideran en una prisión a cielo abierto que en ocasiones se parece a un campo de concentración, en el que las fuerzas de seguridad son del enemigo. La otra parte de la población saharau vive desplazada desierto adentro en campamentos de refugiados. Una situación que se prolonga en el tiempo y que no es más que la huella de la pésima descolonización que llevo a cabo España de sus territorios africanos, a los que abandonó sin asumir responsabilidad posterior alguna en el desarrollo de la población que allí quedaba. Véase el caso de Guinea Ecuatorial, con cuyo dictador hace Madrid negocios bañados en sangre ecuatoguineana.

A la misma vez, no solo se tiene aislada a la población saharaui, sino que el Gobierno de Marruecos esquilma sus recursos naturales y se beneficia de ellos. Exportan a la Unión Europea bajo el acuerdo que mantienen Rabat y Bruselas. Especialmente saqueado ha sido el fosfato del que Marruecos es el principal exportador mundial y tiene una de sus reservas en el territorio saharaui. No se puede olvidar el acuerdo pesquero entre la Unión Europea y Marruecos que permite la pesca en el banco canario sahariano, del que los armeros de las Islas Canarias poco se aprovechan, dado que la cuota es europea sin primar apenas a los europeos más cercanos. El banco de pesca se llama canario-sahariano y es preciso decir que Canarias y el Sahara Occidental han quedado apartados del importante negocio que supone.

Y luego Mauritania, que parece haber dejado atrás, de cara al exterior, el aspecto de país inestable. Pudiera ser una imagen más de su cíclica historia de inestabilidad, pero parece que el Gobierno de Nouackchott, beneficiado por los acuerdos con Europa, las alianzas con China, la buena amistad con Canadá y la riqueza de su subsuelo ha conseguido estabilizarse en el poder. El puerto de Nouadibou, al norte del país, está llamado a ser uno de los más importantes de África Occidental en poco tiempo. Por la pesca y por la mina. En el reciente acuerdo pesquero entre Mauritania y la Unión Europea se introdujo la necesidad de desembarco del pescado capturado en aguas mauritanas en puertos del país. Ya posteriormente, desde ahí, será exportado. La decisión ha beneficiado a los puertos mauritanos de forma trascendente. Y Mauritania también busca petróleo en su subsuelo. Recientemente se ha producido un hallazgo que invita a pensar que frente a las costas mauritanas podría haber importantes reservas de crudo.

La sociedad civil de Marruecos exige mejoras en la calidad de vida y en la democracia del país. La población del Sahara Occidental, y de los campamentos refugiados no cesan en su grito de libertad. En Mauritania, no es todo oro lo que reluce. Y en Canarias, con el mayor paro juvenil de Europa y una situación social alarmante, la izquierda ha obtenido resultados que le dan esperanza de avanzar hacia la conformación de un gobierno más exigente en lo que a su soberanía y transparencia en esta zona de acción internacional se refiere.

El cuadrado que conforman Marruecos, Canarias, Sahara Occidental y Mauritania componen la cornisa norte de África Occidental, una región que requiere importantes decisiones de índole internacional y la construcción de un diálogo multilateral que beneficie a las cuatro partes. En nombre de Canarias, hoy negocia Madrid de forma bilateral y opaca. Y en nombre del Sahara Occidental, lo hace Rabat en beneficio propio. Esto determina la situación actual. El hallazgo de múltiples materias primas, entre las que está el petróleo en alta mar, la potencialidad turística de la región, la biodiversidad marina y el asunto irresoluto del Sahara Occidental debe hacer que se ponga de relevancia la necesidad de acuerdos de seguridad ecológica y política en los que participen Marruecos, Mauritania pero también esté representada la República Árabe Saharaui Democrática y Canarias como región, además de España como país con parte implicada.

 

 

 

 

El folclorismo, enfermedad infantil del independentismo

Daílos González Díaz

Tanto se está hablando sobre Podemos, y diciéndose un montón de cosas, que si es un mero producto mediático, u otras tonterías por el estilo, no nos damos cuenta de que ellos mismos habían explicado su estrategia. A ver, está bien diseñado, no es simplemente un producto televisivo... son profesores de ciencias política de la universidad complutense de Madrid, que citan frecuentemente a Antonio Gramsci y, ellos mismos, han reconocido que han tratado de extrapolar elementos bolivarianos al Estado español (Hugo Chávez al principio tampoco era "ni de izquierdas ni derechas"... y por cierto, el KKE también utiliza ese discurso). Otro elemento clave: Pablo Iglesias fue alumno de Zizek.

 

Ahora bien, Podemos está ahí y no podemos ignorarlos, y ni siquiera desde la izquierda independentista, si bien debemos diferenciar entre la línea más españolista de Monedero y la más "periférica" de Errejón. Pero también Podemos tiene una responsabilidad muy grande encima, y es que ahora tienen que estar atentos para evitar la llegada de arribistas y trepas... y a la vez también respetar las distintas singularidades y movimientos que ya existen organizados en los distintos territorios, léase EH Bildu, CUP... y en Canarias, antes de que se presente algún grupo como "Podemos" (aunque ya hubo algún círculo), reconocer que ese espacio, al menos en Tenerife, está en Sí Se Puede.

 

En cuanto a la izquierda independentista, es decir, ANC, UP, debemos hacer autocrítica y replantear muchas cosas, no podemos seguir presentándonos elección tras elección por tres cochinos votos. Por muchos carteles que se pongan, si no se hace llegar el mensaje a la gente lo tenemos crudo. Un mensaje que la gente entienda, pero que sea serio, sincero, sin vender humo, sin caer en chovinismos. Porque pasito a pasito, a ese paso, la independencia sólo la lograremos de aquí a 300 años. Porque "pasito a pasito" es también como están "acumulando fuerza" un marginal PCPE, y no me estoy regodeando de fracasos ajenos, es una pena realmente que el PCPE no sea más fuerte. Y traslado aquí una crítica, eso sí, constructiva, a ANC, puesto que ANC ya en su momento planteó algunas estrategias de "marketing" traídas desde el proceso bolivariano, pero que no fueron las más adecuadas (recordemos el spot electoral con acento venezolano). En cambio, Podemos importó también elementos del proceso bolivariano que, contra todo pronóstico (incluido el pronóstico mío), resultaron exitosas. Reconozcamos esto: los independentistas en Canarias somos tres gatos, de nada vale tratar de llegar a los independentistas si somos pocos... tenemos que hacer que la gente se haga independentista, convencer, y para ello necesitamos formación (¡que no se limite a aprender juego del palo y nombres de cosas en tamazight, por favor! ¡no más folklore!), y ser hegemónicos. ¿Qué ocurre en Catalunya o Euskal Herria? Que mucha gente, en principio no independentista, termina apoyando a proyectos independentistas porque confían en ellos, están allí dando el cayo en las luchas sociales, son un referente.

 

En las actuales circunstancias, las estrategias se deben enfocar a la acumulación de fuerzas, y dado que nuestro objetivo es la transformación social y la independencia es simplemente el medio (no es ningún sueño húmedo), debemos plantear como plausible un acercamiento a otras fuerzas de la izquierda que actualmente no son independentistas. ¿eso es renunciar a nuestros principios? De ninguna manera. Pero tampoco podemos pretender que otros reconozcan el hecho colonial canario si ni siquiera nosotros mismos somos capaces de explicarlo. Pues eso, dejémosno de fetichismo y busquemos confluencias en la izquierda siempre insertas dentro de una determinada estrategia, marcando objetivos concretos, bajo una serie de principios básicos de transformación social (no es sumar por sumar, ni hacer un café descafeinado, ni elaborar un programa que parezca la carta a los queridos reyes magos de oriente),

 

Luego están los estalinistas culturales, los guardianes de la supuesta ortodoxia marxista-leninista, que no hacen más que escolástica, idealistas que en el fondo no son marxistas más allá de la asunción de un par de símbolos, reduciendo el comunismo a mero folclore, a una tribu urbana. Y esos ignorantes son quienes van repartiendo carnets de pureza revolucionaria. En fin.

 

Nota: Estas reflexiones son personales y no responden necesariamente a la posición política de ninguna organización en concreto, ni siquiera de la mía.

 

Daílos González Díaz. Militante de Unidad del Pueblo

 

 

Lanzarote:La pobreza afecta a 8.432 hogares

Lanzarote tiene un índice de pobreza general en los hogares ligeramente por debajo del porcentaje medio a nivel de Canarias. Esta circunstancia, no obstante, es de suponer que no es consuelo alguno para los 8.452 hogares lanzaroteños donde la pobreza se deja sentir en cada día del mes.

La situación, según estudio referido a 2013 hecho por el Instituto Canario de Estadística (Istac) y dado a conocer en este mes, es especialmente dramática en 3.649 hogares de la Isla, donde se vive en situación de pobreza extrema, considerando que al mes entran regularmente en ellos un máximo de 228 euros. Es decir, que casi el 7% de los hogares lanzaroteños, en total hay 53.291 núcleos, padecen una existencia cotidiana especialmente difícil. En este apartado en particular, el tamaño medio del núcleo familiar es de 2,2 componentes.

El mismo informe elaborado por técnicos del Istac concreta, asimismo, que hay justo 4.803 hogares entre los siete municipios donde la pobreza es de rango moderado, también preocupante por tanto, considerando que en estas referencias el ingreso medio si bien es superior a 228 euros, no llega a rebasar la barrera de los 456 euros. Es decir, afecta al 9% de los hogares de la Isla. Cabe apreciar que en este apartado en particular, el tamaño medio de cada núcleo por poco no llega a los 3 integrantes.

En consecuencia, en Lanzarote se comenzó el año con 44.839 hogares donde los ingresos medios de acceso regular ascienden a más de 456 euros por mes, en diversos niveles, no obstante. El tamaño medio de cada núcleo en este caso pasa de 2,5 miembros.

A nivel medio de las Islas, la pobreza extrema afecta a más del 7,31% de los ciudadanos, concreta el informe; mientras que la pobreza de rango moderado incide sobre el 14% de los hogares contabilizados en Canarias.

 

 

 

Fortunas isleñas lejos de la crisis

Los empresarios canarios apuestan por la diversificación para capear el temporal económico

Codearse con los vips es privilegio de unos pocos. Las mayores fortunas de España y de Canarias tienen nombres y apellidos y la palabra crisis pasa muy de puntillas por sus vidas. Los más ricos del país atesoran alrededor de 170.500 millones de euros, un 17% más que en el año 2012. Más de la mitad de su patrimonio lo invierten en la Bolsa, a través de empresas o en sicavs.

El secreto del éxito radica en "sonreír, trabajar mucho, ser humilde, agradecer, aceptar y aprender día a día de los sabios, de los ricos y de los pobres", confiesa Ram Bhavnani. El inversor indio afincado en Tenerife cierra la lista Forbes de los cien españoles más poderosos, con unos 350 millones de euros.

En la misma clasificación aparece el presidente del Grupo Lopesan, Eustasio López, natural de Agüimes. Celoso de su intimidad, ocupa junto a sus hermanos el puesto 61 con unos 650 millones, a través del ente empresarial que abarca 19 hoteles en cuatro países, campos de golf y centros comerciales, entre sus negocios en la promoción inmobiliaria, la construcción y el ocio.

Ambos figuran también en el ranking del Magazine de El Mundo, que analiza las 200 mayores riquezas de España, un estudio que contempla sólo las propiedades de sus compañías y sus movimientos en el parqué, excluyendo cuentas bancarias, fondos de inversión colectivos, joyas, pieles, objetos de arte y antigüedades y el resto de posesiones que no están a la vista.

Entre los empresarios de las Islas destaca en primer lugar Bhavnani. El presidente de Casa Kishoo, de venta al por mayor de mercancías orientales, se coloca en la posición 35, al que se le atribuyen 223,4 millones, un 8,2% más que en 2012. Le sigue el presidente de Satocan y accionista de Sacyr, Juan Miguel Sanjuán, en el puesto 88, con 52,6 millones, un 7,7% más que el año anterior.

Otro de los bolsillos acaudalados corresponde al presidente de la petrolera canaria Disa, Demetrio Carceller. Según el análisis de la revista, el patrimonio neto de las empresas del también consejero de Ebro Foods y Gas Natural y sus inversiones en Bolsa y en sociedades de capital variable oscilan entre 1.200 y mil millones.

En esta lista del Magazine se sitúa el holding formado por Eustasio López y sus hermanos, a los que se les calcula entre 700 y 550 millones de euros.

Posteriormente, se sitúa Santiago Santana Cazorla y su familia, cuyos ingresos fluctúan entre 205 y 225 millones, una cifra muy diferente a la registrada hace un par de años, entre los 500 y 400 millones. El Grupo Santana Cazorla se enfrenta a dificultades económicas que le han llevado a los juzgados. Posee el 50% y la acción de oro del grupo turístico Anfi, con los herederos del noruego Björn Lyng como socios.

Salen del listado otros empresarios, como el presidente de Binter Canarias, Pedro Agustín del Castillo, y su familia, que en 2011 acumulaban entre 350 y 390 millones. Igualmente, queda fuera el dirigente del fabricante de helados Grupo Kalise, Delfín Suárez Almeida, cuya familia participa en promotoras e inmobiliarias, fondos de inversión y sicavs, con los que movía entre 160 y 190 millones.

Llama la atención que no existe ninguna mujer de Canarias en la radiografía elaborada por los analistas. Tampoco se observan políticos ni profesionales liberales.

Para capear el temporal económico las empresas de las Islas abogan por la diversificación y la internacionalización. Las dos apuestas constituyen el leit motiv de Ram Bhavnani, que invierte en Bolsa desde hace más de 30 años. Trabaja en Casa Kishoo desde mayo de 1961, estuvo cuatro años en Hong Kong y desde 1966 con la misma empresa en Santa Cruz de Tenerife, donde está al pie del cañón los siete días a la semana. La crisis le afectó "muy duramente" en 2008 y 2009, pero la superó. "Salir de la crisis o meterse en ella es nuestra creación", sostiene.

 

 

 

Canarias: Surrealismo en negro

Francisco Javier González

Canarias es un territorio totalmente surrealista, tanto en lo artístico con Oscar domínguez o Juan Ismael a lo político y social, con un gobierno que dice ser lo opuesto a lo que es o un criollo jilufo metido a ministro colonial para empichar su tierra a mayor beneficio de REPSOL y daño nuestro.

 

En esta tierra especial llamada Canarias estamos -a veces sin darnos cuenta- inmersos en una atmósfera emocional realmente surrealista, con un cierto añadido de existencialismo unido al realismo mágico que, en una buena dosis, es consustancial a las gentes que, como nosotros, vivimos en una especie de burbuja atemporal, indefinida y ageográfica en que todo tiene un trasunto mágico, tanto que en la Cuba colonial creían que las brujas, noche tras noche, cabalgaban sus escobas desde Canarias a las calles de la Habana y a los campos de Matanzas, Pinar del Rio o Sancti Espiritu y de madrugada regresaban a las islas. Añadimos a eso el inevitable toque surrealista, omnipresente desde siempre, pero admitido pública y universalmente a partir aquel mayo del 35 cuando André Bretón, que vino a Tenerife, invitado por “Gaceta de Arte” para la Exposición Surrealista que se hizo en el Ateneo aguerense, definió a Tenerife como “Isla Surrealista”. Aquí se elaboró aquel Manifiesto Surrealista firmado por Bretón, Oscar Domínguez, Benjamín Péret, Domingo Pérez Minik , Eduardo Westerdhal, Pedro García Cabrera, Agustín Espinosa -todos represaliados y presos desde el luctuoso 36- y Domingo López Torres, con menos suerte, vilmente asesinado por el fascismo español en 1937. Nuestro natural surrealista inspiró dos obras de Bretón, “L’Amour fou” y “Le château étoile”.Lastimosamente, Bretón no conoció toda Canarias, que hubiera sido para él uncontinuum surrealista. Oscar Domínguez llevó nuestros guanches, sus cuevas y sus dragos a su particular visión vital, como Juan Ismael lo hizo a la suya, visiones que se prolongan en el tiempo hasta los alardes del existencialismo onírico de mis amigos Isaac de Vega, habitante desde hace solo unos días de FETASA, lugar que ya expresé que está situado entre el Valle de Anosma y el Barranco de Ijuana, accesible solo desde la memoria de la muerte, de Rafa Arozarena, que lo precedió hace un lustro escaso “cerveza de grano rojo” en mano y de Antonio Bermejo que lleva ya 20 años habitando en aquel château étoile bretoniano.

 

Es la misma mezcla de surrealismo y realismo mágico –territorio natural de San Borondón- que nos acompaña desde el inicio de la colonización ¿Cómo si no se puede calificar la colección de disputas entre nobles y reyes hispanos por ostentar el título de “señores” de unas islas que aún estaban en manos de nuestros antepasados que ignoraban totalmente la existencia de esos codiciosos europeos? ¿Y la grotesca procesión pública en la papal corte de Avignon para celebrar la coronación del supuesto Rey de Canarias, el infante Luis de la Cerda –que jamás conoció Canarias ni de él supieron nunca los canarios- con la que acabó la lluvia por la vía rápida? ¿Y el hecho de que fuera el Deán Bermúdez, en representación del Obispo Frías –ocupado en España en el jugoso cobro de las indulgencias- el Primer Capitán para la conquista de Tamarán y su eclesiástico pendón el que se alce sobre el Guiniguada proclamando la victoria militar y la esclavitud de los vencidos? Surrealismo puro es también lo que late en el lamento de Secundino Delgado en la páginas de “El Obrero” en su artículo “¿Que hemos hecho?”: “Olvidar nuestro deber, llamarnos lo que no somos, decir lo que no sentimos y, cobardemente, jactarnos de amar a quien no amamos ¿Será posible que la coacción, el atraso, el maquiavelismo de seres exóticos, sostengan por más tiempo la venda que cubre los ojos del pueblo canario?”

 

También es hoy pura inversión surrealista de la realidad el soportar estoicamente un gobierno autointitulado “nacionalista” que mezcla lo más rancio del insularismo con las más hispanas esencias del postfranquismo pepero y asalmonado, o que la esposa del Presidente “nacionalista” oficie de madrina de una bandera de guerra para la Armada Española y, para más inri, vaya ataviada con traje, peineta y mantilla “española” por la que el erario público canario – que parece más bien un erario privado- pagó más de 1.200 euros. ¿Y qué decir de las “Ferias de Abril sevillanas” en Gran Canaria y Tenerife, o del disfraz de andaluces que el alcalde Cardona les acaba de colocar, en un anticipado carnaval, a los nuevos tartaneros del Puerto de la Luz?¿Y de un ministro, español pero nacido en Canarias, que pretende que una multinacional como REPSOL explote el hipotético petróleo en nuestras aguas con riesgo de empichar todo el Archipiélago, mientras el presidente del gobierno autonómico implora al de España que le deje preguntarnos si queremos que Repsol nos expolie y contamine?

 

Todo esto y lo mucho más que podríamos añadir es, al menos, tan fetasiano como el deambular de su personaje central –Ramón- por los parajes de la muerte y saca a la luz el tragicómico surrealismo en negro, contrapunto y reverso del pujante y vivificador de Bretón, nuestro Domínguez y los hombres de Gaceta del Arte

 

Francisco Javier González.

 

Gomera, febrero 2014

 

 

El paro y el empobrecimiento se ceba con la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria

La tan cacareada recuperación económica de la que alardean los gobiernos de turno, apenas se deja sentir en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria… que lidera la ruta del desempleo, el empobrecimiento y la pobreza en Canarias. Cerca de 70.000 personas, según datos de la E.P.A. del cuarto trimestre del 2013 y son los barrios de trabajadores/as los más castigados, El Lasso, Pedro Hidalgo, La Feria, El Batán, Cruz de Piedra, Tamaraceite, son las zonas más afectadas, en el pasado mes de Enero, 608 trabajadores/as perdieron su puesto de trabajo.

