El paro crece en Canarias y se destruyen 108.100 empleos en el segundo trimestre           

 

El paro se ha incrementado en Canarias en 10.600 personas en el segundo trimestre del año, lo que ha supuesto un aumento del 4,92 por ciento con respecto al periodo anterior, de tal forma que el número de parados se fija actualmente en el archipiélago en 225.900 personas, según avanza la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

De este modo, los datos de la EPA reflejan el impacto de la crisis sanitaria y del estado de alarma, que afectó prácticamente a todo el periodo de abril-junio. Sin embargo, en la comparación anual los parados cayeron en 13.300 personas en las islas, lo que supone un descenso del 5,57 por ciento.

 

La pandemia también ha dejado su sello en la destrucción de empleos en Canarias, donde se han perdido 108.100 durante el segundo trimestre, lo que supone un 11,62 por ciento menos que el periodo anterior, de tal forma que en la actualidad en las islas hay 822.200 personas ocupadas.

 

En este caso, el dato anual también recoge una destrucción de 77.500 empleos, que porcentualmente se traduce en una caída del 8,61 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.

 

La Encuesta de Condiciones de Vida 2019 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) vuelve a situar a Canarias entre las comunidades “autónomas” más desfavorecidas de España, con una renta media de las más bajas de España y con un 35% de la población isleña en riesgo de pobreza y exclusión social.

 

Además, según el estudio, el archipiélago fue durante el año pasado la comunidad con más hogares que sufrieron graves dificultades para llegar a fin de mes.

 

En concreto, el 13,5% de las familias del archipiélago cubrieron con dificultad sus gastos corrientes mensuales durante el año pasado. Un porcentaje que casi dobla a la media nacional de hogares en esta situación y que es ligeramente inferior al que se registró durante 2018, año en el que el 15,5% de las familias isleñas sufrió muchas dificultades para llegar a fin de mes.

 

Este triste retrato socioeconómico, ligeramente mejor al del año anterior, ha empeorado a lo largo de este año por el devastador efecto de la pandemia en el tejido socioeconómico canario.

 

Peor panorama presenta la tasa Arope, que identifica a las personas que cumplen tres condiciones; baja intensidad de empleo, carencias materiales severas y riesgo de pobreza. En Canarias, se encuentra en esa situación el 35% de la población.

 

Por otra parte, la estudio del INE revela que Canarias es la cuarta comunidad “autónoma” de España con los ingresos anuales medios más bajos, en concreto 9.487 euros por persona y año.

 

Las dificultades económicas de los hogares canarios se traducen en carencias materiales. Así, el 4,6% de las familias isleñas no pudo permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días el año pasado. Sin embargo, en 2018, la situación era aún peor y el 8,2% de los hogares canarios tuvo dificultad para acceder a estos productos alimenticios.