El gasto militar triplicará al sanitario el año en que hay que derrotar a la pandemia

 

El gasto militar aumentará en 2021 un 10,3%, otro récord histórico.

 

Por Alba Mareca

 

Cada año, el gasto militar crece en España. Y 2021, a pesar de la pandemia, no iba a ser menos. Los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año reflejan un aumento en el presupuesto del Ministerio de Defensa del 6,5% respecto a 2020. En total, 10.863 millones de euros que ascienden hasta los 21.623 millones destinados a gasto militar si se cuentan otras partidas repartidas o escondidas en varios ministerios.

 

Con estos últimos datos, el gasto militar aumentará el próximo año en un 10,3%, otro récord histórico. Así lo calcula el Centre Delàs d’Estudis per la Pau en su última publicación, Análisis crítico del Presupuesto de Defensa del año 2021. En este informe, la organización señala que el gasto militar español alcanzará el próximo año el 1,8% del PIB y supondrá 59 millones diarios de gasto en defensa.

 

Esta vez, destacan especialmente las inversiones relacionadas con los nuevos Programas Especiales de Armamento (PEA) que el actual Gobierno ha renombrado como Programas Especiales de Modenización (PEM). Tal y como explican desde el Centre Delàs, estas aumentan en 2021 un 30,2% respecto a 2020: un total de 3.266 millones de euros para la adquisición de material militar, infraestructuras, instalaciones y armas.

 

A esta cifra se suma la inversión en I+D militar, de la que buena parte está destinada a esos Programas Especiales de Armamento y con la que se alcanza la cifra de 3.942 millones para este fin. Se trata de un 20,4% del total de las inversiones del Estado, sin contar las inversiones de las comunidades autónomas y las transferencias de capital a organismos que son, en su mayoría, para inversores.

 

 

 

488 millones de euros para el avión de combate Eurofighter

 

Entre otras partidas que explican el incremento del gasto militar en 2021 está la destinada a 14 programas de armamento. Para el avión de combate Eurofigter y su sistema de aterrizaje está prevista una inversión que duplica a la de 2020: 488 millones de euros.

 

Los llamados PEA también incluyen la financiación del avión de transporte militar A-400M –321, 5 millones de euros–, del submarino S-80 –300 millones–, de los blindados Dragón –245 millones–, los helicópteros de ataque Tigre, los multipropósito NH90 y los Chinook –69, 280 y 165 millones de euros respectivamente–. También se destinarán 218 millones para las fragatas F-110 que fabrica Navantia, y 53,4 millones a un buque de salvamento marítimo BAM-IS, pensado para el rescate de submarinos y de operativos militares de buceo.

 

Estos programas de armamento –aprobados, en parte, durante el Gobierno de Mariano Rajoy y modificados y ampliados por el de Pedro Sánchez– son la principal causa del aumento en el gasto militar, y su inversión prevista entre los años 2018 y 2033 asciende hasta los 13.736 millones de euros. Entre los nuevos programas previstos en los PGE de 2021 destaca el nuevo avión de combate FCAS, que se prevé que esté operativo para 2040 y que alcanzará unos costes de entre 50.000 y 60.000 millones de euros repartidos a partes iguales entre Alemania, Francia y España. Tal y como detalla el informe del Centre Delàs, solo el coste de los prototipos ya se estima que llegue a los 8.000 millones de euros.

 

El FCAS se presenta como una «nueva generación» de aviones de combate, sin embargo, todavía no se han terminado otros proyectos anteriores, como el avión EF-2000 o Eurofighter, al que se siguen inyectando millones.

 

 

 

La investigación militar recibe más dinero que la sanitaria o la medioambiental

 

En una crisis sanitaria como la actual, pero también en un contexto de crisis climática cada vez más evidente, es lógico preguntarse hasta qué punto es necesaria esta inversión en investigación militar. Sobre todo, en relación a otros tipos de I+D.

 

Según el análisis del Centre Delàs –que ya ha señalado los recursos para la Sanidad Pública que podrían implementarse con una reorientación del gasto militar–, el total presupuestario para la I+D militar es tres veces el gasto previsto para la investigación sanitaria y más de 35 veces la asignación a la investigación geológico-minera y medioambiental. En concreto, la investigación militar contará en 2021 con 861,14 millones de euros.

 

El Ministerio de Industria es el que más ha visto incrementar su partida para el programa de investigación militar con un aumento de la financiación del 44,7% respecto a 2020.

 

 

 

Fuente: Colectivo (ExS)