Pese al terrible drama personal y familiar del desempleo en esta ciudad, ninguna institución local o insular no tiene ni siquiera un diseño de programa de atención social para estas zonas.

La espiral de destrucción de empleo y la precariedad laboral es algo cotidiano y que viene a desmentir con rotundidad los mensajes interesados del gobierno del Partido Popular y de Coalición Canaria-Psoe.

En Canarias, se sigue incrementando la desigualdad social hasta límites insoportables, el desempleo, el empobrecimiento y la pobreza, es hoy el peor azote para decenas de miles de familias de trabajadores/as de Canarias, mientras la riqueza que se genera en nuestra tierra ( cerca de 42.000 millones de euros), se concentra en el 0,2% de la población (apenas 4.000 personas) que se apropian del 80% de la misma, un puñado de ricos que engorda con las SICAV, la RIC, el REA, las privatizaciones, las exenciones fiscales, las evasiones de capital, la corrupción y la sistemática destrucción de lo público planificada por los organismos de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional y aplicada con rigor por los ministros y consejeros autonómicos, alcanza unos límites espeluznantes, poniendo al descubierto la irracionalidad del sistema capitalista.

En este sentido, podemos afirmar que la realización de estas “políticas”, ha supuesto que en Canarias se haya caído en los mayores índices de desigualdad social de todo el Estado y que la tasa de pobreza haya subido del 24% en el 2007 al 35% en el 2012 y sin temor a equivocarnos, a finales de este año, pueda llegar al 38% de la población canaria e incrementarse la brecha entre los más ricos y los más pobres en Canarias en cerca del 27%.

.... ¿ a qué estamos esperando ?

 

 

La población que recurre a los servicios sociales va en aumento

Un total de 331.835 canarios acudieron en 2012 a los servicios sociales para tramitar ayudas, un 15,7% de la población del Archipiélago, un punto más que en 2011 y más de 4 puntos por encima del dato de 2001 (11,2%), según datos publicados ayer por el Instituto Canario de Estadística (Istac) respecto al Plan Concertado de Prestaciones Básicas de Servicios Sociales, que destacan que fueron 128.290 las familias atendidas.

Frente a este aumento de la demanda de ayudas, la financiación del Plan Concertado descendió en un 6% respecto al año anterior, contando en 2012 con una partida presupuestaria de 67,4 millones de euros. En cuanto a la aportación del Gobierno de España a este plan, en el citado año esta se redujo en un 46%, pasando de 3,8 a 2,06 millones de euros. El resto fue puesto por los ayuntamientos (49,7 millones de euros) y el Gobierno de Canarias (15,6 millones de euros).

Casi la mitad de las personas atendidas en los Servicios Sociales residían en Tenerife (157.971). En Gran Canaria acudieron a estos mecanismos 94.790, mientras que en Lanzarote lo hicieron 28.296, en Fuerteventura 23.795, en La Palma 19.293, en La Gomera 6.156 y en El Hierro 1.534.

En cuanto al número de familias que acudieron a estos servicios, en Tenerife lo hicieron 51.744; en Gran Canaria 48.287; en Fuerteventura 12.065; en Lanzarote 4.820; en La Palma 7.351; en La Gomera 3.205 y en El Hierro un total de 818 familias.

Los datos publicados por el Istac también señalan que durante 2012 se realizaron 804.751 servicios, de los que la mayoría fueron de información y orientación (502.836), seguido por la prevención e inserción (180.552) y los 36.995 apoyos a la unidad convivencial. Además, se prestaron 15.200 ayudas a domicilio y 2.880 alojamientos alternativos.

Tenerife fue la isla en la que más prestaciones se otorgaron, un total de 422.235, más de la mitad de todas las tramitadas en el Archipiélago. Le siguen Gran Canaria, con 208.749 ayudas; Lanzarote, con 57.318; Fuerteventura, con 54.257; La Palma, con 2.937; La Gomera, con 12.230, y El Hierro, con 7.025 gestiones realizadas por los Servicios Sociales.

En cuanto a las ayudas económicas, los servicios sociales otorgaron un total de 66.288, más de 22.000 prestaciones de este tipo más que en 2009. La mayoría de estas ayudas se repartieron en Tenerife, un total de 52.751, frente a las entregadas en Gran Canaria, 8.447. En Lanzarote se dieron 2.607, en Fuerteventura 1.175, en La Palma 1.071, en la Gomera 177 y en El Hierro un total de 60.

Frente al aumento del uso de estos servicios, el personal que los presta descendió en 2012 en más de un centenar de profesionales, al tener un total de 2.235 empleados frente a los 2.361 de 2011.

 

Agencias/Prensa

Consideraciones sobre la Reserva de Inversiones en Canarias y la situación económica y social de Canarias.

Vicente Quintana

Hay muy poca idea en el conjunto de la sociedad canaria de lo que es la RIC, para qué ha servido y lo que representa, a pesar de llevar más de 10 años aplicándose.

La Reserva de Inversiones en Canarias (RIC) es una especie de personaje de cuento, debidamente camuflado entre las brumas del bosque, casi sin dejarse ver y sin embargo frecuenta escasos y muy selectos ambientes.

La inmensa mayoría de los canarios no ha oído hablar de ella, pero si en algún momento, les ha llegado alguna noticia, ésta, les deja en ayunas, porque la confunden con la impresionante madeja de siglas al uso.

Es lógico que los políticos de turno no quieran informar, ni explicar en que consiste la RIC porque es tremendamente injusta hacia la mayoría de la población canaria que no encuentran apoyos ni ayudas fiscales de ningún tipo.

No obstante se trata de una realidad que en buena parte marca lo que esta sucediendo en Canarias y cuyo saldo resulta altamente negativo para la inmensa mayoría de los canarios.

La Reserva para Inversiones en Canarias, es un beneficio fiscal que se regula en el artículo 27 de la Ley 19/1994 de 6 de Julio, de modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF) y que pretende:

• Fomentar la inversión productiva en Canarias.

• La estabilidad y el desarrollo económico y social de Canarias.

• El mantenimiento y la creación de empleo estable.

La RIC invade la vida de todos los habitantes de Canarias, si tenemos una economía rígida y de escasa diversificación, tiene una cierta lógica que tengamos un tratamiento fiscal diferente al resto del Estado, ello no exime de respetar un sistema tributario inspirado en los principios de igualdad y progresividad, entendidos estos como ausencia de privilegios y en todo caso que las cargas e impuestos guarde una justa proporción con la capacidad de cada contribuyente.

Para mejor enfocar este asunto, tengamos claro que en Canarias, junto a esas bonificaciones fiscales y alguna rebaja en los transportes de viajeros, soportamos proporcionalmente más impuestos indirectos, que significa que quien más tiene y quien más necesita, pagamos lo mismo sobre lo básico, como alimentos u otros bienes de consumo.

Hemos de tener muy claro que el meollo de la RIC no es otro que convertir en beneficio empresarial unos dineros que se debieron de pagar como impuestos a la caja común de la Hacienda Pública.

Se trata de intercambiar impuestos de todos por beneficios privados, o lo que es lo mismo, convertir en patrimonio privado lo que pertenece a la totalidad de los ciudadanos y a las necesidades públicas.

El incentivo RIC se enmarca en el tratamiento diferenciado que el ordenamiento interno, con la Constitución Española y el Estatuto de autonomía de Canarias, aprobado por Ley Orgánica 10/1982 del 10 de Agosto, ofrece a la economía canaria para paliar las dificultades estructurales que para su desarrollo suponen las especiales condiciones geográficas en que ha de producirse.

La sensibilidad mostrada por el ordenamiento jurídico interno respecto a las particularidades derivadas de la realidad económica , social y geográfica de las Islas Canarias , tiene también su reflejo en el ámbito comunitario, como las ayudas al desarrollo regional compatibles con el mercado común, de acuerdo con la excepción contenida en el artículo 87.3 del Tratado de la Unión Europea a la regla general de prohibición de las ayudas del Estado, que contiene el apartado 1 de dicho precepto.

La respuesta ofrecida en el terreno fiscal a dichas particularidades se basa en el mantenimiento de una significativa menor presión fiscal que la media del resto de España y de la Unión Europea, que compense los costes adicionales que se derivan de la lejanía y dispersión del archipiélago canario.

En este aspecto llegamos a la siguiente conclusión: España y Europa aceptan estos incentivos fiscales para contrarrestar la discontinuidad territorial, promover actividades generadoras de empleo y acrecentar la competitividad interior y exterior, de las empresas canarias, la realidad es que obedeció a las presiones del gran empresariado canario para obtener ventajas fiscales, amparándose en el hecho insular canario y la situación de lejanía y es consecuencia del secular victimismo del empresariado canario.

En este sentido, la comisión de expertos nombrada por el Gobierno de España y de Canarias, en su informe del año 2000, para interpretar mejor el artículo 27 sobre la RIC reconoce claramente que "la presión de la RIC pendiente de materializar genera evidentes tensiones que pueden conducir a que se canalice hacia inversiones no solo ineficientes, para el logro de los objetivos perseguidos, básicamente la mejora del empleo y de la competitividad de la economía canaria, sino incluso contraproducentes con las singulares características del Archipiélago (por ejemplo, encareciendo el suelo disponible).

Y ya en el 2006 el Gobierno de Canarias, reconoce en una certificación, referente a la comunicación del Gobierno de Canarias sobre las propuestas para la renovación de los incentivos del Régimen Económico y Fiscal de Canarias y expedida por el Sr. Castro Cordobés, secretario del Gobierno de Canarias, reconoce y cito textualmente: "aunque no se ha logrado la diversificación económica en la medida de lo deseable, es éste un proceso lento, achacable a la propia estructura productiva isleña tendente a la concentración en las actividades vinculadas al binomio turismo-construcción y un claro reto para los próximos años".

Y ante la incapacidad manifiesta para materializar los capitales RIC y la necesaria adecuación de nuestro estatus "paradisíaco" a las urgencias de la Unión Europea, se necesita dar una vuelta de tuerca a la verdad para convencernos de que no quedan más coches de lujo que comprar ni segundas y terceras residencias que adquirir, ni naves industriales a la venta, ni terrenos rústicos que recalificar, toca luchar contra el paro.

Una vez encarecido el suelo, la vivienda, privatizados los servicios, el agua y hasta el aire, se ha decidido finalmente ayudar a los empresarios que no "saben" invertir para que puedan colocar sus ahorros fiscales en capital humano.

Al igual que los capitales RIC se pueden invertir en activos fijos porque no invertir también en salarios fijos, se aventuró a decir el Sr. Adán Martín.

Veinte años más tarde, el aglomerado PSOE-PP-CC, N.C., CC.OO. y U.G.T. aspiran a que la RIC, sea el motor para bajar el paro y generar empleo. De esta sencilla manera se constata que las decenas de veces que aparece el término empleo en el REF ( creación de empleo, generación de empleo, empleo de calidad, luchar contra el desempleo, etc., etc.) eran simples palabras huecas, por mucho que ahora en el “debate” sobre el “nuevo” R.E.F. le quieran aplicar la palabra social… insisto en que toda se queda en intenciones vacias de contenido para seguir perpetuando el expolio y la explotación de los trabajadores/as de Canarias.

Los que ingenuamente pensaron que los capitales RIC, se utilizarían para el fomento del empleo, en actividades de desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente, tratamientos de residuos, la agricultura o energías alternativas, ya han confirmado su error.

Sin embargo los que desde hace ya mucho tiempo, venimos denunciando que la RIC es un sistemático saqueo de nuestra tierra, que las cuentas bancarias de constructores, hoteleros y otros iban a ser los destinos preferidos -por no decir únicos- de los impuestos perdonados y que la generación de empleo, una más de las falsedades que jalonan la política del “ aglomerado empresarial-politico-sindical”, acertamos de pleno en nuestros pronósticos.

A cambio, somos premiados con descalificaciones e insultos.

Desde su entrada en vigor en 1994, el éxito de la RIC, estuvo asegurado entre empresarios y profesionales.

Este magnífico chollo fiscal (para algunos) ha significado sin embargo una verdadera catástrofe para la clase trabajadora que, paradójicamente, sí paga impuestos.

Y que sólo recibe a cambio:

• Un incesante aumento del paro, más de 394.000 ciudadanos en situación de desempleo.

• Una incesante precariedad laboral que afecta a más de 370.000 ciudadanos.

• Aproximadamente 700.000 canarios/as bajo el umbral de la pobreza.

• Una incesante pobreza y exclusión social. Aproximadamente 60.000 ancianos canarios viven sin recibir la atención necesaria.

• El fracaso escolar, llega hasta una indeseable cifra del 35% de la población escolar, batiendo todos los récords, estatales y europeos.

• Los salarios y las pensiones más bajos a pesar de que Canarias mantiene un superavit en su sistema de pensiones, cerca de 700 millones en los dos últimos años.

• Una mayor imposición fiscal.

• La política de menores, es de maltrato institucional.

• La política de inmigración vergonzosa y humillante.

• La sanidad pública, hecha añicos a favor de la sanidad privada.

Lo que si ha tenido claro el tripartito, es la aplicación de las recetas neoliberales que como mascaron de proa de éstas, cumple a la perfección la Reserva de Inversiones para Canarias.

Dicho de otra manera, la "ética" de los diferentes ejecutivos autonómicos, ha consistido en impulsar políticas encaminadas a favorecer el enriquecimiento de una oligarquía ociosa, frente a un empobrecimiento evidente del pueblo trabajador canario.

En este sentido podemos afirmar que producto de estas “políticas” ha hecho que en Canarias, haya caído en los mayores índices de desigualdad social de todo el Estado y que la tasa de pobreza haya subido del 24% en el 2007 al 35% en el 2012, aventurándose que a finales de este año, pueda llegar al 38% de la población canaria.

Según datos del CES Canarias, entre 2007 y 2012 la brecha entre los más ricos y los más pobres en Canarias se incrementó en cerca del 25%, lo que situó al Archipiélago, junto con Andalucía y Madrid, como la comunidad con un mayor nivel de desigualdad con respecto a la media nacional. Estos datos vienen a corroborar lo reflejado por la Agencia Tributaria, hace escasas semanas: 5.800 personas de Canarias, controlan cerca de 18.000 millones de euros, el 42% del P.I.B. canario. La crisis económica ha aumentado la brecha social, los índices de pobreza y las dificultades de los hogares canarios, pero lo que también refleja un informe del CES es que en los años de bonanza económica tampoco hubo una reducción destacada de las desigualdades sociales. Es más, según el estudio, se produjo un enquistamiento de los índices de desigualdad social en las Islas entre 1980 y 2007.

En el análisis del CES Canarias también se encuentra en el pelotón de cola de las comunidades donde la cualificación del capital humano es menor y la inversión en investigación y desarrollo (I+D+i) y en la aplicación de las tecnologías de la información se encuentra por debajo de la media.

De hecho la caída del Producto Interior Bruto (PIB) el pasado año supone un retroceso en la ligera mejora que tuvo la economía canaria en 2010 y 2011 y la vuelta a los niveles de 2009, año caracterizado por la fuerte caída de la construcción y del turismo. Esta disminución de la renta disponible de los hogares impacta directamente en las dificultades económicas que atraviesan los hogares canarios, con unos niveles de ahorro bajo mínimos (el 60,8% de los hogares no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos, mientras la media es del 40%) o que el 8,5% de los mismos reconozca que tiene retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal, cuando la media es del 7,4%. Cerca del 20% de los hogares isleños admite contar con muchas dificultades para llegar a fin de mes.

Y tomando como ejemplo las ultimas estadísticas, con referencia al drama del paro, en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en la que se constata que si se aplicase el criterio de la EPA, la población sin empleo en esta ciudad sería de casi de 74.000 personas, el 36% de la población activa, siendo la parte alta de la ciudad la que más soporta las cifras de desempleo, el distrito de Tamaraceite, el de mayor territorio y menor población, concentra la mayor parte de los 8.870 demandantes de empleo y cerca de 1.900 familias de este distrito sobreviven gracias al banco de Alimentos y otras O.N.Gs., en el distrito de Ciudad Alta… 17.851 parados inscritos en el SCE siendo los barrios de la Feria o Cruz de Piedra, los más poblados de la ciudad y donde los parados representan casi el 17% de su población.

El distrito de Vegueta-Cono Sur (Hoya de la Plata, Zarate, San José) más de 12.703, en el entorno de Millar bajo, Lomo Apolinario, el Polvorín, Puerto, Guanarteme e Isleta mas de 7.900….

La contundencia de las estadísticas, no deja lugar a dudas a una profundización de las desigualdades sociales en Canarias que se verá arrastradas hacia unos niveles de paro de larga duración y a una percepción salarias cada vez más baja que harán incrementar la brecha social.

Sin temor a equivocarnos, la espiral de destrucción de empleo, paro masivo, empobrecimiento y pobreza, así como la caída del consumo, la inversión pública, hacen difícil prever una recuperación a corto plazo.

Tenemos que plantar cara y dar una respuesta todavía más contundente, son ellos o nosotros. No tenemos que tener miedo porque es lo que quieren, que nos callemos y nos quedemos en casa. ¡ Hay que organizarse y tomar partido, nadie ha dicho que sería fácil más bien al contrario ya que tal vez nos pasen por encima, pero si no hacemos nada, si no luchamos ya estamos perdidos. Es por dignidad.

 

 

 

Los orígenes del nacionalismo canario. SECUNDINO DELGADO: VISIONARIO DEL FUTURO (II)

Francisco Javier González

Aunque la historia de Canarias, desde la “Rebelión de los Gomeros” o el “Menceyato de Ichasagua”, está llena de motines y alzamientos, las raíces del nacionalismo moderno y del propio Secundino hay que arrancarlas de la Revolución Francesa y una de sus consecuencias en Canarias: el nacimiento de la prensa escrita. No es casual que medio siglo después de aquellos 50 números –hoy desaparecidos- del “Papel hebdomadario” de Viera, se imprime el primer periódico isleño que merece tal nombre, “El Correo de Tenerife” que, aclarando en la cabecera de su primer número que se trata del “PROSPECTO de un papel periódico intitulado EL CORREO DE TENERIFE”, aparece el 25 de agosto de 1808 como órgano de la Junta Central (Junta Suprema de Canarias) que, tras la invasión napoleónica de España, se constituyó en el Cabildo de Tenerife, con representantes de todos los demás Cabildos Insulares excepto el de Gran Canaria. Realmente aparece para defender las posiciones de esta Junta Central en contra de la constituida en Las Palmas como Junta Insular lo que, por supuesto, originó la correspondiente contrapublicación por parte de esta para combatir al Correo, aflorando así la constatación pública del ominoso “pleito insular”. Tampoco es una casualidad que de esa Junta Suprema y de los diputados doceañistas en las Cortes de Cádiz surgieran los primeros intentos serios de independencia, en los que, entre otros, se involucró a Key Muñoz –nacido en 1772 cuando Viera publica el primer tomo de su Historia General- y que causaron la detención de Fernando Llarena Franchy mientras en La Laguna el mahorero Agustín Peraza Bethencourt exhortaba al Cabildo a sublevarse contra la metrópoli. El desarrollo del nacionalismo va fatalmente unido al “pleito insular” y a la lucha por la capitalidad y condicionado por este proceso y eso, desde luego, tampoco es una casualidad.

 

Hijo de esta etapa inicial, D. Pedro Ramírez funda en 1840 la “Imprenta Isleña”, que pasa a los hermanos Romero en 1857. En ella nace el semanario “La Aurora”, nombre profético de reminiscencias masónicas que marca el alba del romanticismo en Canarias. En los años siguientes, “La Isleña” edita “Le Canarien”; la casi inencontrable obra del P. Espinoza “Origen y milagros de Nª. Sª. de Candelaria”; la Historia de Abreu y Galindo; la de Pedro Agustín del Castillo; la de Viera y la de Fco. Mª. de León; la “Etnografía” de Sabin Berthelot y el poema de Viana, así como el semanario “El Guanche” desde 1858 a 1869 que, a pesar del nombre, portaba una fuerte carga de insularismo tinerfeñista y de españolismo llorón ante “el abandono” en que nos tenía “la madre patria” que ni siquiera dotaba a las islas de telégrafo por lo que las noticias desde España tardaban al menos medio mes en llegar con el barco-correo. En global, y a pesar de la posición ultraconservadora del clero en general con el obispo Urquinaona a la cabeza y los Lectorales de la Catedral de Las Palmas Roca Ponsa y Tomás Fornesa -lejos ya de la etapa renovadora y permisiva de los obispos Tavira y Verdugo con los que termina la etapa de diócesis única de Canarias al crearse la Nivariense de La Laguna- se trata de una eclosión de actividad intelectual, con gran influencia masónica, krausista, positivista y ácrata. Esta etapa creadora tendrá su culminación durante el sexenio revolucionario en España, iniciado en 1868 con la revolución llamada “La Gloriosa” que derroca a Isabel II y termina en 1874 con el golpe de estado del general Pavía y su célebre –aunque apócrifa- entrada a caballo en el Congreso español y la restauración borbónica con Alfonso XII. En esta etapa (1868) en La Palma, los hermanos Fernández Ferraz y Faustino Méndez Cabezola crean el Colegio de Santa Catalina de segunda enseñanza, y al año siguiente en Gran Canaria se crean el “Liceo” y el “Casino Republicano” mientras en Tenerife lo hacen el “Círculo de Amistad” y el “Gabinete Instructivo”, todos ellos piezas importantes en el desarrollo del pensamiento canario.

 

El impacto en las elites culturales de las islas fue tremendo, pero en realidad solo en las elites ilustradas porque su expansión a las masas populares era casi imposible en una sociedad en la que solo en Santa Cruz de La Palma se alcanzaba el 20% de alfabetización. En la mayoría de las islas la tasa de analfabetismo superaba el 90% y la escolarización infantil no llegaba al 5% en escuelas parroquiales que enseñaban lectura, escritura, catecismo y urbanidad. Incluso aventuras culturales tan interesantes como el intento de Sabin Berthelot y Pierre Aubert de crear en La Orotava en 1824 un centro laico de enseñanza –el Liceo- que enseñaba matemáticas, idiomas, geografía y ciencias naturales, solo logró sobrevivir un par de años por la presiones del obispado en medio de los pleitos interinsulares, más bien interobispales entre La Laguna y Las Palmas por la separación en dos obispados (y sus dineros) de la diócesis de Canaria que se había aprobado desde las Cortes de Cádiz. La Iglesia y la Monarquía consideraban a los estudios laicos como excesivamente “liberales” y, por lo mismo, pecaminosos y peligrosos en potencia aunque, en honor de la verdad, hay que decir que el Seminario Conciliar del obispado de Las Palmas fue, en algunos momentos, la punta de lanza de las enseñanzas de filosofía, sobre todo con algunos heterodoxos como el canónigo Doctoral de la Catedral de Las Palmas Graciliano Afonso, profesor de Filosofía desde 1975 y de Lógica, Metafísica y Física desde 1979, ferozmente perseguido por la Inquisición española por su permanente heterodoxia. Para 1834 en toda Canarias se contaba con 27 escuelas públicas para niños y 6 para niñas y, para todas ellas, con solo 7 maestros titulados. Seis años más tarde, en 1846, el número de escuelas se había aumentado a 37 de niños y 16 de niñas y el de maestros titulados a, nada menos, que 10. De los 95 pueblos con que contaba Canarias en 1847 solo 40 tenían alguna escuela y, como contabiliza D. Fco. María de León en la memoria anual de la Comisión Superior de Instrucción Primaria de la “provincia” canaria en ese año, de sus 214.398 habitantes, solo 2.889 niños recibían enseñanza primaria gratuita, con el caso extremo de la isla de Fuerteventura con 6.384 mahoreros habitándola, donde solamente DOS niños recibían enseñanza gratuita en Puerto Cabras. Casi al tiempo que en Gran Canaria Antonio López Botas funda y dirige el “Colegio de San Agustín” que contó con alumnos tan relevantes como los hermanos Martínez Escobar y con profesores como Graciliano Afonso o el palmero Méndez Cabezola. En 1845 se crea en nuestras islas el primer centro público de enseñanza secundaria, el “Instituto de Canarias” en La Laguna que una visión ahistórica y pacata cambió hace unos años –con mi rotunda oposición y de otros compañeros claustrales- su nombre secular por el de “Canarias- Cabrera Pinto” simplificado hoy vulgarmente el “Cabrera Pinto” o –economía de lenguaje- al “Cabrera”. La primera Escuela Normal de Magisterio, la de Aguere, tuvo que esperar hasta 1849 para su creación y la de Las Palmas aún cuatro años más. Es lógico porque ¿para qué quieren las colonias la enseñanza con el peligro que eso conlleva para la dominación de los pueblos?

 

Ese movimiento cultural en Canarias, la “Escuela Romántica”, aunque no logró pasar más allá de las elites capaces, aunque solo sea de leer, origina obras de personajes como Manuel de Ossuna Saviñón que publica “Los guanches o la destrucción de las monarquías de Tenerife”, José Plácido Sansón, que canta a Bencomo, Tanausú y Tinguaro como representantes genuinos de la libertad patria, Romero Quevedo, Ignacio Negrín y una larga nómina que se prolonga Hasta la “Escuela Regionalista de La Laguna” con Tabares Barlett, Guillermo y Veremundo Perera, Nicolás y Patricio Estévanez y Elías Zerolo, nacido en Arrecife en 1849 y fundador, en diciembre de 1878, de la “Revista de Canarias” de la que fue redactor jefe el lagunero Francisco María Pinto de la Rosa, catedrático de filosofía del Instituto de Canarias y, como Elías Zerolo, pertenecientes a la logia masónica “Nueva Era nº 93”. La Revista de Canarias fue probablemente una de las aventuras culturales más significativas del XIX canario con las colaboraciones, entre una larga nómina de intelectuales encabezada por los tres hermanos Zerolo (Elías, Antonio y Tomás), de Sabin Berthelot, Bethencourt Afonso –que ya en 1877 había creado en Santa Cruz el “Gabinete Científico de Tenerife”-, Nicolás y Patricio Estévanez, de la Puerta Canseco, Manuel de Ossuna o Teobaldo Power. Este “nacionalismo literario” practicado por la llamada “Escuela de La Laguna” en el último tercio del siglo, va en la línea de un romanticismo que exalta fundamentalmente a la raza guanche, idealizándola y oponiéndola a la mendacidad de los conquistadores, y podemos decir que va a culminar años más tarde durante las Fiestas del Cristo en Aguere (12 de septiembre de 1919) en la “Fiesta de los Menceyes” con todos los mejores poetas del momento, la de las Tradiciones o la de Tinguaro en el Ateneo de La Laguna donde, casi como corolario, se va a crear la primera bandera nacional canaria, la azul con siete estrellas blancas, que se iza en su fachada de la Plaza de la Catedral y que más tarde, se adoptará por el PNC de La Habana.

 

Paralelamente, en Gran Canaria, de la mano de Gregorio Chil y Naranjo, que había publicado en 1876 sus “Estudios históricos, climatológicos y patológicos de las Islas Canarias”, encabezando a una serie de intelectuales como Diego Ripoche, Grau-Bassas, Juan Padilla, Millares Torres y los hermanos Martínez de Escobar se acomete la empresa de la fundación y desarrollo en 1879 del “Museo Canario” que, al año siguiente, comenzará a publicar su revista quincenal que, con la “Revista de Canarias” y “La Ilustración de Canarias” superaron todas las barreras interinsulares y fueron auténticos pilares intelectuales en la búsqueda de la canariedad y el progreso. Todo ese enorme esfuerzo intelectual volcado en los estudios científicos y el conocimiento antropológico, etnográfico e histórico del mundo aborigen canario y su permanencia es solo la punta del iceberg de una inquietud que trata de resolver el problema de la identidad canaria. Tal vez la más cabal expresión de esta inquietud la encontramos en la frase de Bethencourt Afonso que publicamos en su día en La Sorriba: "La fuerza del atavismo me arrastra. Quisiera verme libre de este ambiente social. Solo, cuidando de cabras como un guanche. Respirando los aires de Guajara: ¡Estoy Harto de mentiras y miseria!". Secundino va a recoger ese sentimiento de “lo guanche” y la recuperación del orgullo patrio frente al conquistador español, parte constituyente y esencial de la “Escuela de La Laguna”, como podemos ver a lo largo de toda su obra y como expresa con claridad en los versos de “Mi Patria”: “Yo que a mi patria venero / yo que venero su historia / desde los Cantos de Homero / ¡Antes que a España prefiero / de mis guanches la memoria!” y, aún más claro, “¡Ay mi guanche! Yo te admiro / cual fanático a su Dios”, pero Secundino dará un paso más, y del lamento, del recuerdo o de la glosa romántica, pasa a propugnar la acción, el combate “y siendo tú, Patria mía / de aquellos bravos la madre / ¿son tus hijos los del día? / Siendo esclavos todavía, / ¿no hay quién tu yugo taladre?” para terminar con el aplastante “Yo siento la misma saña / contra la invasora España / que abrigó en su pecho el guanche”.

A mi juicio, el gran mérito de Secundino es dotar de contenido político, de objetivo emancipador, a casi un siglo de literatura y sentimiento que comenzó con Graciliano Afonso, filósofo, político y poeta, liberal en política y en ideas, rebelado contra la autoridad papal y contra la monarquía española a la que dedica su soneto “Los Borbones” que finaliza con “El averno abortó a los Borbones / para usurpar al hombre sus derechos / pero, ¡estirpe orgullosa!, no blasones / Esclavizar al mundo con tus hechos, / pero esos hierros que forma y eslabones / puñales son, que pasarán sus pechos” y que, por su apoyo en el Congreso español -del que fue diputado por Canarias en los años de 1822 y 1823 durante el “Trienio Liberal”- a la propuesta de declarar la incapacidad de Fernando VII, fue condenado a muerte cuando la reinstauración del absolutismo borbónico y, para salvar la vida, huyó a Venezuela en 1823 en plena ebullición final emancipadora, donde no solo apoyó la causa independentista, sino que intento lograr el apoyo de Tadeo Monagas para unir la suerte de Canarias a la de la Gran Colombia libre del yugo español. Secundino, heredero de esa larga tradición, no solo fue capaz de visionar el futuro sino que puso la primera piedra para la construcción del mismo.

 

 

Gomera, septiembre de 2013

 

 

 

Secundino Delgado. Visionario del futuro (I)

Francisco Javier González

En un país desmemoriado a la fuerza, como nuestra colonizada tierra, saber desde niños quienes y que somos es una rara suerte que, generalmente, es fruto de muy concretas circunstancias. Yo aprendí el significado de ser “canario de nación” gracias a una abuela que había parido hijos en Cuba y en Canarias y perdido al marido en esa diáspora y cuya vida transcurría en permanente espera de algún regreso, pendiente tanto de las cartas de los hijos transmarinos y de las visitas a los que una feroz dictadura les hizo conocer los “salones de Fyyfes”, los campos de concentración del Llano de Los Rodeos y de Gando y los trabajos forzados en las carreteras de las cumbres tinerfeñas hasta bien entrados los años 50, como de las cortas estancias en su propia tierra del que estaba embarcado y que, cuando llegaba de Venezuela, junto a los pequeños bolívares de plata, traía palabras tan sonoras como “Independencia”. Junto con ella, mi tío-abuelo Ramón nos contaba sus vivencias mambises de la guerra con los españoles, del rizado cabello del gigante Maceo cargando a machete y rememoraba su visión dorada de El Vedado y su bullicio de medio siglo atrás. Súmese a ello que mi padre guardaba celosamente los pequeños tomos de la “Biblioteca Canaria” que editara Leoncio Rodríguez junto a una antigua edición de la Historia de Viera, una completa colección de la “Revista de Historia” desde 1924 (hoy “Revista de Historia de Canarias”) y una colección encuadernada en dos tomos de “Leviatán”, salvada de los registros fascistas guardada, junto a otros libros, en latas enterradas que casualmente encontré, y se entenderá que cuando, a mediados de los años 50, leí en la “Guía Histórica de La Laguna” de Rodríguez Moure una nota de los editores (Instituto de Estudios Canarios) complementando la relación de periódicos laguneros desde la fecha en que Rodríguez Moure terminara su obra (1900) hasta la de su edición (1935) y leí “VACAGÜARÉ. Periódico autonomista” rebusqué en la entonces mejor biblioteca y hemeroteca de Canarias, la del antiguo “Instituto de Canarias” donde era alumno –hoy depositada en la Universidad de La Laguna- y en la de la Económica de Amigos del País sin encontrar ni rastro del Vacagüaré buscado.

 

Unos años después, universitario ya, junto a la primera bandera independentista que veía, con sus 7 hermosas estrellas rojas que había izado con su compañero Erasmo García en un petrolero de la Gran Colombiana venezolana, traía mi tío Ramón Pérez Suárez desde la patria de Miranda y Bolívar algunas hojas tanto del MAC (Movimiento Autonomista de Canarias) como del MIC (Movimiento por la Independencia de Canarias). En ellas, junto a llamadas a los canarios de la emigración venezolana para que no enviaran “plata” a las islas para forzar a los españoles – cuyas reservas de divisas dependían en gran parte de la emigración isleña- a cambiar el status del Archipiélago, figuraban de nuevo referencias al Vacagüaré y a “El Guanche” en las que, junto al nombre de su autor, figuraba una frase suya “Todo por y para la libertad de los pueblos y de los hombres”. Así supe quién era Secundino Delgado, aunque nadie a los que pregunté conocía algo más o, los que si lo conocían, lo ocultaban. Tuvieron que pasar más de 10 años hasta que Julio Hernández encontrara, en los fondos del Museo Canario de Las Palmas, los ejemplares de “El Guanche” caraqueño y, con la complicidad del bibliotecario de entonces Sr. León, los fotocopiara y los distribuyera clandestinamente a los amigos en La Laguna, para que la conspiración de silencio que encarcelaba a Secundino se rompiera, haciéndose la luz sobre parte de su obra.

 

Muchos de nosotros, lectores de los libros de la moscovita “Editorial Progreso”, de la argentina “Losada” o de la parisina “Ruedo Ibérico” que vendían clandestinamente algunas librerías de Aguere, que tratábamos de saber más de Lumumba, de Fanon o del Che y estudiábamos los “Cuadernos” de Marta Hanneker, comprendimos entonces el profundo significado de las palabras de Sekou Turé “Enterrar la memoria histórica de un pueblo es desarmarlo frente a la opresión, es enterrarlo a él mismo”. Entendimos, y adoptamos por ello, el pensamiento de Amílcar Cabral sobre el papel de la cultura y la importancia vital de la recuperación y la valoración de la memoria histórica en la lucha de liberación de un pueblo. Caímos en la cuenta de nuestro profundo analfabetismo y supimos que lo que conocíamos, incluido Viera, eran solo visiones muy parciales y subjetivas de nuestra verdadera historia colonial, escrita hasta entonces por los colonizadores o por criollos a su servicio.

 

La seguridad del final del franquismo rompió los candados de muchas mentes y de muchas lenguas. Todos queríamos saber más y aprendimos actuando, iniciando una nueva etapa en la recuperación y construcción de la Nación Canaria que deseábamos y deseamos. Catalizadores importantes de la acción fueron “La Voz de Canarias Libre” por las ondas argelinas, el trabajo terco, cotidiano y arriesgado de los miembros de “Solidaridad Canaria”, de las organizaciones de trabajadores como la CCT y el SOC, y de los militantes de partidos y organizaciones que creían en y luchaban por nuestra liberación nacional, pero –y de nuevo traigo a colación el pensamiento de Amílcar Cabral- creo que el factor que más contribuyó a sacudir la modorra de siglos fue la lucha cultural , las charlas pueblo a pueblo, los “Cuadernos de Nombres Guanches” y los otros editados por Solidaridad Canaria que difundían nuestra nueva visión histórica desde la óptica del colonizado y no la del colonizador. Secundino entonces, del que conocíamos muy poco, se convirtió en bandera de combate. Todas aquellas charlas de Solidaridad Canaria por pueblos y barrios terminaban con el verbo encendido de Hupalupa, viviendo más que recitando el poema delgadiano “Mi Patria” que nos sacudía con la pregunta “¿Qué quiere España de mí/ yo olvidar donde nací/ por la madrasta arbitraria?” avivando en los oyentes “la saña que sintió en su pecho el guanche”. Uno de los retratos de Secundino, aportado por su sobrino-nieto Raúl Delgado y reproducido a plumilla, se convirtió en el inseparable compañero de los poster del Che en las paredes juveniles. Como no podía ser de otra forma empezó a “aparecer” el resto de la obra delgadiana. Se encontraron ejemplares de su “Vacagüaré-Vía Crucis” que daba luz humana a lo que hasta el momento era solo un mito, y se encontraron en la Biblioteca Municipal de Santa Cruz –que cumplió en el pasado abril su 125 aniversario- colecciones de “El Obrero” y, con el esfuerzo de unos pocos, se fue rompiendo el velo con que la historiografía colonial oficial y la criolla, domesticada y servil, cubrían la figura de Secundino.

 

Desde 1978 la Asociación Pro Independencia de Canarias APIC venezolana, heredera del MAC y el posterior MIC, ilustra la portada de su publicación “Siete Estrellas Verdes” con la imagen y frases de Secundino. Ese año, en Caracas, el herreño Enrique Gutiérrez, otro gran luchador casi ignoto, esculpe su busto poco antes de que en Tenerife, por encargo de la CCT, Fernando García Ramos lo plasme en un bajorrelieve que se coloca en el local de la Rambla santacrucera a la espera de mejor destino y en mayo de ese año Julio Hernández lee su tesis doctoral en La Laguna sobre la emigración canaria a la América del XIX -que más tarde le publicaría el Cabildo grancanario- en que sentaba la tesis de que la participación isleña en las luchas independentistas cubanas fueron, a su vez, la matriz del independentismo canario en América. Julio ya había traído a Tenerife, subrepticiamente, fotocopias de “El Guanche” de la hemeroteca del Museo Canario que le suministró de los “fondos reservados” su bibliotecario José León. En mayo de 1980 Manolo Suárez publica la primera biografía de Secundino, que subtitula como “Padre de la Nacionalidad Canaria”, con la pionera Editorial Benchomo de Cándido Hernández, edición que el gobierno español secuestró en la Litografía Maype de Aguere y en las librerías que pudo, faena que remató con la detención del autor de la portada, Paco Domínguez, aunque no se pudo incautar de la pintura original, un pequeño cuadro que colgaba de una pared de la finca “La Pasada” por haber sido un encargo de Hermógenes Afonso/Hupalupa. En el 81, y también con la Editorial Benchomo, Oswaldo Brito y Julio Hernández publican, con comentarios previos, la edición facsímil de “Vacagüaré-Vía Crucis” y la misma editorialreedita “El Guanche” de Caracas como hará al año siguiente, también en facsímil, con los ejemplares conocidos de la 2ª época de “El Guanche” de La Habana. Ese año de 1982 se coloca, el 4 de mayo, en el viejo cementerio de San Rafael y San Roque de Santa Cruz donde se sepultó a Secundino el bajorrelieve de la CCT que celebra, por primera vez, un acto necrológico, acto que desde entonces y con diferentes oferentes se celebra anualmente. La plancha de mármol con el bajorrelieve se colocó en un muro del lateral derecho por no haberse podido localizar la sepultura que no constaba en los registros incompletos del viejo cementerio. El 5 de mayo de 1984, en el Teatro Leal de La Laguna, el Centro “Amílcar Cabral” organiza el primer acto público multitudinario, con lleno absoluto del teatro con varias intervenciones, entre las que recuerdo la de Paco Tarajano, Tomás Chávez, Paco Viña y yo mismo, y que cierra Taburiente –venidos gratuita y expresamente de La Palma para ello- con su “Ach Guañac”. A partir de aquí, Secundino, al que los Sabandeños llevan a su discografía, es ya un personaje popular. Manolo Suárez recopila “El mejor de los mundos y otros relatos” y publica una segunda biografía en que el subtítulo cambia a “Padre del Nacionalismo Canario”, mientras que José Manuel Vilar, en medio de amenazas de bombas y desalojos policiales, estrena en un abarrotado Teatro Leal su “Proceso a Secundino”, que años más tarde llevará a la letra impresa en una edición de “Baile del Sol” que tuve el honor de prologar.

 

Era tan poco lo que sabíamos de Secundino en realidad cuando lo colocamos en el lugar que reservábamos para los antiguos héroes anticoloniales, junto a Doramas, Bentejuí, Hupalupa, Hautakuperche, Tanausú, Benchomo o Tinguaro, que los actos en su honor que anualmente celebrábamos –en el Ateneo de La Laguna el Centro “Amílcar Cabral” y en el cementerio de San Rafael y San Roque el conjunto, siempre variable y pocas veces unidos, de partidos y organizaciones que se autodefinían como independentistas- se hacían el 4 de mayo, aniversario de su temprana y trágica defunción por ignorarse la de su nacimiento hasta finales de esos 80 cuando Manolo de Paz tiene acceso al Archivo Militar de Salamanca y, estudiando los documentos de la prisión de Secundino en la Cárcel Modelo de Madrid, descubre la fecha de su nacimiento, un 5 de octubre de 1867, lo que nos permitió a partir de ahí conmemorar su natalicio. Así, en el 92 –mientras la españolera celebraba su desembarco “colonizador y evangélico” en tierras americanas- celebramos su 125 aniversario con motivo del cual “Los Lunes de Diario de Las Palmas”, que llevaban entonces al alimón Víctor Ramírez y Rafael Franquelo, editó una separata que me encargaron de redactar.

 

Me he extendido más en reseñar como, poco a poco, lo descubrimos, que en el propio Secundino, pero pienso que no es un ejercicio gratuito. Mi intención es que nos facilite entender el porqué de otras posiciones, diversas y divergentes, respecto a su figura y obra, que van surgiendo a medida que se va conociendo y ganando relieve público y que, a “El Guanche” caraqueño se le une su autobiografía en “Vacagüaré-Vía Crucis”, sus artículos en “El Obrero” y la fundación del “Partido Popular” –evidentemente no el PP de la derecha española- voces que tildan a Secundino de “autonomista” y, algunas incluso, como “españolista” por su apoyo a la candidatura republicana en las elecciones de 1903, así ya en la “Introducción justificativa” que hacen Oswaldo Brito y Julio Hernández al “Vacagúaré-Vía Crucis” aclaran que tratan “de complementar la visión de tipo historiográfico publicada por Manolo Suárez” y “delimitar la figura de Secundino Delgado situándola en su contexto histórico” de forma que “con esta publicación se completa la figura de Secundino Delgado y se acaba con mitos de todo signo” en un ejercicio de absoluta carencia de eclecticismo y apriorismo por parte de los autores en torno a una polémica que ya estaba desarrollándose.

 

Al calor de la marea independentista de las décadas 70 y 80 –y del pseudonacionalismo regionalista que medra a su socaire- las editoriales y ediciones de publicaciones y libros canarios se reproducen como setas en el monte después de llover. EDIRCA es una de esas editoriales que en 1983 reedita la “Historia General de las Islas Canarias” de Agustín Millares Torres en 5 tomos que se continuaría luego con otros dedicados a leyendas, biografías y estudios diversos sobre nuestra tierra. El Tomo XI, “Canarias Siglo XX”, viene encabezado por la monografía “La política en Canarias en el Siglo XX” de Agustín Millares Cantero, militante entonces encubierto –como todos- del PCE. Según su análisis, lo que califica como “un nacionalismo difuso que despuntó en Canarias en torno a la crisis del 98” bajo el impulso de Secundino Delgado, “dejó en Canarias desde agosto de 1901 a marzo de 1902 algunas señales de su quehacer nacionalista: Se trata del Partido Popular y del semanario Vacagüaré, en apariencia los dos únicos brotes que en el interior del Archipiélago engendraron unas corrientes anticoloniales foráneas que se proyectan, no sin mimetismos, sobre su suelo natal. Importa sobremanera clarificar algunos extremos, porque urge salir al paso de una maratónica carrera editorial y de una burda manipulación que pone en entredicho la buena voluntad de sus irresponsables artífices”. Sin explicarnos a quién ni para qué “urge” de tal forma esa supuesta clarificación ni quiénes son los “irresponsables” que llevan a cabo tan “burda manipulación”, continúa Millares: “Con torpeza se ha querido ver en la endeble obra de Secundino una inspiración netamente martiana” –recordemos que Julio Hernández lo había denominado como “el imposible Martí canario”- pero, siempre según el autor, “Secundino era uno de los clásicos rebeldes que pululan por la periferia del movimiento anarcosindicalista que asumió como objetivo la liberación individual y colectiva de los hombres y, por ello, pasó a defender tanto la independencia como luego, y sobre todo, la autonomía de Canarias. Quizás, más que el abanderado del independentismo isleño, haya sido solo el primer autonomista consecuente de nuestra historia y es intolerable disparate afirmar con desparpajo que el PP fue la primera organización política de carácter proletario y netamente autónoma” basando esta rotunda afirmación en que “el PP no llegó a cuajar del todo realmente, fue un partido non nato que pasó como un meteoro sin dejar estela ninguna” terminando la escasa página de entre el centenar de que consta el trabajo con una diatriba en contra de los colaboradores de Secundino que, siguiendo sus pasos, fundan el PNC en La Habana “del que solo el ex-republicano palmero Felipe Gómez Wangüemert salva un tanto la imagen de este nacionalismo que apenas tuvo continuadores luego de ser forzado a disolverse” juicio que emite Millares a pesar de conocer que los hermanos Gómez Wangüemert ( Luís Felipe, Antonio, Manuel y Wenceslao) formaron parte de las fuerzas españolas –casi todos canarios- del Tercio de Voluntarios de Luís Lazo (Pinar del Rio) y que Luís Felipe encabezó personalmente una comisión para solicitarle al carnicero Weyler armas y pertrechos para movilizar a mil canarios a la lucha en el bando español, todo ello pese a su conversión -posterior a la independencia cubana- al republicanismo español y nacionalismo canario. Agustín Millares mantendrá intacto este juicio acerca de Secundino en su trabajo para la “Historia Contemporánea de Canarias” editada por la Obra Social de “La Caja de Canarias” en 2011 –cuando aún existían la “Caja de Canarias” y “Cajacanarias” antes de pasar a ser un apéndice ignoto de la banca española- en su tema 11 del Bloque II “Oligarcas contra ciudadanos” del que es autor en que, bajo una de las más conocidas imágenes de Secundino apostilla “Secundino Delgado Rodríguez. El nacionalismo no tuvo importancia en la política isleña” al tiempo que, en el apartado “Más de los mismo. La dictadura de Primo Rivera” recalca que “El nacionalismo se eclipsó tras la odisea isleña de Secundino Delgado Rodríguez, en torno al nonato Partido Popular Autonomista de 1901 en Santa Cruz de Tenerife y la revista lagunera ¡Vacagüaré! del siguiente año”.

 

Esta tesis de un Secundino sobre todo autonomista con el “non nato” PP, enfrentado al Secundino de Caracas y La Habana y abandonando el independentismo inicial, tesis que incluso recogió Antonio Cubillo (debate en el Ateneo de La Laguna. Mayo de 1987) y a la que se apuntarían luego Oswaldo Brito, Domingo Gari y otros profesores universitarios –aunque no Julio Hernández- está, a mi juicio, falta de rigor crítico y responde más a la ideología concreta y a los deseos de sus autores que a la realidad. Creo, como afirma el historiador Ki Zerbo en la introducción a su “Historia de África”, que “la historia africana debe ser reescrita puesto que ha sido enmascarada, camuflada, desfigurada, mutilada y falsificada” y eso es aplicable tanto a la continental como a la insular. No creo que nadie, a estas alturas, suponga que existen “historiadores imparciales” ni “historia inocente”, y la nuestra, como la de todos los pueblos colonizados, está escrita desde la óptica del colonizador y es, en realidad, una herramienta más para perpetuar su dominio. Lo que urge de verdad no es lo que nos plantea el criollo Millares Cantero, sino emprender la tarea, que cuenta ya con muchos e importantes pasos iniciales, de su revisión crítica con una visión anticolonial, encuadrando a cada personaje, en nuestro caso a Secundino, en la época y momento preciso del desarrollo de nuestra toma de conciencia como pueblo diferenciado. Desde luego no espero siquiera, en este momento, esbozar la cuestión pero si tratar de sintetizar algunos puntos clave de la misma que me permitan justificar el título de este ensayo al mostrar a Secundino como un auténtico visionario de ese futuro que hoy forma parte de nuestro presente, presente que él comenzó a levantar y que a nosotros nos toca rematar.

 

Francisco Javier González.

 

Gomera en el Beñesmer del 2963 – 2013 d.c

 

 

Internacionalismo y nacionalismo ¿Se oponen o complementan?

Francisco Javier González

Miro mi DNI y ese “Nacional” de la N en el nombre del documento se refiere a España. Si en internet me registro en cualquier opción que me interese y que encuentre en el navegador, incluidas las solidarias tipo Change o Avaaz, donde pone “país” no me permite escribir Canarias, que no aparece en la lista del desplegable. El mío es un país no reconocido por los agringados navegadores y si, por casualidad, no figura el epígrafe de “otros” me veo obligado a elegir como propio uno que no lo es, por ejemplo España, aunque pueda optar por las islas Fiji o por Tuvalu. En el pasaporte o en el carnet de conducir pues más de lo mismo, pero ahí ya lo de “España” es una imposición sin alternativa. Así resulta que, viviendo y perteneciendo étnicamente a unas islas de las que el arcediano Viera afirmaba que “todos cuantos tienen alguna mediana tintura de geografía saben que estas Islas pertenecen al África”, me veo obligado a esa no deseada españolidad que me inferioriza como pueblo.

 

España, a pesar del rebumbio que han organizado desde allá con el guineo de la “Marca España”, no pasa de ser, como decía Secundino, “la madrasta arbitraria” y su importancia relativa en el concierto de naciones va, cada vez, con su esperpéntica sumisión a la Merkelandia, menguando más aceleradamente. Aún así, y negando esa pretendida españolidad, debemos entender que, obligatoriamente y de forma manu militari si es preciso, todo lo negativo que acontece en la metrópoli repercute multiplicado en la colonia, por lo que los colonizados ni podemos ni debemos sustraernos al devenir metropolitano. Que se lo pregunten a nuestros parados con una tasa del 34,27% (EPA 2013) superior en 7,11 puntos a la de España y ¡23 puntos por encima de la media de la zona Euro! o, mejor aún, preguntémosle a nuestros jóvenes con una tasa del 70% de paro para menores de 25 años, nada menos que 27 puntos por encima de la española. Pagamos el precio de una triple opresión: la de una lumpenburguesía criolla, la de una metrópoli mendicante en una Europa que va dejando a marchas forzadas de ser próspera y la omnipresente gringa que, no por ser la más alejada es menos opresora, pero todavía hay en esta heptainsulana patria quien reafirma nuestra fementida “españolidad” y la aberración geográfica de denominar como la “Europa del Sur” a nuestra situación sahariana. No se me venga a decir que “democráticamente” hemos decidido en cualquiera de las elecciones “democráticas” realizadas en esta colonia africana nuestra españolidad supuesta. Canarias fue ocupada por la fuerza de las armas y por un siglo de luchas y no por la fuerza de unos votos y se mantiene, no por unos votos que la misma Constitución del estado no permite, sino por la fuerza ejercida de múltiples formas que obliga al mantenimiento de esa españolidad por encima de cualquier planteamiento verdaderamente democrático de desespañolizar este territorio ultramarino. La “democracia” del inconcluso Estado Español se acaba justo cuando se pone en cuestión a ese estado.

 

Aún con todo ello tenemos que entender que la clase trabajadora española está a su vez, también sometida a explotación. Algunas de las llamadas “provincias” -como Extremadura- no dejan de ser colonias interiores por su método de explotación, salvando que ni están en otro continente ni fueron invadidas y conquistadas por una potencia extranjera. Sus naturales se ahorran por ello la opresión nacional pero, muchas veces, juguetes en manos de sus expoliadores, se convierten a su vez en opresores de los territorios no metropolitanos. Son cosas de la colonialidad, pero también de la ausencia de la solidaridad de clase a la que han sido propensos frecuentemente los trabajadores de la nación colonizadora.

 

Muchas veces se justifica esa postura en base a la supuesta contradicción entre el nacionalismo que pueda practicar el trabajador del país colonizado y el internacionalismo que se supone al trabajador foráneo. Ya Federico Engels había sintetizado la dicotomía nacionalismo/internacionalismo para las clases trabajadoras con una escueta frase:“Cuanto más nacionales sean los polacos, más internacionales serán” pero no tenemos siquiera que recurrir a los clásicos del pensamiento marxista y sus análisis de la relación entre trabajadores de las metrópolis y los de las naciones sometidas, como eran los casos de Irlanda/Inglaterra o Polonia/Rusia, para entender con claridad que el internacionalismo de las clases trabajadoras debería obligar a todo trabajador, autóctono o foráneo, que desarrolle su actividad en una nación colonizada a apoyar con su lucha la emancipación nacional, la independencia, y no solo como un paso necesario hacia el socialismo que no podrá lograrse con un pueblo oprimido y sobreexplotado y una lumpenburguesía dependiente –burguesía burocrática que vive a la sombra de la metrópoli- sino como parte fundamental de la aspiración humana a la libertad con dignidad.

 

Justo en este momento de la historia, con una Europa que se ha despojado de vestiduras progresistas y se aleja cada vez más del ideal de justicia social, de solidaridad y de igualdad del que hacía gala y con una España lacayuna que mendiga mendrugos de la mesa neoliberal, la independencia nacional se convierte en la cuestión política clave para todas las clases sociales y para el futuro de nuestra patria por encima de los intereses espurios de las burguesías que obtienen su lucro de la perpetuación de la explotación colonial y, si las burguesías canarias renuncian a su posible papel revolucionario como motor en la lucha por la liberación nacional, tendrán que ser las clases trabajadoras las que impulsen ese proceso de liberación y, justamente en nombre del internacionalismo proletario, unir a ese proceso a todos los trabajadores, canarios o foráneos, sin distinción de origen. En una colonia como Canarias, la de Nacionalismo vs Internacionalismo es una falsa disyuntiva.

 

En Canarias, por su condición de islas ya superpobladas es imprescindible regular la entrada de foráneos, No es cuestión de xenofobia sino de mera supervivencia, pero el enemigo real para los trabajadores canarios no es el trabajador que viene de fuera. Es el de cualquier clase social, canario o extranjero, que no luche por la libertad de esta tierra de la que extrae su sustento.

 

Gomera, Canarias junio 2013

 

Francisco Javier González

Canarias, geopolítica y descolonización

René Behoteguy Chávez*

Militarismo y situación geoestratégica

Las posibles maniobras militares en la isla de Lobos en Fuerteventura, la ampliación   en esta última isla de las instalaciones militares, sumadas a la intensa campaña de proselitismo armamentista llevada a cabo con nada más ni nada menos que 19 actos en las siete islas por el día de las Fuerzas Armadas Españolas, no pueden verse y de hecho no son una casualidad. 


Más allá del evidente cuestionamiento ético que surge ante el hecho de ver en pleno parque San Telmo a militares enseñando cómo funcionan las máquinas de matar a niños menores de 6 años,  a los mismos a los que, por cierto,  se les están recortando drásticamente los recursos educativos. Queda clara la intención de generar un estado de opinión favorable hacia la OTAN y la guerra en una tierra como la canaria que, históricamente ha demostrado su rechazo a dicha organización y en general a todo lo bélico, como claramente se demostró cuando la población del archipiélago supo decirle NO a la OTAN en el referéndum  de 1986. La pregunta surge por si sola, ¿Cuál es la intención detrás de este intento de convencer al pueblo canario de las bondades del ejército y la guerra?


Si uno analiza la situación geoestratégica del archipiélago la respuesta surge sola, porque la situación de “ultraperiferia” en Canarias respecto a la Europa del capital, contrasta con su situación geográfica que no solamente no la coloca en la periferia del mundo, sino en un lugar privilegiado, a solamente 80 km. del continente Africano y en un lugar de tránsito entre Europa y América. Vale decir un enclave desde el cual se pueden “tejer redes o tramara trampas” entre los tres continentes.


En este sentido el volátil panorama mundial está signado por cuatro elementos que influyen de manera directa en el rol que ocupa Canarias en la geopolítica mundial:

1.    La profunda crisis del capitalismo  con especial incidencia en Europa.

2.     La pérdida de poder económico de los Estados Unidos y su deseo de reconstituirse como potencia hegemónica de un mundo unipolar.

3.    La expansión de la economía china como contrapeso al poder norteamericano con grandes inversiones en África y América Latina.

4.    La irrupción en América Latina de discursos y gobiernos de izquierda y contenidos de autodeterminación y antiimperialistas.

 

Crisis en la Europa del capital


A nadie escapa hoy que la “crisis de las hipotecas”, seguida de la “crisis de la deuda soberana” son las caras más visibles y publicitadas de una galopante crisis estructural del sistema capitalista que golpean con particular violencia a los estados del sur de Europa en los que, los mercados financieros en una clara “huida hacia adelante”  está imponiendo que, en lugar de tomar medidas anticíclicas, se opte por una espiral de recortes sociales y laborales que sumados a  una política obsesiva de control del déficit público que, lejos de atacarla, profundizan la crisis y su principal indicador, el desempleo.


Ante este escenario hay un resquebrajamiento evidente del discurso europeísta difícilmente contestable en épocas de bonanza aparente relacionada con el boom inmobiliario pero cada vez más cuestionado por una población que ve como Europa, lejos del discurso oficial que la relaciona con el “progreso y la civilización”, hoy es símbolo de imposición de ajustes y recortes y de dictadura de los mercados financieros sobre la vida de las personas. 


Este escenario  en Canarias se siente con particular crudeza como lo muestran los indicadores de paro superiores el 33% y un desempleo juvenil del 70%, signos claros de un deterioro absoluto y precarización de las condiciones de vida de la población.


Por otra parte, ante la crisis, Europa lejos de intentar ser un contrapoder mundial ante el dominio norteamericano,  ha refrendado su alianza en posición subordinada con los Estados Unidos, a quien acompaña y colabora por medio de la OTAN en sus correrías bélicas a cambio de una porción del negocio emergente de las mismas, la permanencia de tropas europeas en Afganistán, así como las invasiones de Libia, Mali o la financiación de la guerra civil en Siria corroboran este extremo.  Todo ello a Canarias no le es ajeno, a esta altura es un hecho que los aviones franceses que bombardearon Mali repostaron en la base de Gando en Gran Canaria, lo cual demuestra la vocación de Europa de convertir a Canarias, más allá del chiringuito vacacional para los jubilados centro y noreuropeos en una base de operaciones para el control militar del continente africano.


En este sentido existe un escenario cada vez más fértil pero poco aprovechado para introducir el serio cuestionamiento en el pueblo canario de la europeidad de las islas,  siendo que Europa hoy por hoy lo único que le ofrece a Canarias es pobreza, exclusión, paro y militarización. Un discurso que combine la necesidad de autocentrar la economía canaria,  la solidaridad internacionalista y una abierta ruptura con la Europa del euro, la especulación y el capital, puede calar en la gente como no lo ha hecho desde la época de la transición.

 

Estados Unidos y la decadencia del mundo unipolar


Cuando en 1989 cayó el muro de Berlín y con él el bloque socialista generando además una enorme crisis de discurso y de acción en la izquierda anticapitalista a nivel mundial, Estados Unidos emergió como potencia triunfadora de la guerra fría con el escenario ideal para la instauración de un sistema mundial de dominación imperialista norteamericana en un mundo unipolar monopolizado por la economía de mercado.


La construcción de la Unión Europea, lejos de equilibrar la balanza sirvió para el fortalecimiento y expansión de las garras del imperialismo norteamericano, la subordinación de los estados europeos al poder norteamericano se hizo más que evidente con las guerras de Iraq y Afganistán. En los hechos los líderes europeos, han actuado  como cónsules del imperio en la aplicación de la “PAX Americana”. Asimismo los mal llamados organismos multilaterales como el FMI o el Banco Mundial,  no han sido otra cosa que instrumentos de imposición de las políticas económicas más convenientes para Estados Unidos a los países del resto del mundo.


No obstante,  dos factores han debilitado el posicionamiento norteamericano y su rol de dominación mundial. Por una parte el fracaso y el empobrecimiento generalizado producido por la aplicación global del neoliberalismo que, al genera el empobrecimiento masivo en amplias regiones de América Latina y Asia, han generado también una clara contestación social y el surgimiento de posiciones antiimperialistas muy marcadas.


Por otra parte el auge económico de China,  su presencia cada vez mayor con inversiones en África y América Latina y su enorme competitividad que acapara gran parte de los mercados incluidos el europeo y el norteamericano, han puesto en jaque a una economía con serios problemas como la norteamericana, cuya industria es poco competitiva con excepción de algunos pocos sectores entre los que destaca el del armamento, lo cual sumado a su dependencia crónica del el petróleo, han lanzado al gigante imperialista  hacia una nueva escalada belicista en la que parecen dispuestos a sustituir sus carencias competitivas en el mercado mundial con poderío e imposición bélicos, los movimientos coordinados por la OTAN en el norte de África son muy claros al respecto.


Dichos movimientos no son ajenos a Canarias, hay al menos dos datos preocupantes, el primero la presencia cada vez mayor de empresas norteamericanas en Canarias, con los ojos puestos en utilizar las islas como plataforma de saqueo económico al continente africano, sumados a la ya mencionada  militarización del archipiélago y su acondicionamiento como base de operaciones para la OTAN. Ambos  indignamente promovidos por un gobierno de Canarias que parce dispuesto a venderle las islas a quien más pague.


La expansión económica china


Probablemente la causa fundamental de la reacción violenta de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN en África esté relacionada con la enorme presencia económica china en dicho continente del cual a día de hoy es el principal socio comercial. La presencia del gigante asiático en dicho continente no es desde luego gratuita ni desinteresada sino que tiene que ver con la enorme demanda de materias primas que requiere una economía de las dimensiones que tiene la China y que mantiene niveles de crecimiento del PIB superiores al 7%.  Si bien las relaciones entre el continente africano y el país asiático no son para nada simétricas y benefician claramente a este último, no cabe duda que ofrecen a los pueblos africanos mejores condiciones de créditos, negocio y cooperación o que las que históricamente y en la actualidad pueden ofrecer Estados Unidos y sus países subordinados en Europa.


En este sentido lo que se avecina en el tablero de la geopolítica mundial es un enfrentamiento abierto en principio comercial, pero con connotaciones armamentísticas, por el África y sus enormes riquezas  entre una potencia emergente y otra en declive.


Ante ello Canarias y el resto de naciones africanas deberán tener claro que si bien China puede ofrecer ventajas tácticas a la hora de romper con la dependencia histórica heredada del colonialismo respecto al bloque imperialista, tampoco ofrece una alternativa real. Finalmente el colonialismo económico es nocivo para los pueblos venga de donde venga y se pinte del color que se pinte en tanto mina la capacidad de los países empobrecidos y de sus sectores populares de conquistar verdaderos niveles de autodeterminación, empoderamiento de las clases populares y  justicia social, Ya que el centro de la actividad económica y la propiedad de los medios de producción se concentra en los capitales multinacionales antes que en el control  y las necesidades da la clase trabajadora local.


América Latina antiimperialista y el camino hacia la liberación de los pueblos


Finalmente aunque no menos importante, es lo que está pasando hoy por hoy en América Latina. A partir de la respuesta popular a la imposición del neoliberalismo a finales de los años 80 y en la década del 90, los movimientos sociales y populares han tomado protagonismo, dando lugar a la construcción de una izquierda política heterogénea, diversa y con infinidad de matices pero que, como nunca antes, tiene presencia en diferentes espacios de poder político como en Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador o Nicaragua, o si no lo tiene, como en Honduras, México, Colombia o Chile articula una capacidad  de movilización social importante.  


De igual manera los potencias económicas regionales Brasil y Argentina, si bien muestran severas contradicciones en su política interna, han hecho evidente su apoyo a la gestación de un bloque de dignidad y autodeterminación de los pueblos latinoamericanos que permite vislumbrar  la constitución de un bloque claramente antiimperialista.

En este sentido la política exterior de América Latina, que en los años 90 estuvo marcada por la absoluta obediencia a los mandatos de Estados Unidos y que privilegiaba las relaciones con el gigante imperialista del norte antes que la unidad entre los pueblos empobrecidos al sur del Rio Bravo, parce estar cambiando.


La conformación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos ( ALBA-TCP) y la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) como proyectos de unidad regional en los que se antepone  la solidaridad y complementariedad económica y social antes que la competencia, son experiencias nunca antes vividas en el continente y en verdad esperanzadoras.


Asimismo, actuaciones concretas como la posición común contra el Bloqueo a Cuba y su exclusión de la OEA, la decidida defensa  contra los intentos golpistas en Venezuela, Bolivia o Ecuador o la posición  de rechazo a los golpes de estado en Honduras y Paraguay. Muestran que América Latina hoy comienza a maniobrar hacia la consecución de los intereses de sus propios pueblos y no los del capital multinacional.


Esto hecho sin duda acrecienta las dificultades de la economía capitalista mundial, al no contar con un acceso ilimitado como en el pasado, a una de sus mayores  fuentes de materias primas o como dijo Evo Morales: E.E.U.U y Europa están en crisis porque ya no pueden saquearnos como antes”


Desde luego los procesos que hoy se viven en América Latina, solo pueden sostenerse y consolidarse si se extienden y contagian a los movimientos sociales y populares en el resto del mundo, fundamentalmente en el continente más saqueado y empobrecido aunque rico en recursos naturales, culturas y experiencia como es el África. En este sentido Canarias podría jugar un rol fundamental.


Canarias en la encrucijada


En este complejo escenario de construcción de poderes y contrapoderes a nivel mundial, Canarias se encuentra en una compleja encrucijada:

La rebeldía manifiesta de los pueblos de América Latina, sumada al avance de China en sus negocios en África hacen peligrar seriamente las posiciones la hegemonía mundial del bloque imperialista comandado por Estados Unidos y sus países satélites en la Europa del capital. En este sentido se puede prever que el continente africano  se convierta en escenario  de un enfrentamiento  comercial con derivas  militares fundamental para el futuro del planeta. En esta perspectiva el proyecto imperialista para Canarias es convertirla en un portaviones gigantesco, es decir una base para agredir militar y económicamente al continente africano.

 

Ante esta sombría perspectiva, una Canarias capaz de construirse a si misma  como  proyecto de nación autodeterminada, solidaria con sus pueblos pero, en abierta ruptura con el proyecto de la Unión Europea. Esto sumado a  una posición claramente antiimperialista, capaz de servir de nexo y catalizador  entre los procesos latinoamericanos y  la irrupción de nuevos procesos de liberación en África sería fundamental para la lucha de los pueblos oprimidos del mundo y constituiría un hecho capaz de cambiar la historia del planeta.

 

Canarias,  junio de 2013

 


 *   es miembro del SCN de Intersindical Canaria

Canarias "paraíso" de economía sumergida

El 28,7% del PIB canario se maneja en dinero "b", según los técnicos del Ministerio de Hacienda. Las "chapuzas" y los apartamentos ilegales se escapan del fisco

Primero subsistir y después el papeleo o primero comer y después pagar impuestos. El deterioro de la economía canaria en cinco largos años de crisis es el caldo de cultivo que explica por qué las Islas son, con un 28,7% de su producto interior bruto (PIB), la segunda comunidad “ autónoma española”en economía sumergida, según los datos del informe elaborado en 2009 por el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha). Este colectivo prepara un nuevo trabajo que verá la luz el próximo mes de julio y sobre el que la previsión es que las cifras hayan aumentado considerablemente.

Los números de Canarias se sitúan por encima de la media nacional, que alcanzó el 23,3% del PIB nacional y multiplicando por más de dos la del conjunto de Europa. Cumplir con el fisco es una cuestión aplazable en una comunidad autónoma que soporta una tasa de paro del 32,96%. "Antes se dejan de pagar impuestos que a un banco o a un proveedro", asegura el secretario general de Gestha, José María Mollinedo.

La agenda de pagos de un español en crisis puede entenderse como lógica y aplicable a cualquier otro ciudadano europeo. Sin embargo, Mollinedo afirma que el fenómeno tiene mayor intensidad en nuestro país que en otros cuyas circunstancias no mejoran en mucho las nuestras. "La caída de la recaudación en el impuesto de sociedades y el IVA no tiene parangón en ningún otro país europeo", explica el secretario general de Gestha.

¿Y por qué esa menor recaudación de esos dos tributos en España? Porque quien, por ejemplo, acude a un domicilio particular a arreglar un grifo prefiere no extender factura y, por tanto, embolsarse en negro la totalidad del dinero. No le va a costar mucho convencer a un cliente que, por lo general, estará encantado de ahorrarse el IGIC.

En la mitad de Europa

El Informe sobre distribución de la renta en España: desigualdad, cambios estructurales y ciclos, elaborado por el Consejo Económico y Social (CES) de España coloca al país en el puesto decimocuarto de la UE de los 27 en economía sumergida con el 19,2% del PIB moviéndose en las alcantarillas de la economía. En cuanto al fraude fiscal, es el decimoseptimo, con un 6% del PIB ocultado a la Hacienda pública y con mejores números que Suecia y Dinamarca.

"Más que de sumergida, yo hablaría de economía irregular", afirma el presidente del CES canario, Fernando Redondo, quien sitúa al exceso de trámites burocráticos que hay que afrontar para regularizar completamente cualquier relación económica como una de las causas del movimiento de dinero en b.

Siguiendo con el informe del CES, coloca al Archipiélago como uno de los territorios del Estado donde mayor peso tenía la construcción, junto a Murcia, Baleares, Andalucía, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana. Es por tanto una de las regiones que más sufre "los ajustes sobre el empleo y la actividad económica".

Estas relaciones comerciales irregulares cumplen también la labor de enfriar el ánimo del cada vez mayor volumen de desheredados que ni tienen empleo ni perciben ningún tipo de ayuda para matizar su precaria situación.

 

Agencias.

 

Canarias Identidad y descolonización

René Behoteguy Chávez, es miembro del SCN de Intersindical Canaria

Las Fuentes de las que bebe la Identidad Canaria

 

El gran pedagogo y mejor ser humano Paulo Freyre solía decir “el mundo no es, está siendo”, desde esta perspectiva la cultura de los pueblos y la identidad derivada de ella no es un hecho inamovible y rígido sino un producto en constante transformación que se va construyendo a lo largo del tiempo y se nutre de distintas fuentes las que en todo caso, no  están al margen de la influencia de la dominación política y económica que las determinan, aunque tampoco de los procesos de resistencia cultural popular que combaten dichas hegemonías.

 

Es así que las fuentes de las que bebe la identidad canaria son múltiples y variadas y pueden agruparse en cuatro vertiente fundamentales; la herencia amazigh prehispánica, la influencia castellano-europea proveniente de la conquista e implantación del colonialismo desde el siglo XV hasta nuestros días, la influencia de América Latina por los viajes de ida y vuelta entre Canarias y los países latinoamericanos (Cuba y Venezuela fundamentalmente, aunque también Uruguay, Argentina, Puerto Rico o República Dominicana entre otros) y, finalmente la llegada de inmigrantes de otras latitudes (indios, chinos, latinoamericanos y africanos) presentes en Canarias desde hace mucho tiempo por su condición de puerto de contacto entre diferentes continentes pero, acrecentada notablemente en los últimos 20 años y que ha influido también en la cultura canaria.

 

No obstante, la dominación cultural política y económica ejercida desde lo occidental y su discurso eurocéntrico producto de la dominación de Europa sobre el resto del mundo en general y sobre Canarias en particular a partir de los procesos colonizadores, han influido en: por una parte resaltar y potenciar los rasgos culturales de lo castellano-europeo, como el modelo a seguir y signo de “civilización, modernidad y futuro”, a la par que se reprimía, castigaba y  se trataba de desaparecer aquellos rasgos culturales de las demás fuentes, fundamentalmente la originaria amazigh-africana y la latinoamericana, calificándolas y significándolas ante la población como símbolos de “salvajismo, atraso y pasado”. Este modelo de dominación cultural es la base sobre la cual se ha justificado e implantado el colonialismo en Canarias y en el mundo desde la conquista hasta nuestros días, en que pervive en su forma imperialista,. Es decir el poder constituido intenta convencer al pueblo de que lo único valioso de su cultura es lo que los acerca al ideal occidental-europeo y que el resto solamente puede pervivir de manera superficial y folclorizada pero, de ninguna manera, como fuente de conocimiento y construcción de identidad.

De igual manera a partir del incremento en la llegada de inmigración desde los países empobrecidos del mundo a finales de los años 90,  producto de la implantación a escala global del neoliberalismo, el discurso del poder irradiado desde los medios de comunicación, ha sido tendente a criminalizar y estigmatizar a los inmigrantes generando miedo y xenofobia en una población como la canaria por tradición abierta y acogedora con los de afuera. Está claro que el objetivo ha sido que los canarios y canarias, antes que identificarse con personas que venimos de países colonizados y oprimidos como lo es Canarias, rechacen dicha inmigración desde una supuesta pertenencia identitaria y cultural a una Europa  en la cual Canarias no encaja ni con calzador. Ni por sus formas  culturales, ni menos aún en sus indicadores sociales y económicos que la acercan más a los países empobrecidos que a Suecia o Alemania por ejemplo.

En resumen, la dominación ideológica colonial lo que hace en Canarias es resaltar la fuete de identidad Castellano-europea y ocultar, reprimir o en términos de Manuel Alemán, “neblinar” las fuentes originario amazigh-africana, latinoamericas y el aporte de las poblaciones migrantes, de esta manera han incidido en que un importante sector de la población canaria no solamente desconozca, sino que niegue y rechace los rasgos de su cultura que lo emparentan con los pueblos saqueados y empobrecidos, a la vez que abrasa y exalta la ideología de quienes lo oprimen y sojuzga justificando así sus propias cadenas.

Es así que, la necesaria liberación cultural del pueblo canario, pasa por armonizar sus diversas fuentes de identidad, para eso será fundamental potenciar aquellas fuentes que han sido negadas por el colonialismo.

 

Interculturalidad e Intraculturalidad

 

En alguna ocasión hablando sobre la necesidad de fortalecer la interculturalidad en la educación en Bolivia con el sociólogo y entonces Ministro de Educación Felix Patzi, me dijo que, era difícil pensar en dialogar, valorar y entender a otras culturas si no se valoraba, respetaba y entendía primero la propia, por lo que la interculturalidad requería a la vez de procesos de intraculturalidad.

Esta reflexión válida para cualquier pueblo que ha sufrido los efectos nefastos del colonialismo, se hace fundamental en el caso de Canarias, porque en esta tierra como probablemente en ninguna ha existido una intención abierta y eficaz de borrar de la memoria del pueblo su propia historia, tanto la referida a sus costumbres cotidianas, como aquella que hace referencia a sus luchas y reivindicaciones.

 

En el sistema educativo en ninguno de sus niveles se enseña la historia de Canarias, no se dice nada sobre la vida cotidiana del pueblo canario  anterior a la conquista castellana, ni sobre su lucha de resistencia contra la invasión, no se dice nada de los alzados que permanecieron por largos años resistiendo en las cumbres de las islas, ni de sus luchas sociales y obreras, nada se le dice a los jóvenes de Secundino Delgado y su vinculación con las luchas por la libertad y la justicia en Canarias, Cuba y Venezuela. No se menciona a los que enfrentaron al fascismo en la gloriosa Semana Roja de La Palma, ni de los miles de asesinados por el franquismo. Ni en el cole, ni en el insti jamás se menciona la épica fuga  del Corredera, ni a los fusilados de San Lorenzo, no se denuncia la bala asesina que le perforó el pecho a Bartolomé García Lorenzo, ni la dignidad de los portuarios en las poderosas huelgas que montaron en la etapa de la transición. Es como un intento denodado por arrebatarle al pueblo canario referentes culturales, históricos y sociales que le permitan entrelazar las luchas de hoy con la herencia del pasado, es por eso que siempre se tiene la sensación de estar comenzando a construir, de que queda todo por hacer todavía.

 

Lo mismo pasa con el arte y la literatura, campos en los que pareciera que, una persona de estas islas, para tener reconocimiento debe tenerlo primero en España. Se reconoce a Pérez Galdós, pero poco o nada se estudia a García Cabrera o a Millares, Felo Monzón en la mente de los jóvenes es un Instituto más que un pintor y  Pedro Guerra es conocido bastante por su producción solista en España y muy poco por el Taller Canario cuya música era más interesante y enraizada, son solo algunos ejemplos de la colonización artística y cultural que nos convence de que somos periferia de un centro lejano y ajeno pero simbolizado como referente.

 

Resistencia, Cultura Popular  y Antiimperialismo

 

Vivimos tiempos difíciles para las culturas del mundo, la globalización  imperialista del capital amenaza bajo el influjo de la dictadura del mercado con arrasar con pueblos y culturas. El ideal que  persigue la oligarquía capitalista mundial es construir un mundo donde todo se organice en torno al consumo, en este sentido, las multinacionales traban a diario para que todos y todas vistamos igual, comamos la misma basura, escuchemos el mismo tipo de ruido vendido como música, nos riamos de las mismas insustanciales películas; en fin la paradoja de un mundo económicamente absolutamente asimétrico pero culturalmente lo más homogéneo posible. En este sentido no es casual que los mismos políticos criollos que advierten del “terrible peligro” de la inmigración y su influencia en los cambio culturales en Canarias, defiendan, por ejemplo un modelo de turismo depredador de paisajes y culturas que ha convertido pueblos  enteros de las islas en territorios cuya única bandera es el consumo y cuya arquitectura, locales de ocio y tiendas, son asimilables a cualquier lugar turístico del mundo, una vez borrada cualquier seña de canariedad que no sea puramente decorativa.

Ante la homogeneización cultural y la asimetría económica impuesta por el capital, los pueblos resisten, y lo hacen combinando la lucha política por la preservación de sus paisajes y la recuperación de sus recursos naturales, con una lucha más silenciosa y cotidiana, la de negarse sistemáticamente a renunciar a los rasgos culturales propios y más bien, reconociéndose en el encuentro con las culturas  del planeta para construir identidades dinámicas, incluyentes pero de raíz profunda.

Sin embargo hay que reconocer la complejidad de este proceso, porque no es posible acabar con las cadenas del colonialismo en una sociedad, sin que primero no se destruyan las cadenas del colonialismo mental, porque los modelos de exclusión e injusticia, el eurocentrismo y los sistemas de dominación y jerarquía implantados en las mentes por años de alienación cultural colonial, están presentes aún en gente perteneciente al campo nacional canario. No solamente se trata de liberar, sino de liberarse.

 

Desde esta percepción la lucha de resistencia cultural popular en Canarias pasa por incorporar en el constructo identitario un discurso claramente antimperialista que permita que el pueblo canario se refleje y encuentre a si mismo, en su mundo de profundos lazos con los pueblos del sur del planeta con quienes comparte y seguirá compartiendo historia, saberes, luchas y esperanzas.

 

Izquierdas y Nacionalismo en Canarias (II)

Francisco Javier González

¿Qué diferencia a la "izquierda" de la derecha? ¿El marxismo ha muerto, como postula la socialdemocracia o el pensamiento neocon y neoliberal? ¿El derrumbe de la URSS significó como afirma Fukuyama el "Fin de la Historia"?

Hay dos características que son consustanciales al “comportamiento de izquierdas”. La primera es su “carácter introspectivo” y la permanente puesta en cuestión de todo lo existente, incluyendo a su propia esencia, característica que nos lleva de lleno a la segunda, el “racionalismo”, que la conduce a rechazar frontalmente cualquier planteamiento político fundamentado en  principios “revelados” o de “orden superior” o “de inspiración divina” (praeterracional o supraracional) como sucedía en el Antiguo Régimen con el Trono (“todo poder proviene de Dios” San Pablo) que resucita con los fascismos como el español (Francisco Franco, Caudillo de España “por la gracia de Dios”). En este sentido la izquierda sería antignóstica más que agnóstica al no permanecer indiferente ante las pretensiones supraracionales.

Si pasamos ahora a la traducción estrictamente política de la dicotomía izquierda y derecha nos encontramos de nuevo con que lo que diferencia el concepto de “izquierda política” del de “sentimiento de izquierda” es la voluntad transformadora de la sociedad existente en el camino a una sociedad sin la división entre explotadores y explotados, mientras que su opuesta, la “derecha política”, vendría definida por su defensa del orden existente, y por lo mismo, de la permanencia de un sistema que permite la explotación de unos hombres por otros, de unas clases por otras. La izquierda, pues, para serlo de verdad, es siempre revolucionaria y la derecha, también para serlo, es siempre conservadora.

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica (1776) puede considerarse, por ello, como un acto político de una izquierda primigenia, aunque  aún innominada como tal, ya que, aparte del hecho de la Independencia en si misma, establece por primera vez políticamente la IGUALDAD entre seres humanos y su derecho a cambiar el sistema de gobierno, eliminando el Trono, sostén del Antiguo Régimen, y poniendo al ciudadano como detentador del poder: “Sostenemos que estas verdades son evidentes en sí mismas: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad”. Quince años más tarde, en agosto de 1789, la Asamblea Nacional Constituyente francesa aprueba dos leyes fundamentales: la abolición de los derechos feudales y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Es de nuevo el comportamiento de una izquierda política que adquirirá tal nombre solo un mes después.

La nueva nomenclatura “izquierda vs. derecha” va a nacer de la configuración inicial de la Asamblea, en que a la derecha del Presidente se sentaban los Fuldenses, mantenedores a ultranza del sistema de privilegios y castas del Antiguo Régimen, condensados en sus instituciones claves: el Trono y el Altar, mientras que a la izquierda de la presidencia se situaban los Jacobinos encarnando la defensa de la soberanía del pueblo sobre el tándem Trono/Altar cuando el diputado Jean Joseph Mounier, monárquico moderado al estilo inglés de la época, puso a votación la cuestión del “Veto Regio”. Probablemente esa situación de “izquierda” o “derecha” era algo más que un capricho topográfico del destino si tenemos en cuenta que la nobleza y la oligarquía se sentaba en las iglesias a la derecha del presbiterio y el pueblo llano a la izquierda y hasta Cristo, según reza el Credo católico, “está sentado a la diestra de Dios Padre” y que la mano izquierda es la “siniestra”, la “mano del Diablo” (recuerdo que en pleno franquismo se obligaba a los zurdos a aprender a escribir con la derecha atándoles a la espalda la mano prohibida). Va a ser esa posición lo que dé nombre a los diputados, políticamente organizados, que, bajo el lema de LIBERTAD, IGUALDAD y FRATENIDAD dan fin al Antiguo Régimen e inauguran la Edad Contemporánea en la Historia, alumbrando el concepto de Estado Nacional en que la soberanía corresponde a la Nación, esto es, al Pueblo, y es justamente a la luz de estos tres conceptos básicos donde tenemos que buscar las diferencias claves entre izquierda y derecha.

Para la derecha la idea de libertad va directamente relacionada con lo “individual” porque desde esta óptica la sociedad es solo la suma de los individuos -incluyendo siempre en lo individual a los individuos jurídicos como las empresas- libertad extendida fundamentalmente al “mercado” como referente supremo de la sociedad de derechas actual y limitada por las “Leyes”, independientemente de que estas Leyes sean justas o injustas, “Dura Lex, sed Lex”, leyes por supuesto modificables a su conveniencia como ha demostrado hasta la saciedad la llamada Unión Europea (Mercado Común Europeo) con los países PIG o del Sur y, sobre todo, en el caso de Chipre. Para la izquierda este concepto no es divisible y no debe tener más límites que el bien colectivo, porque pone el énfasis en la idea de que  la sociedad es algo más que la suma de los individuos.

Esa visión de la sociedad -propia de la derecha- que hace del “interés del individuo” (sea persona física o jurídica) el bien supremo a alcanzar, es la que determina su concepto  de  igualdad, que pasa así a tener apellidos que la concreten: la “igualdad ante la Ley”, la supuesta “igualdad de oportunidades”…. logrando que ese interés individual –sobre todo económico- haga que unos sean más iguales que otros. Para la izquierda, que acentúa más el carácter social del individuo, la igualdad es un referente de aplicación general a todos los aspectos del modus vivendi  – sociales, económicos…- que, al menos como horizonte utópico, se pretende alcanzar, por lo que parte del hecho de que las desigualdades históricas –por ejemplo, entre géneros- necesitan medidas desiguales para remediarlas. La fraternidad es, para la izquierda, el medio de avanzar hacia la igualdad y se expresa mediante la solidaridad, mientras la derecha,  que no parte de supuestos igualitarios, la considera como un acto graciable que se practica con aquellos a los que, de una u otra manera, considera inferiores en forma de caridad.

Sin entrar en las diversas versiones de la  izquierda política, toda su formulación teórica arranca de Marx y Engels y se desarrolla luego por toda una serie de politólogos –aunque a Lázaro Carreter eso de “politólogo” le parece un neologismo mal construido- posteriores,  a pesar de las desafecciones y urticarias que el término “marxista” parece despertar entre algunos de sus supuestos herederos, como la socialdemocracia española que aprueba en el 28º Congreso -en mayo del 79 con el 60% de los votos- una ponencia que expresaba: “El PSOE reafirma su carácter de partido de clase, de masas, marxista, democrático y liberal”, afirmación que provoca la dimisión fulminante de su Secretario General, Felipe González, y la inmediata convocatoria de un 28º Congreso “bis” cuatro meses después que certifique la “expulsión” de Marx del Partido y el “reingreso” de Felipe.

         Si la socialdemocracia europea daba por muerto a Marx  al inicio de los 80 y Gorbachov a mediados de la década -con la “Glasnost” y la “Perestroika”- inicia el fin de la URSS y,  luego, la caída del Muro berlinés a finales de la década certifica la implosión del denominado “socialismo real” soviético, ¿habría con ello muerto el marxismo? ¿fue eso el triunfo total del capitalismo? El neohegeliano gringo, aunque de origen japonés, F. Fukuyama con su “Fin de la Historia y el Último Hombre” (1992 pero basado en un ensayo de 1989) afirma, nada menos, que la Historia Humana como lucha de ideologías –y de clases- ha terminado, al tiempo que la URSS, con el triunfo de los “valores occidentales de la Economía de Mercado” y que la única opción viable era la “democracia liberal” tanto en lo político como en lo económico, iniciando el llamado “pensamiento único” que nos viene a decir que las ideologías ya no son necesarias porque han sido sustituidas por la economía y, en palabras del propio autor:  “Estados Unidos, es por así decirlo, la única realización posible del sueño marxista de una sociedad sin clases”. Ha nacido el neoliberalismo y el pensamiento “neocon” al que la socialdemocracia rendirá pleitesía y que hoy campa a sus anchas en la “democrática” Europa destruyendo lo que fue un nivel de vida convertido en un sueño de verano

Desde el mundo Latinoamericano y el Caribe, el “patio trasero” gringo, Eduardo Galeano plantea que para los oprimidos del mundo el supuesto “Fin de la Historia” significa realmente el desprecio total como destino: “Pero, si los imperios y sus colonias yacen en las vitrinas del museo de antigüedades, ¿por qué los países dominantes siguen armados hasta los dientes? ¿Por el peligro soviético? Esa coartada ya no se la creen ni los soviéticos. Si la cortina de hierro se ha derretido y los malos de ayer son los buenos de hoy, ¿por qué los poderosos siguen fabricando y vendiendo armas y miedo? El presupuesto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos es mayor que la suma de todos los presupuestos de educación infantil en el llamado Tercer Mundo. ¿Despilfarro de recursos?¿O recursos para defender el despilfarro? La organización desigual del mundo, que simula ser eterna, ¿podría sostenerse un sólo día más si se desarmaran los países y las clases sociales que se han comprado el planeta? Este sistema enfermo de consumismo y arrogancia, vorazmente lanzado al arrasamiento de tierras, mares, aires y cielos, monta guardia al pie del alto muro del poder. Duerme con un solo ojo, y no le faltan motivos. El fin de la historia es su mensaje de muerte. El sistema que sacraliza el caníbal orden internacional, nos dice: "Yo soy todo. Después de mí, nada" ¿Fin de la historia? Para nosotros, no es ninguna novedad. Hace ya cinco siglos, Europa decretó que eran delitos la memoria y la dignidad en América –y en Canarias y en todas las colonias, añadimos nosotros- Los nuevos dueños de estas tierras prohibieron recordar la historia, y prohibieron hacerla. Desde entonces, sólo podemos aceptarla.”.(Galeano; 1992)

La visión de la derecha de que el “socialismo real” que impuso la burocracia soviética era ya el comunismo y el máximo desarrollo del socialismo, choca con la realidad del pensamiento marxista que, al partir siempre del marco material en que se está desarrollando, no es estático, y que, como la propia historia, es una categoría congruente, por lo que, al cambiar el marco material se producen desfases que obligan a replanteamientos, “revisiones” que, si se realizan en la dirección basada en los análisis correctos, no son negaciones sino desarrollos de las tesis anteriores, como en su día hicieron, entre otros, Lenin, Gramsci o Mariátegui. Ni el marxismo ni el comunismo han fracasado. Solo se abre una nueva etapa y, por ello, más prometedora. Coincido con Carlo Fabretti cuando afirma que la caída del Muro de Berlín “no fue el principio del fin sino el fin del principio. Con el desmembramiento de la URSS  terminaba la fase primitiva, infantil, del llamado socialismo real y empezaba una nueva etapa de maduración y desarrollo”. El desplome total del pensamiento neocon al que estamos asistiendo en directo sí que es el Fin de “su” historia, la del imperialismo gringo y su cohorte financiera mundial. Requiem in pacem.

Nos queda por determinar la relación de estas “revisiones” del pensamiento marxista y de las izquierdas en general  con el nacionalismo, que será objeto de otra próxima parte.

Francisco Javier González

Cerrar sesión | Editar

 

Izquierdas y nacionalismo en Canarias (I)

Francisco Javier González

En realidad este análisis tiene un lustro de escrito. Fue publicado inicialmente en “El Guanche” en la página “Con la firma de” que en aquel entonces tenía a mi disposición, página y artículos que un buen día, por el terrible delito de apoyar la manifestación por el Día de la Bandera (23/10/2010) en Aguere de quienes se reclamaban como parte de la izquierda nacional canaria como medio de avanzar en la construcción de la imprescindible organización de esa izquierda anticolonial, me fue suprimida con todos los artículos que contenía y eliminada del periódico. Por ello, al releerlo ahora y darme cuenta de que lo que allí expreso sigue tan vigente como cuando lo escribí –o más aún dado los comportamientos de la autoproclamada como izquierda socialdemócrata- me decido a publicarlo de nuevo sin cambiarle nada más que la fecha.

Este de izquierda versus nacionalismo es un debate interno tanto del nacionalismo como de la izquierda en Canarias que arrastramos desde el tiempo de Secundino y que ahora, por diversos motivos y recientes pronunciamientos periodísticos que mezclan anticolonialismo con furibundo insularismo a parecidas dosis, cuando lo normal en la prensa de estos pagos es solo lo segundo, vuelve a estar en un lugar central del proceso descolonizador, por lo que quiero hacer mi aportación personal al mismo, producto no solo de muchos años de militancia nacionalista de izquierda sino de mi propia reflexión que, como tal, admite –y agradece- cualquier controversia razonada.

“Nacionalismo” es un concepto lo suficientemente distinto de otros como para que sea razonablemente preciso. En mi criterio, y así lo he expresado otras veces, este concepto no está, en absoluto, restringido a su faceta política; trasciende de ella abarcando múltiples y diversas manifestaciones, conformando una cosmovisión que considera que toda una serie de factores han hecho de las naciones entes histórico-sociales-culturales (categorías históricas contingentes) con una existencia real, cuya evolución y devenir las diferencia de otros entes similares de igual categoría. Esta cosmovisión nacionalista, a la vez precisa y oscura, presupone que cada nación, como realidad colectiva y dinámica, es diferente de los individuos que engloba, aunque de hecho y derecho esté conformada por ellos.

No es el nacionalismo la única categoría colectiva con existencia propia y diferenciada. Hay muchas más en función de la variable mediante la que se defina. Como ejemplo valen las confesiones religiosas, los sexos, las lenguas, el hábitat o, incluso, las clases sociales. Desde este punto de vista se puede hablar de “música nacionalista” o de “arte nacionalista” como se puede hablar de “poesía femenina”, “literatura proletaria”, “pensamiento sufí”…. pues cualquiera de estas denominaciones encierra una visión de un aspecto social desde una óptica colectiva concreta (femenina, proletaria, sufí….) que trasciende a lo individual, circunscrita eso si, a un determinado momento ya que, al tratarse de realidades inmersas en la historia, son mutables y sujetas a continua evolución y reestructuración, es decir, son en si mismas también categorías históricas contingentes y, como tales, dinámicas.

Si pasamos a la vertiente política del nacionalismo, serían “nacionalistas” las formulaciones políticas que plantean que al ser las naciones realidades colectivas, entes colectivos, como tales son también sujetos de derechos específicos que permitan su desarrollo armónico y el diseño de su propio futuro. Para abordar el nacionalismo político tenemos que abandonar la visión generalizante del ente colectivo que es la nación y pasar a una particularizada para cada nación considerada, en nuestro caso concreto la Nación Canaria, donde se plantea como problema central la constitución en el territorio que ocupa –el “territorio nacional”- de un Estado propio, independiente y soberano ya que el concepto de nación política –y por ende del nacionalismo político como herramienta- no es separable de su constitución como Estado. Por ello cuando, en

el transcurso de su desarrollo histórico, una nación no se ha constituido como tal estado –las denominadas “naciones fraccionarias” que tratan de segregarse de un Estado constituido- o desaparece, o lucha por constituirlo mediante el ejercicio de la Autodeterminación.

La filosofía política al uso, de raíz fuertemente eurocéntrica, solo considera “Nación política” a las “naciones canónicas” surgidas de la descomposición del Antiguo Régimen por un proceso de holización (analítico y sintético) tras la Revolución Francesa, lo que presupone que no existe la nación política sin la previa constitución del Estado, esto es, que el Estado precede a la Nación y no al revés pero, desde la óptica del colonizado, cuando, mediante la agresión, un Estado constituido, una nación canónica al corte europeo u occidental, invade y coloniza a la población de un territorio fuera del límite natural del estado colonizador y la somete a esclavitud, -como es el caso de la colonización española en Canarias o en América- no se trata del ejercicio de la Autodeterminación de una “nación fraccionaria”, como hemos visto en las segregaciones de naciones canónicas europeas en un proceso de holización analítica sino, pura y simplemente, de llevar a cabo un proceso descolonizador que, con la conformación de su propio estado, haga a la nación colonizada recuperar su lugar en la historia. Por esa razón el nacionalismo canario es anticolonial por excelencia y nuestra exigencia no es la autodeterminación, es la descolonización, y ninguna formación política que se plantee cuestiones como “profundizar en la autonomía” con vistas a una hipotética autodeterminación posterior –tipo CC, NC, CCN…- puede siquiera denominarse como “nacionalista”. Son, en la práctica, colaboradores necesarios para la continuidad de la colonización.

Es evidente que al pasar de la visión generalista (nomotética) del “nacionalismo” sin apellidos, a la particular (idiográfica) de cada uno -que significa algo así como pasar de ver el conjunto del bosque a cada uno de sus árboles-, en nuestro caso el del “nacionalismo canario”, necesitamos definir el horizonte político en que se desenvuelve y los parámetros en que ese nacionalismo particular se define. Una primera división del concepto sería, por un lado, los “nacionalismos de expansión u opresión” (nacionalismo imperialista) que pretende imponer una nación determinada y sus intereses sobre otra u otras –visión perfectamente plasmada en el uso del himno alemán por el III Reich “Deustchland, Deustchland, über alles/ über alles in der Welt…”- y por otro el “nacionalismo de liberación”, que pretende lograr que cada pueblo-nación ocupe su lugar en la historia como pueblo libre, sin menoscabo del lugar que ocupe cualquier otro, y ligados todos por el concepto de igualdad entre ellos y, dentro de cada uno, del conjunto humano que los forma, con el criterio expresado ya por Marx al abordar el problema del enfrentamiento entre obreros ingleses e irlandeses por las luchas nacionalistas irlandesas de que nunca será libre un pueblo que oprima a otro.

Esta primera –grosera pero fundamental- división del nacionalismo que genera la dicotomía opresión/liberación es con la que tenemos que abordar el nacionalismo canario, que solo puede ser de liberación y enfrentado al nacionalismo español, que sigue siendo hoy, como antaño, un nacionalismo opresor, y no solo con sus ya escasos restos coloniales como Canarias, sino con sus propias realidades nacionales fraccionarias, utilizando a la Constitución como argumento tautológico para justificarlo.

Es justamente esa imbricación del concepto de “igualdad” con el de nacionalismo de liberación lo que hace que, muy al contrario de lo que sucede con el nacionalismo de opresión (imperialismo/colonialismo), no esté en absoluto opuesto a la idea del “internacionalismo”, lo que hace que, bajo esa óptica de “liberación” y como la libertad no admite divisiones intermedias, en su dimensión ética necesite combatir los males que aquejan a las sociedades oprimidas –y a sus individuos- allí donde esa opresión se presente, sea nacional, de clase o individual.

Es en este punto donde la disyuntiva liberación/opresión se entrecruza indiscerniblemente con la dicotomía izquierda/derecha que, también a mi juicio, constituyen otra cosmovisión diferenciada que trasciende de lo estrictamente político, categorías históricas contingentes que, como tales, están sujetas al cambio histórico. Justamente por su carácter de “cosmovisión”, encontramos “comportamientos” históricos que pudieran responder al actual concepto de “izquierdas y derechas”. Por ejemplo, Espartaco y los esclavos sublevados se comportarían como la izquierda frente a la República Romana que sería la derecha. Como “comportamientos de izquierda” podemos considerar las rebeliones payesas del sindicato de remesa, los Comuneros castellanos o las revueltas populares de la Aldea de San Nicolás (Artevirgo) o de Vilaflor de Chasna que querían poner un freno a la opresión y explotación, pero no trataban de modificar el orden social existente para sustituirlo por otro que propugnara la IGUALDAD entre seres humanos. No afectaban para nada a las clases sociales dominantes existentes, que es lo que determina un proceso político de izquierda y lo diferencia de lo que vengo denominando como “comportamiento de izquierda”. Incluso la promulgación de la República Catalana en 1640 por Pau Claris en medio de la Guerra dels Segadors, con el tránsito que parecía suponer del Estado monárquico español de Felipe IV a un Estado Republicano, tampoco afectaba para nada la composición de clases y la dominación de la aristocracia catalana, una de las causas de que la efímera República durara menos de una semana: del 17 al 23 de enero en que Pau Claris y la Generalitat, acosados por la revuelta popular contra la propia oligarquía catalana y el ejército español de Felipe IV, proclamó a Luis XIII de Francia como Conde de Barcelona colocando al Principado bajo soberanía francesa, soberanía que ostentó en los siguientes doce años, palpable demostración de que no se pretendía suvertir el orden social de Antiguo Régimen sino el cambio de la autoridad que detentaba el poder.

Capítulo aparte merecen comportamientos como la Rebelión de los Gomeros que se alzan contra el invasor español y Hautakuperche acaba con la tiranía y la vida del falso “Conde” Hernán Peraza (nunca lo fue) en Guahedume, o los de los “Alzados” guanches (“babilones” y “chasneros” posteriormente) que sobrevivieron siglos y que en el verano de 1502 reconstruyen el Menceyato de Abona proclamando a Ichasagua como Mencey, o el episodio de Hatuey o Guamá en Cuba o los de Túpac Amaru II (José Gabriel Condorcanqui Noguera o José Gabriel Túpac Amaru) descendiente del asesinado por los españoles Túpac Amaru I que encabeza la gran revuelta contra los españoles en el Perú de 1780. Aquí, aunque hayan posibles connotaciones del comportamiento de izquierda ya analizado, se trasciende del mismo al colocarse en otra óptica: la de la lucha del colonizado contra el colonizador, y estas luchas anticoloniales son siempre, por su propia esencia, libertarias.

La disyunción Izquierda/derecha, como tal cosmovisión, es forzosamente extensa. ¿Quién puede negar que la poesía de Alberti, de Neruda, de Mahmud Darwish o de Paco Tarajano constituyen parte de una “literatura de izquierdas”, incluso aunque definamos a Darwish como “poeta nacional palestino” y a Tarajano como “poeta nacional canario”, imbricando nuevamente las dos cosmovisiones? ¿No consideramos que la literatura de Camus, de M. A. Asturias, de Guillén Barrús (Luis Rguez. Figueroa) o los cuentos de Secundino Delgado están construidos desde una óptica de izquierdas? ¿El Guernika de Picaso, las fotos de la Guerra de España de Capa, los murales de Siqueiro o la recreación de las torturas de Abu Ghraib de Botero no son “arte de izquierdas”? Aún más, acaso cuando hablamos de las religiones, ¿no colocamos al Opus Dei en la “derecha” –extrema- de la Iglesia Católica y a los Teólogos de la Liberación en su izquierda? Así, cuando Norberto Bobbio nos dice que “El hecho es que izquierda y derecha representan una oposición que quiere decir simplemente que no se puede ser lo mismo de derechas y de izquierdas” no está definiendo a ninguna de las dos, y menos definiéndolas políticamente. Está expresando la realidad de una cosmovisión dicotómica, cuya traslación política será el objeto de una segunda parte, aunque la praxis actual nos indica, ateniéndonos a sus comportamientos, que no es, ni mucho menos, “izquierda” todo lo que se reclama como tal.

 

Gomera a 4 de abril de 2013

Francisco Javier González

 

Lo que hace falta…

René Behoteguy Chávez

No hay lugar a dudas, América Latina es hoy la región del planeta que más motivos da para creer en la esperanza de construcción de un mundo distinto. Los diferentes procesos que se dan de manera no solamente paralela sino articulada a lo ancho y largo del territorio al sur del Rio Bravo, constituyen la avanzada de la respuesta desde la construcción del poder popular y la democracia participativa impulsada por amplios movimientos sociales, ante la crisis y decadencia del modelo impuesto por la oligarquía financiera basado en la combinación de democracia representativa liberal y economía capitalista de libre mercado.

 

En este sentido, si bien lo que sucede hoy en Venezuela, Bolivia, Ecuador o Nicaragua, no es extrapolable a otras latitudes, hay ciertas características de cómo se construyen estos procesos y fundamentalmente de cómo nacen en los noventa como respuesta a la crisis del modelo neoliberal en el continente americano, que pueden ser útiles para entender y vislumbrar un camino de contestación en el Estado español y particularmente en Canarias a la crisis del sistema capitalista y la gestión del mismo que se está haciendo desde los gobiernos de Madrid y de Canarias, que busca claramente solventar la situación en base a la destrucción del acumulado de derechos sociales y laborales que años de lucha  de la clase trabajadora han legado a la actual generación.

 

América Latina a finales de los 80, el ajuste neoliberal

La década de los 80 en América Latina estuvo marcada por la aplicación de medidas de lo que se llamó “ajuste estructural” que no fue otra cosa que la generalización a lo largo y ancho del continente de medidas de corte ultraliberal tendentes a la prácticamente desaparición del sector público, con privatización de las empresas estratégicas que fueron entregadas a manos de multinacionales, la liberalización de los mercados desestructurando las industrias nacionales, la desregulación de los mercados laborales tendentes al libre despido y un proceso agresivo de debilitamiento de los ya precarios servicios de sanidad y educación públicos para preparar su posterior privatización bajo el pretexto del control del déficit público.

 

La aplicación de estas medidas antipopulares va a generar un efecto adicional muy interesante, puesto que va a dejar en evidencia lo virtual y aparente de las democracias del continente, esto debido a que las supuestas fronteras ideológicas que separaban a la “izquierda socialdemócrata” de la derecha más conservadora se van a desdibujar completamente a la hora de aplicar ambos por separado o en coaliciones electorales los mandatos del dogma neoliberal, emanados por los sumos sacerdotes del FMI. 

 

Recordemos que en Venezuela, por ejemplo, fue el supuesto social demócrata Carlos Andrés Pérez el que aplicó el paquete de medidas que finalmente derivaron en el levantamiento popular conocido como Caracazo, como en Ecuador fue el gobierno también supuestamente de “izquierda” de Rodrigo Borja quien inicia la aplicación del neoliberalismo, o los sangrantes pactos en Bolivia entre la supuesta izquierda del MIR de Jaime Paz Zamora con el partido del ex dictador fascista Hugo Banzer para dar continuidad al modelo neoliberal. Todos estos procesos, además signados por una galopante corrupción y desfalco de las arcas públicas, van a confirmarle a los habitantes del continente que, independientemente de lo que digan defender, las castas políticas solamente velaban por los intereses, del capital multinacional en primer lugar, y por el suyo propio en segundo término.

 

Si analizamos esta combinación de crisis económica y su gestión con medidas antipopulares (reformas laborales, reducción de la inversión social para contener el déficit y privatizaciones), sumados al enorme descrédito de una casta política que solamente sirve al capital y a sus propios intereses, permiten darnos cuenta que, lo que ocurrió en América Latina a finales de los 80 y la década del 90, no difiere en lo sustancial de lo que sucede hoy en el estado español y más aún en Canarias en que producto de la realidad colonial  existe un diferencial negativo,  en todos los aspectos económicos y sociales que la acerca aún más a la realidad latinoamericana.

 

En este sentido, si analizamos el paquete de medidas impuestas por la Troika y aplicadas obedientemente por los gobiernos de Zapatero y Rajoy, podemos observar que el espíritu de las mismas es el mismo que el aplicado en América Latina y que se saldó con el empobrecimiento de gran parte de la población, la desestructuración de la clase media por la concentración de la riqueza en una pequeña élite cercana a las multinacionales y, finalmente los levantamientos populares que forzaron un cambio político fundamental en el continente.

Asimismo, el panorama político marcado por el bipartidismo estatal y el colaboracionismo del supuesto nacionalismo de Coalición Canaria que viene cogobernando en pactos con uno y con otro por igual, marcan una crisis muy similar a la vivida en América Latina, de una democracia representativa que ya no representa a nadie y que se niega sistemáticamente a abrir espacios de participación social por miedo a perder sus privilegios como casta.

 

Respuesta popular y construcción de un contrapoder

Si bien, los procesos de la nueva izquierda latinoamericana han implicado la toma del poder de manera pacífica y a través de importantes triunfos electorales, los que creen que el proceso de acumulación de fuerzas y construcción de poder popular se basa en estrategias electorales y puede hacerse dentro de los cauces de la democracia liberal están completamente equivocados.

Absolutamente todos los procesos latinoamericanos tienen detrás, una historia de movilización popular amplia y de contestación al poder en la calle, porque  sin derrotar al poder primero en la calle es impensable romper su hegemonía en las urnas.

 

Los constantes triunfos electorales de Chavez y la revolución bolivariana de Venezuela tienen su génesis y serían impensables si no tuvieran detrás el antecedente del Caracazo y las miles de personas que tomaron las calles contra las medidas neoliberales del FMI y su empleado Carlos Andrés Pérez y que se tradujeron  en verdaderas olas de supuestos saqueos de comercios y grandes superficies, que realmente  constituían expropiaciones populares de un sistema que le ofrecía de todo por medio de la publicidad para luego negárselo sistemáticamente por la imposición de la pobreza. La respuesta violenta del gobierno venezolano que, en plena “democracia” asesinó a cientos de personas civiles y desarmadas, permitió entender la falsedad de un sistema político y económico que a nombre del bien común defiende los privilegios de una pequeña élite.

 

De igual manera, el gobierno de Evo Morales en Bolivia, se sustenta en el sacrificio de vidas humanas que constituyeron los levantamientos populares conocidos como Guerra del Agua en Cochabamba en  2000  y la Guerra del Gas en 2002 en que se cuestiona fundamentalmente el expolio de los recursos naturales entregados por los gobiernos sucesivos a las multinacionales. Asimismo, sin las rebeliones indígenas y ciudadanas ocurridas en Ecuador contra los gobiernos de Borja, Bucaram o Lucio Gutiérrez sería difícil pensar en una acumulación de fuerzas tal que sostenga el gobierno popular de Rafael Correa.  Ni que decir de Nicaragua o El Salvador donde la izquierda hoy triunfante, es producto de movimientos insurreccionales armados que generaron por medio de la lucha una importante base social en los sectores campesinos y obrero-populares.

 

En resumen, pierden el tiempo quienes creen que se cambia el mundo poniendo papeles en urnas, quienes juegan al burdo cálculo electorero y son capaces de plantearse pactos con los verdugos del pueblo, porque los verdaderos cambios, se traduzcan o no posteriormente en procesos electorales, se alumbran en la calle con la organización y movilización constantes y sostenidas. La enseñanza de América Latina, muestra también como los movimientos sociales, lejos de esperar la  reacción de la izquierda política tradicional  e institucionalizada, fueron capaces de generar sus instrumentos políticos propios.

 

Porque lo que hace falta hoy en Canarias es lo que ha hecho falta siempre, en todo momento y en todo lugar, y esto no es otra cosa que una verdadera revuelta popular, que desde la presión de la calle desaloje a los poderosos e inaugure un proceso constituyente de construcción de una verdadera alternativa de poder popular abiertamente opuesto al capital que nos oprime.

 

Desde esta perspectiva el trabajo está en los pueblos y barrios de las islas, recorriéndolos de punta a punta insistiendo en generar organización de base con los más golpeados por la avanzada neoliberal del sistema capitalista, los parados y los desahuciados, los jóvenes y los pensionistas, los inmigrantes, los de abajo que diría Galeano, los llamados finalmente a construir la Canarias libre y socialista que soñamos los que no creemos en el capitalismo “ni tantito asi”.

 

  Las Palmas de Gran Canaria 1 de abril de 2013

 

80 años de "Los Sucesos de Hermigua" de 1933: La historia contra la desmemoria actual

Francisco Javier González

El 22 de marzo de 1933 los caciques fascistas de Hermigua utilizan a la Guardia Civil para romper una huelga general convocada por la Federación Obrera de Hermigua. El obrero Antonio Brito Brito es muerto a tiros y dos guardias civiles que disparaban sobre los jornaleros resultan muertos.

Hace 7 años (27/6/2006) publique en varios periódicos isleños “Los Sucesos de Hermigua” en contestación a un artículo (“¿Memoria histórica?” Francisco Ayala. La Media Columna. El Día 16/5/2006) que desvirtuaba totalmente la historia de la represión franquista en Gomera, tanto en Hermigua como en Vallehermoso. Ahora, al cumplirse 80 años de aquellos hechos, el digital gomero “El Silbo” lo ha reproducido con este título actual, aunque sin mi nombre como autor - supongo que por desconocimiento por haberlo tomado de Facebook- y suprimiendo lo que era específico de la contestación al Sr. Ayala, con dos fotografías sacadas de la obra “Vallehermoso. El Fogueo” de Ricardo García Luis y Juan Manuel Torres Vera que se editó en su día por el Centro “Amílcar Cabral”. Por su actualidad –los efectos del fascismo siguen vigentes y no solo en Canarias- lo transcribo a continuación:

Los llamados "Sucesos de Hermigua" tuvieron lugar el 22 de marzo de 1933, aunque su gestación es bastante anterior y son, en realidad, un episodio más del permanente empeño de los caciques gomeros por impedir cualquier organización obrera que pusiera en riesgo su dominio feudal. La carretera en construcción desde la Villa hacia Vallehermoso, única obra de cierta entidad en toda isla, se paralizó desde julio de 1932 por presiones de los caciques de Hermigua, los Ramón Plasencia, Nicasio León.....que impedían que los obreros que estuvieran sindicados pudieran trabajar en las obras. Esto en un pueblo en que un 20% de la población total, unos 500 trabajadores,  estaban en paro y que contaba en la Federación Obrera de Hermigua con unos 450 afiliados, de los que los dos tercios eran jornaleros. Bajo instancias de la Federación Obrera, el Gobierno Civil de Tenerife ordena que se admitan al menos a 100 trabajadores sindicados, obreros que, con la comunicación de Gobierno Civil en la mano, se presentan al tajo el día19 de marzo. El capataz, siguiendo órdenes de Ramón Plasencia, se niega a admitirlos. Gobierno Civil reitera telegráficamente la orden los dos días sucesivos del 20 y 21 con el mismo resultado de que los 100 trabajadores se ven de nuevo rechazados y tienen que regresar al Valle Alto en medio de las risas y burlas del caciquerío reunido en el Convento. Se celebra una reunión en la Federación y se acuerda convocar una Huelga General para el día 22. La huelga es total y los trabajadores se dirigen hacia la Playa, recorriendo todo el Valle. Un grupo de ellos, al pasar por el cuartelillo de la G.C. es intentado disolver por el cabo Antonio Fuentes que incluso propina un planazo con el sable a un manifestante (Manuel Herrera "El Mangueras"), pero el paro es absoluto en todo el Valle y grupos cada vez más numerosos de trabajadores y sus familias se van concentrando camino hacia la Playa.

Con el objetivo de romper la huelga y por incitación caciquil, el cabo Fuentes, Jefe de Puesto, manda a un camión de Ramón Plasencia a traer a los guardias civiles que prestaban servicio en Agulo, y aunque los manifestantes tratan de impedirle la ida al paso por La Castellana, no lo logran. Al regreso, a la altura del Palmarejo y sobre las dos de la tarde, encuentran una barrera en la carretera y los obreros con sus mujeres que les salen al paso. Según las declaraciones del sumario posterior, son las mujeres las que reprochan al cabo que haya roto, con el camión de Plasencia, la Huelga General con voces como "No siga. No traiga más guardias, que solo queremos el pan de nuestros hijos". La situación se va caldeando y algunos manifestantes, hombres y mujeres, tiran algunas piedras al camión y lo golpean con cañas. "Fue entonces cuando el comandante del puesto, inopinadamente, se echó hacia atrás, dio las voces de <cargen> y de <fuego> y él mismo disparó la pistola contra la multitud.......Fuentes disparaba y los números iban a hacerlo y los grupos rodearon a los guardias. La muchedumbre, al querer quitar las armas al cabo y al guardia Garrote, los arroja por el barranco; el otro guardia, José Cano, que se resiste y hace uso del armamento es muerto por la multitud, que exaltada y contagiada por su propio furor, da muerte a Fuentes que yace en el barranco mientras éste y Garrote disparaban sobre los grupos" (informe en el juicio de Luis Jiménez de Asúa). El guardia José Garrote de Pedro se refugia, haciendo fuego, en casa del cacique Nicasio León, mientras que el obrero Antonio Brito Brito, que subía por el talud del barranco es alcanzado por una bala que le atraviesa el corazón y muere en el acto. Otro obrero, Domingo Medina, queda herido de gravedad y varios más heridos de menos consideración. Ese mismo día 22 salió de Santa Cruz el "Viera y Clavijo" que desembarcó por el pescante a 37 guardias civiles al mando del Teniente Coronel Vara Terán a sumarse a los que ya habían acudido a Hermigua desde la Villa

Estos fueron los "Sucesos de Hermigua". No contaré las detenciones, las palizas, los juicios etc que se sucedieron a su socaire. Le diré solo que, resultado de los mismos, Vicente Valladolid Mesa, Manuel Avelino Perdomo Plasencia, Francisco Martín Negrín, Avelino Navarro Méndez, y Leoncio Fagundo Hernández fueron condenados a muerte. Domingo Medina Santos, el herido grave, a 20 años, Juan Martín Hernández, Serafin Casanova Medina, Avelino Hernández Barrera y José Leon Piñero a 12 años. Fernando Ascanio Armas a 6 años. Antonia Gutierrez González, Catalina Hernández Negrín y María Hernández Hernández a 3 años y Manuel Peraza Hernández a 2 años, mientras otros 16 hombres y una mujer son absueltos. La Ley de Amnistía del Frente Popular de febrero de 1936 los pone en libertad, libertad que durará muy poco. Cuando los fascistas se hacen con el poder en julio de 1936 todos los implicados en los "Sucesos de Hermigua" son detenidos. Los  cinco condenados a muerte son "desaparecidos" y con ellos "desaparecieron" también a José León Piñero,  Domingo Rodríguez, Juan  Martín Hernández, a Antonio Martín Hernández, a Antonio Hernández García, a Manuel Casanova Medina, a Jesús Chávez, a Tomás Brito, al maestro Enrique Biscarria, a Antonia Pineda Prieto y a su hijito recién nacido "pa'que no quedara ni la semilla" y a Fernando y Pablo Ascanio que, apotalados, tienen su tumba de gloria en el duro mar del norte gomero.

El "Fogueo de Vallehermoso" fue otro episodio de esta historia gomera reciente. Fue la defensa de Vallehermoso y de la legalidad republicana por sus habitantes y por los cuatro guardias civiles y el brigada jefe de puesto de ese pueblo ante el ataque de las tropas alzadas y los falangistas de Hermigua en julio de 1936. Terminó tambien con varios Consejos de Guerra sumarísimos y el fusilamiento el 27 de agosto de 1936 del brigada de la guardia civil Francisco Mas García y los dirigentes de la Federación Obrera de Vallehermoso Ramón Cabrera Bernal y Manuel Quintana Florentino y el 10 de marzo de 1937, en el tristemente célebre Barranco del Hierro, de los también miembros de la Federación Obrera, Juan Medina Herrera, Manuel Méndez Prieto y Nicolas Prieto Ventura e indultados otros cuatro de los sentenciados a muerte.

 

Gomera a 27 junio de 2006

Francisco Javier González

 

Un suicidio colectivo: la perpetuación del control privado del agua en Canarias

José Antonio Delgado

La escasez de precipitaciones, la fragmentación del territorio y de la propiedad de la tierra, el carácter caciquil de la sociedad canaria y la casi nula inversión pública han determinado que las iniciativas llevadas a cabo en Canarias, y particularmente en la isla de Tenerife, durante el pasado siglo XX, para conseguir el afloramiento de aguas subterráneas con las que poder mantener y desarrollar los diversos cultivos tuvieran una naturaleza marcadamente privada, caótica y arbitraria.

La iniciativa privada de muchos pequeños agricultores, de otros no tan pequeños, pero sobre todo de aquellos rentistas, locales y foráneos, que vieron en el negocio del agua un medio seguro para recolocar la plusvalía extraída a la peonada agrícola y a los aparceros, hizo posible, especialmente en el Sur de Tenerife, un relativo florecimiento agrícola que el natural régimen de lluvias no hubiese permitido. Como resultado de este proceso la posesión y control efectivo de los recursos hídricos se convirtió en una imagen especular del régimen de propiedad de la tierra. Junto a un elevado número de pequeños aguatenientes dependientes y subsidiarios , para los que ese agua significaba un insustituible medio de subsistencia, se hallaba un grupo de medianos o grandes aguatenientes , ajenos a la práctica agrícola directa , para los que era sólo un medio de incrementar su capital.

Con el desarrollo de la industria turística y de la construcción y el paulatino abandono de los monocultivos de exportación y la agricultura de subsistencia, incluso pequeños y medianos aguatenientes acabaron convirtiéndose en simples rentistas del agua, reproduciendo, al estilo de los grandes aguatenientes , la apropiación especulativa de lo que antaño había sido para ellos un recurso básico. Y reproduciendo , como era de esperar, todo el aparato ideológico que justifica la posesión a perpetuidad de un recurso que por su naturaleza no puede ser más que público y universal.

El entrañable e irracional atavismo de la población canaria en general, su marcada tendencia a la mitificación de la bondades del campesino, mantienen el “terreno abonado” para que esa justificación ideológico-folklorica se mantenga y crezca lozana. Mientras se apoya , o no se combate esa insostenible justificación, el sector agrícola languidece , herido , entre otras agresiones, por el golpe mortal que significa que los viejos agricultores, antaño víctimas de la miseria y la explotación, se convierten hoy en un importante obstáculo a la incorporación de las nuevas generaciones al sector agrícola. El agua no puede ser posesión perpetua y hereditaria de nadie. Las tan consideradas inversiones que con “tanto sacrificio” realizaron no pueden ser su patrimonio eterno. Es una actitud criminal y suicida. La propiedad y control público efectivo de los recursos hídricos es la más irrenunciable demanda de justicia social y una garantía de supervivencia.

 ¡ POR EL ACCESO Y EL CONTROL SOCIAL DE LOS RECURSOS HÍDRICOS DE CANARIAS !

 

79º aniversario de la constitución en Las Palmas del Frente Único Revolucionario

Constitución del Frente Único en Las Palmas 

 

En la ciudad de Las Palmas, a tres de marzo de mil novecientos treinta y cuatro, se reunieron los compañeros que componen las cinco Comisiones o representaciones que han de integrar el Comité de Frente Único, con el fin de estudiar la Plataforma que presentan la Juventud y el y que es la siguiente:


BASES SOBRE LAS QUE SE CONSTITUYE EN LAS PALMAS EL FRENTE ÚNICO REVOLUCIONARIO POR LAS ORGANIZACIONES FIRMANTES

Los momentos decisivos por que atraviesa la revolución española, la ola de terror desencadenada por los Gobiernos de la República de “trabajadores”, desde los asesinatos en masa y las deportaciones, hasta la quema de los obreros y los campesinos vivos sin excluir el encarcelamiento de cerca de 15 mil revolucionarios, el peligro de una nueva guerra de rapiña y bandidaje en Marruecos o contra cualquier potencia imperialista a la que pretende arrastrarnos el imperialismo español, en colaboración con el francés, para intentar a costa de la sangre y el hambre y la miseria de las masas trabajadoras resolver la crisis económica cada día más agudizada, que ha socavado los cimientos más firmes de su bestial régimen capitalista, y la creciente amenaza del fascismo, que se organiza bajo la paternal benevolencia del gobierno monárquico-republicano de Lerroux-Gil Robles, la instauración de cuya dictadura fascista será el arma que la gran burguesía y los terratenientes utilicen para ahogar en sangre la protesta de las masas y poder arrastrarlas a la guerra, demuestran con claridad meridiana la necesidad inaplazable de llegar a formar un sólido bloque que se oponga a tales designios y luche revolucionariamente por la conquista de las necesidades diarias de las masas oprimidas y explotadas, como medio de reforzar la unidad de los trabajadores a través de de cuyas batallas serán movilizadas las capas más atrasadas de la clase obrera y los campesinos, quitando así la base en que aspira a poyarse el fascismo para implantar su dictadura criminal, y preparemos a la clase obrera y el campesinaje para las batallas finales por el derrumbamiento violento del régimen capitalista y la restauración de la dictadura revolucionaria de los obreros y los campesinos, único poder que colmará las aspiraciones de los trabajadores y aplastará a la burguesía como clase dominante, destrozará hasta las raíces de su aparato estatal y apoyándose en los Consejos (Soviets) de delegados Obreros, Campesinos y Soldados impulsará la revolución.

Por todo lo expuesto, y partiendo de la necesidad inmediata del Frente Único Revolucionario, se procederá rápidamente en todas las fábricas, empresas, talleres, cortijos, fincas, etc., así como en las barriadas por los parados, a la elección democrática, por todos los trabajadores, de Comités de Frente Único para organizar la autodefensa de los obreros y campesinos por la vía de las acciones determinadas: manifestaciones, huelgas y agitación, con vistas a la preparación y organización de la huelga general. Las tareas de estos Comités es la de emprender inmediatamente la lucha por las reivindicaciones siguientes:

 

Primera.-

 

Contra toda clase de despidos.

Por el aumento general de los salarios en un 25 por ciento.

Por el subsidio a los parados del 75 por ciento de su jornal con un mínimo de tres pesetas diarias, pagadas por los patronos, el Estado y los municipios, excepción del pago del alquiler, luz y agua. Pago del salario semanal íntegro a los parados parciales.

Por la jornada de 7 horas y 40 semanales sin rebaja de salarios.

Por ocho horas de servicios y tres pesetas de haber para los soldados e igual derechos políticos y de asociación que los paisanos.

 

Segunda.-

 

Abolición absoluta de toda clase de deudas e impuestos que pesen sobre los obreros industriales y agrícolas, campesinos pobres, arrendatarios, medianeros, pequeños industriales y pequeños comerciantes.

Confiscación de los víveres de los grandes almacenes y distribución entre los necesitados.

Expropiación sin indemnización de la tierra de los señoríos, latifundios, campesinos ricos y la Iglesia y su distribución inmediata entre los obreros agrícolas y campesinos pobres.

 

Tercera.-

 

Por el desarme y disolución de la Guardia civil y de Asalto y la creación de las Milicias Obreras y Campesinas.

Por el desarme y disolución de todas las organizaciones monárquicas y fascistas.

Por la expulsión de los jesuitas y la confiscación de todos sus bienes y los de la Iglesia en favor de los parados.

 

Cuarto.-

 

Por la liberación de los 14 mil presos revolucionarios, por una amplia amnistía de clase.

Por la liberación de Canarias de la opresión del imperialismo español y el derecho a la autodeterminación hasta su constitución en estado independiente si tal fuese su voluntad.

Por la transformación de la guerra imperialista en guerra civil si a pesar de nuestros esfuerzos llegase a estallar.

Por la concesión del voto a todos los mayores de diez y ocho años.

Por la anulación de la Ley de Orden Público, Vagos y demás leyes represivas y por una amplia libertad de prensa, asociación, reunión, manifestación y huelga.

En señal de aprobación y haciéndonos responsables ante todos los trabajadores y la revolución, firmamos el presente en Las Palmas a tres de marzo de mil novecientos treinta y cuatro.

 

Aprobada la Plataforma anterior y después de tomarse diversos acuerdos relacionados con la campaña de prensa y mítines (el primero de los cuales se celebrará el próximo domingo día once) se dio por terminada la reunión, no sin antes haberse señalado la conveniencia de invitar para la próxima entrevista a una delegación de las Juventudes Libertarias al objeto de insistir una vez más acerca de ellos y no dar por rotas las relaciones hasta tanto se hayan agotado cuantas gestiones amistosas puedan efectuarse para conseguir la unificación de todos los sectores clasistas en un frente que propugne por la revolución social.

 

Delegación de la Juventudes Comunistas.

 

Delegación de las Juventudes Socialistas.

 

Delegación de la Federación Provincial de Sindicatos Obreros de Las Palmas.

 

Delegación del Partido Socialista.

 

Delegación del Partido Comunista.

 

(Publicado en Avance el sábado, 10 de marzo de 1934)

 

 





[Documento aportado por el historiador Agustín Millares Cantero]


[
http://independenciaysocialismo.wordpress.com/]

 

Canarias, economía y descolonización

René Behoteguy Chávez

La colonización económica

 

Cuando los conquistadores castellanos llegaron a Los Andes, se sorprendieron al encontrar una sociedad que, producto de un manejo adecuado de la producción agropecuaria en sus diferentes pisos ecológicos tenia niveles de nutrición y salud increíbles para la época y que, aún en la actualidad no han sido recuperados. Porque el efecto en la economía y la vida de los pueblos andinos de la conquista y el régimen colonial fue bestial; las política del virrey Toledo, fundamentalmente la mita que obligó a miles de seres humanos a desplazarse y encontrar la muerte en las minas de plata, abandonado la producción agrícola, sumadas a las reducciones que encerraron a las comunidades andinas en un solo piso ecológico y quebraron su manejo complementario de diferentes ecosistemas, dieron por resultado una crisis alimentaria que aún hoy 482 años después, tiene secuelas de malnutrición y dependencia.

Si analizamos estas medidas tomadas por los conquistadores en los Andes podemos entender perfectamente que: las bases sobre las que se levanta cualquier modelo económico colonial son las de convertir economías diversas y centradas en su población, en esquemas monoproductores, por tanto dependientes y donde prima la tasa de ganancia de los colonizadores sobre las necesidades vitales de la población.

 

Canarias, economía colonial

 

El debate sobre si Canarias es o no una colonia, no debería centrarse, pienso yo, en subjetividades y sentimentalismos de apegos o no al Estado español sino en la realidad objetiva y, dentro de ella, el modelo económico imperante en el archipiélago es un elemento fundamental que deberíamos analizar.

A partir de la conquista castellana se impone en Canarias un modelo económico claramente colonial, bajo esquemas muy similares a los andinos, es decir, imponer ciclos de monoproducción con altas tasas de ganancia para los capitales colonizadores y beneficio residual para la población con la subsiguiente dependencia económica crónica que afecta a las islas. Es así que se suceden los ciclos de la caña de azúcar, el vino, la cochinilla, el plátano y el tomate y, finalmente el que prevalece en la actualidad que es el del tándem turismo-pelotazo inmobiliario en evidente crisis con las consecuencias de empobrecimiento, desempleo y emigración forzosa que no se diferencian mucho a las que provocaron la salida masiva de canarios y canarias, por ejemplo a Cuba y Venezuela con las crisis sucesivas de los anteriores ciclos. En ese sentido es bueno resaltar que, a lo largo de la historia, si bien han cambiado los rubros de producción, la estructura colonial de dependencia y monoproducción se ha mantenido inalterable.

 

Si analizamos que el sector terciario fundamentalmente relacionado con el turismo y lo que queda del decadente sector de la construcción representa el 74% de la economía canaria contra apenas un 8% relacionado con la industria, queda clara la enorme dependencia de la economía y la precariedad que va generando el deterioro de este sector.

En Canarias y esto puede corroborarse en absolutamente todos los ciclos históricos de mono producción, el centro de poder económico y por tanto el excedente de la producción, nunca han estado en las islas sino en capitales externos que, por tanto han marcado las características del modelo productivo, sean estos los conquistadores españoles y mercaderes genoveses dueños de los primeros ingenios azucareros, las empresas inglesas dueñas del tomate o los tour operadores que controlan el mercado del turismo. Esto da por resultado una economía siempre en función a intereses externos y con nula sensibilidad hacia las necesidades de la población canaria.

 

En este sentido, la dependencia económica se hace mayor en tanto, este modelo monoproductor, impide la diversificación económica lo cual genera que, de lo que se consume en cuanto a productos agropecuarios en Canarias, apenas el 5% sea producido en un archipiélago que tiene, en contraste, enormes potencialidades en dicho sector.

Esta situación de enorme dependencia económica, ha sido alentada por las élites económicas y políticas de las islas que, desde sus espacios de poder han hecho todo lo posible para que esta situación lejos de transformarse, se convierta en una realidad inamovible.

 

El rol histórico de los administradores coloniales

 

El Pacto de Calatayud en que Thenesor Semidan último guanarteme de Agaldar, capitula ante la corona de Castilla y deja a su pueblo en manos de la voracidad de los conquistadores a cambio de preservar ciertos privilegios de clase, marca la tónica constante de servilismo y espíritu colonizado con que de las élite canaria, ha afrontado la realidad colonial desde entonces hasta nuestros días.

En síntesis, se ha mantenido un pacto colonial por el cual, una pequeña élite canaria administra las islas históricamente, dicha élite no ha variado desde los infames años en que impusieron el impuesto de sangre que obligaba a las familias canarias a migrar hacia América a razón de cinco familias por tonelada de mercancía exportada, ni con la dictadura franquista y la sangrienta represión contra la clase obrera canaria que representó, ni con la supuesta transición democrática del estado español en que simplemente, manteniendo el predominio económico, en lo político los oligarcas canarios se distribuyeron entre los diferentes partidos que cogobiernan desde entonces el archipiélago ininterrumpidamente. A cambio entregan Canarias y el excedente económico que produce al saqueo conjunto del Estado español y los capitales multinacionales. El sistema está tan bien engranado que inclusive se ha creado una fuerza política supuestamente nacionalista que es parte del gobierno del archipiélago desde hace ya 20 años y que ha cumplido la doble función de garantizar una profundización de la dependencia económica y política y, por otra parte, canalizar, apaciguar y finalmente neutralizar las reivindicaciones nacionales de la población.

 

Esta élite por su origen y práctica colonial, mantiene enraizadas prácticas feudales, lógicas económicas y sociales cercanas al caciquismo, a la ganancia fácil con poca inversión productiva y sobreexplotación de la mano de obra y nula iniciativa emprendedora al provenir su condición de privilegio del mantenimiento da la situación colonial y de sus servicios al capital foráneo antes que a unos posibles méritos empresariales. Para ello se ha dotado en los últimos tiempos de instrumentos como el REF (Régimen Económico Fiscal) que, entre otras cosas subvenciona a los importadores de productos no canarios, supuestamente para favorecer el sector turístico pero en realidad, dañando a los productores agropecuarios locales o La RIC (Reserva de Inversiones Canaria) que permite evadir el pago del 90% del impuesto a las utilidades supuestamente para invertir en Canarias, pero que ha servido para fomentar el pelotazo inmobiliario y agrandar la brecha entre esta élite enriquecida y la mayoría del pueblo canario. El 33% de paro en las islas, demuestran que ambos instrumentos no han generado empleo sino que, simplemente han sido concesiones del poder a las élites corruptas y colonizadas a cambio de permitir el saqueo.

 

En este sentido cualquier propuesta descolonizadora en canarias, debe partir por asumir que, la élite económica y política, independientemente de los colores políticos que diga defender, jamás romperá con el pacto colonial que es en resumidas cuentas su razón de privilegio y existencia.

 

Es, desde esta perspectiva que, y esto distingue la realidad social canaria de otros procesos descolonizadores como América Latina en el siglo XIX o África en el Siglo XX, el único sujeto histórico interesado en la ruptura del régimen colonial, pos su condición de desventaja histórica, de agravio comparativo con relación a los demás territorios dominados por el estado español ( mayor paro, menores salarios y pensiones, cesta de la compra más cara, etc.) y el empobrecimiento constante, es la clase trabajadora, y siendo que solamente la clase trabajadora puede romper con la estructura económica de dominación colonial, es lógico y justo que esta se plantea entrelazada, unida e insoslayable de la emancipación social y ruptura de la dominación de clase, de ahí que cualquier propuesta descolonizadora en Canarias que se atenga a la realidad económica y política concreta, pasa por ser al mismo tiempo una propuesta abiertamenteanticapitalista.

Asimismo y dada la entidad colonial de la economía, la izquierda anticapitalista debería tomar en cuenta que la construcción de un modelo alternativo al capital en Canarias, pasa necesariamente por romper con dicha estructura económica colonial.

 

La izquierda canaria debería asumir un programa mínimo de Descolonización Económica y transición al socialismo cuyo eje central sea la diversificación económica con base en una fuerte actividad agrícola tendente a la soberanía alimentaria.

 

Para ello deberá liberarse tierras para fomentar cooperativas. Asimismo debería garantizarse a estos proyectos cooperativos recursos suficientes para lo cual se hace imprescindible nacionalizar la banca para la creación de una Banca Canaria Pública y Social. Asimismo es imprescindible romper con el monopolio de los recursos hídricos, expropiando a los aguatenientes y garantizando acceso libre y gratuito al agua para la actividad agropecuaria.

 

Finalmente el sector público debería acometer el esfuerzo de generar empresas de agroindustria públicas que generen empleo y den valor agregado a la producción agropecuaria. Además, para garantizar mercados sería una función de los entes públicos, obligar a los hoteles afincados en estas tierras a ofrecer y consumir preferentemente productos producidos en Canarias. Par el funcionamiento de estas industrias, debería invertirse en la generación de energías renovables alternativas, para lo cual Canarias es sin duda un territorio privilegiado.

Solamente una revolución económica de este calibre, capaz de cambiar la matriz productiva y redistribuir la riqueza será capaz de permitir encarar un futuro viable de justicia y libertad para un pueblo como el canario que carga ya sobre sus espaldas demasiados siglos de saqueo y exilio en su propia tierra.

 

René Behoteguy Chávez

miembro del Secretariado Confederal Nacional de Intersindical Canaria

 

Cerrar sesión | Editar